La estimulación multisensorial permite reducir los fármacos en los afectados por demencia 

 

Imagen relacionada

 (EFE).- La estimulación multisensorial en sesiones de media hora y dos días a la semana ha permitido reducir la prescripción de fármacos tranquilizantes a determinados pacientes que sufren demencias, tratados en el Hospital Sagrat Cor de Martorell (Barcelona).

El responsable de la Unidad de Psiquiatría del Hospital de Martorell, Manuel Sánchez, ha explicado, en una entrevista con Efe, que la sala multisensorial conlleva múltiples beneficios, como una mejora en la relación de las personas que padecen demencia con sus familiares, al reducir la agitación y agresividad de los pacientes.

Sánchez y sus colegas del citado centro sanitario también han observado que se pueden llegar a reducir algunos fármacos en el caso de pacientes con demencia, en las fases moderadas o severas de la enfermedad, precisamente cuando la capacidad de comunicación suele estar más afectada y los trastornos de conducta son más frecuentes.

La estimulación multisensorial o también llamada Método Snoezelen1, surgió en Holanda en los años 70 para tratar, al principio, a niños con autismo o parálisis cerebral, a los que se estimulaba con elementos de luz, sonido, tacto, gusto u olfato.

A mediados de los años 90 se inició su aplicación en afectaciones comunicativas adquiridas, especialmente en los pacientes con demencia.

Las salas multisensoriales son espacios dedicados a la relajación, en las que se suele haber efectos de luz, como tubos de agua y burbujas, fibras ópticas, variedad de sonidos, aromas que tranquilizan, como la lavanda, experiencias táctiles y movimientos suaves, y música, entre otros estímulos.

Sánchez ha apuntado que se ha constatado que evocar cantantes y canciones de la época de juventud de los pacientes (entre los 20 y los 30 años de edad) les ayuda también a tranquilizarse, al evocar momentos de plenitud personal y de salud.

En algunos casos, los pacientes “son capaces de recitar párrafos de las canciones”, incluso cuando ya no hablan debido al avance de la enfermedad.

En estas salas los especialistas trabajan la memoria, la atención o el lenguaje, los sentidos primarios e incluso la motricidad fina y gruesa, la coordinación o la lateralidad.

Este tipo de terapia no farmacológica se intenta personalizar al máximo y, así, en las primeras sesiones, se identifican los estímulos que más atraen la atención del paciente y se aplican posteriormente de forma prioritaria.

El equipo del hospital de Martorell ha conseguido validar una escala de medición de salud para corroborar las reacciones de los enfermos a este tipo de estímulos sensoriales, como la ansiedad, la comunicación, el placer, la adaptación y la afectividad.

Sánchez ha aclarado que la aparición de un caso de demencia suele tener un efecto devastador en el entorno familiar del paciente desde el punto de vista afectivo, a lo que se une la carga que supone la discapacidad y dependencia secundarias, además del gasto sanitario, ha explicado el especialista.

Además, ha recordado que “los trastornos de comportamiento afectan mucho a los pacientes” y también son una causa importante del estrés que sufren los cuidadores, generalmente los familiares más próximos.

Por ello, la aplicación de sesiones en la sala multisensorial ayuda mucho a los pacientes con demencia a lo largo de varias sesiones, ha considerado el psiquiatra.

 

 

Origen: La estimulación multisensorial permite reducir les fármacos en los afectados por demencia – EcoDiario.es

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: