España: Un jarabe para la tos multiplica su precio por cuatro tras salir de la lista de medicamentos financiados

La mitad de los medicamentos que dejarón de estar pagados por la sanidad pública hace cinco años ha subido de precio, alguno de manera espectacular.

La mitad de los medicamentos que el sistema público de salud dejó de financiar en 2012 han encarecido su precio en estos cinco años, llegando incluso a triplicarlo en algunos casos. Así lo pone de manifiesto una respuesta parlamentaria del Gobierno a pregunta del diputado andaluz del PSOE Miguel Ángel Heredia que confirma que muchos de los medicamentos de la lita de los que dejó de pagar la sanidad han aumentado de precio.

Cinco años después de que el Gobierno desfinanciara 320 fármacos y que pasara a ser el usuario el que corría con su coste completo, el precio de 175 de ellos ha aumentado, incluso en 65 casos han llegado a duplicarse o triplicarse. Sólo un medicamento ha bajado su precio, 138 lo ha mantenido y 6 han desaparecido de la lista, dejando paso a la entrada de otros 5 medicamentos que antes no figuraban en la lista. La lista está compuesta por 320 medicamentos que, desde entonces, pagan los usuarios; la relación inicial incluía 417, aunque 97 de ellos siguieron siendo financiados en casos de enfermedades crónicas, oncológicas y de carácter degenerativo.

Medicamentos tan usados como Fortasec, Almax o el jarabe Mucosan han multiplicado su precio. El jarabe para la tos de adultos ha elevado su precio un 335%, de los 2,06 a los 8,96 euros. Fortasec, para tratar la diarrea, ha subido en estos cinco años un 216%, al pasar de 1,89 a 5,98 euros la caja de 10 cápsulas. Analgésicos populares como Calmatel Voltarén han pasado 4,34 a 8,45 y de 3,09 a 7,88, respectivamente. El antiácido Almax ha pasado de 3,95 a 7,76 euros, la caja de 60.

FACUA-Consumidores en Acción alertó en 2012 de que ésta sería la consecuencia del medicamentazo del Gobierno de Rajoy, lo que provocó que el Ministerio de Sanidad amenazara con ilegalizarla con el argumento de que no tenía derecho a posicionarse sobre cuestiones de sanidad pública. Además de la subida de precios, FACUA advirtió también de otros efectos negativos del medicamentazo, como que se recetaran a modo de sustitución fármacos que sí estuvieran financiados, indicados para dolencias más graves y generalmente más caros. Incluso, que los usuarios tiendan a la automedicación al dejar de acudir al médico.

 

Origen: Un jarabe para la tos multiplica su precio por cuatro tras salir de la lista de medicamentos financiados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: