El cannabis y el apetito sexual, ¿están relacionados?

El cannabis ha sido usado desde hace miles de años como un eficaz afrodisíaco. Textos sagrados de la antigua cultura india de hace 3000 años atrás, explican como se usaba en la medicina tradicional para tratar desde problemas de impotencia en hombres, hasta para aumentar el deseo sexual e incluso como tratamiento para enfermedades de transmisión sexual.

EL cannabis solían emplearlo en la cocina. Algunos platos típicos de la cocina hindú como shrimadananda modakavajikarana uttamamajun falaskari o bhang roghan se consideraban afrodisíacos sexuales. Los hombres que los ingerían, se decía que tenían la capacidad de mantener erecciones más prolongadas y retrasar la eyaculación. Las mujeres por otro lado, tenían una mayor lubricación y desinhibición a la hora de practicar el sexo.

El uso del cannabis formaba parte de los rituales tántricos, donde hombre purificados y mujeres compartían actividades como el sexo, el ayuno, la oración, los baños ceremoniales o el yoga Kundalini con el fin de alcanzar el Nirvana. ¿Pero realmente influía el cannabis en las relaciones sexuales? En la actualidad, tanto estudios científicos como encuestas realizadas a consumidores, se sacan conclusiones positivas.

Bajo la influencia del cannabis, tanto hombres como mujeres experimentan una serie de sensaciones, de las cuales las principales y más comunes son:

 

  • orgasmos más prolongados
  • cierto tipo de energía fluyendo a través del cuerpo
  • ausencia de distracciones e inmersión absoluta en el acto sexual
  • sensaciones orgásmicas extendidas por todo el cuerpo
  • sentimiento de compartir las sensaciones y el éxtasis
  • intercambio de energía como equilibrado y tonificante para ambas partes.
  • mayor consciencia de los procesos somáticos que llevan al orgasmo
  • pérdida temporal del ego, el propio cuerpo toma el control y el orgasmo sobreviene en lugar de ser provocado.
  • la experiencia con la pareja es más intensa

Cabe destacar que todas estas sensaciones dependerán del nivel de la cantidad de cannabis ingerido. Y también pueden ser diferentes en cada persona. Con niveles bajos o moderados de THC en el cuerpo, mejora la comunicación con la pareja. Además aumenta la conciencia corporal, la de poder manejar nuestro cuerpo como se nos antoje.

Según los estudios y encuestas, con estos niveles bajos o moderados de cannabis, el sexo masculino obtiene una mayor resistencia, mayor sensibilidad al tacto, orgasmos más largos y una mayor predisposición a los juegos previos al acto sexual. Las mujeres en cambio afirman tener una mayor humedad vaginal, mayor capacidad de control de los músculos vaginales, mayor capacidad de excitación e incluso multiorgasmos.

Con niveles altos de THC, los efectos pueden llegar a ser más dispares, y aunque siguen dependiendo de cada persona, la experiencia no suele ser tan positiva. La mayoría de consumidores encuestados afirman sentirse cohibidos, quedando la actividad sexual desplazada. También se pierde el control sobre el propio cuerpo y en ocasiones se experimentan problemas de erección.

Origen: El cannabis y el apetito sexual, ¿están relacionados?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: