Muerte “sospechosa” de magnate farmacéutico de genéricos conmociona a Canadá

La pareja, dueña del gigante farmacéutico Apotex, acababa de poner su casa de lujo a la venta y sus cuerpos fueron encontrados por un agente inmobiliario que se encontraba en la propiedad

portada post

El multimillonario y filántropo Barry Sherman y su esposa fueron encontrados muertos en su mansión en Toronto en circunstancias que la policía describió como “sospechosas”.

Sherman fue el fundador y presidente del gigante farmacéutico Apotex, que vende medicamentos genéricos en todo el mundo, además era uno de los hombres más ricos de Canadá y un destacado filántropo.

La pareja acababa de poner su casa de lujo a la venta y sus cuerpos fueron encontrados por un agente inmobiliario que se encontraba en la propiedad, informó Toronto Globe and Mail, citando a un miembro de la familia.

David Hopkinson, portavoz policial, especificó que si bien no se apreciaba una entrada forzada en la vivienda ni están buscando a eventuales responsables, los decesos ocurrieron en circunstancias que “parecen sospechosas y las estamos tratando de esta forma”.

Hace poco tiempo, la revista Canadian Business había puesto a Sherman en el puesto 15 de las personas más acaudaladas de Canadá, mientras amigos y funcionarios reaccionaron con sorpresa ante la noticia.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, tuiteó sus condolencias a la familia y amigos de la pareja.

El ministro de Salud, Eric Hoskins, tuiteó: “Estoy más allá de las palabras en este momento. Mis queridos amigos, Barry y Honey Sherman han sido encontrados muertos. Maravillosos seres humanos, filántropos increíbles, grandes líderes en atención médica. Un día muy, muy triste”.

El ministro de Desarrollo Económico, Brad Duguid, también expresó sus condolencias en Twitter. “Profundamente conmocionado y entristecido por la muerte de Barry y Honey Sherman. Filántropos y empresarios que hicieron de nuestra provincia un lugar mejor para vivir”.

“Las circunstancias de su muerte parecen sospechosas y lo estamos tratando de esa manera”, dijo Hopkinson, quien añadió que no hay preocupaciones por la seguridad del público.

El agente Hopkinson dijo que la investigación todavía estaba en sus primeras etapas y que las muertes no se trataban como homicidios.

“Esta es solo una muerte sospechosa. Solo estamos investigando eso como tal en este momento. Si se determina que es un homicidio, entonces nuestros investigadores de homicidio entrarán”.

Jordan Berman, director global de comunicaciones corporativas de Apotex, calificó la noticia sobre las dos muertes como “trágicas”.

“Todos nosotros en Apotex estamos profundamente conmocionados y entristecidos por esta noticia, y nuestros pensamientos y oraciones están con la familia en este momento”, señaló Berman en un comunicado.

Tanto Barry Sherman como Apotex habían estado envueltos en los últimos años en varios litigios judiciales con familiares y con otras compañías farmacéuticas.

Sin embargo, su fama radicaba en su actividad filantrópica, con cuantiosas donaciones a hospitales, universidades y grupos judíos.

Su fortuna, estimada en unos tres mil 800 millones de dólares, la forjó gracias a Apotex, fundada en 1974 con solo dos empleados y convertida en la actualidad en la séptima mayor compañía de medicamentos genéricos, de los que produce más de 300, con 11 mil trabajadores y con ventas anuales de más de dos mil millones de dólares canadienses en más de 45 países.

Origen: Reporte Indigo

Deja un comentario