Colombia: Caso de inyecciones que presuntamente causaron dos muertes

No hay, aún, por qué alarmar a la población, ni tampoco señalar a farmacias y droguerías.

No hay ninguna voz oficial que confirme que la muerte de dos personas en el Quindío se haya presentado por la supuesta aplicación de medicamentos, vía intramuscular, en droguerías de la región. Las versiones han sido difundidas por las redes sociales y tomadas como ciertas por algunos medios de comunicación, pero ninguna autoridad médica local o regional ha confirmado que las muertes se hayan presentado por la aplicación de los medicamentos.El secretario de salud del municipio de Armenia Fernando Vivas Grisales dijo inicialmente, a través de un comunicado de prensa de la alcaldía, que la dependencia que él orienta, había iniciado la respectiva investigación “sobre la información que circulaba por redes sociales sobre casos de enfermedad secundaria a inyecciones intramusculares, encontrando que de acuerdo con el reporte de una IPS de la ciudad, se presentaron dos fallecimientos de pacientes con el antecedente de inyección de medicamentos en glúteo. Uno de ellos residía en el municipio de Armenia y falleció el pasado 27 de octubre, había acudido a una droguería de la ciudad y allí le aplicaron, según versión de la familia, Diclofenaco Sódico y Dexametasona. Luego consultó por dolor e inflamación en glúteo, su estado de salud empeoró y falleció con impresión diagnóstica de Gangrena Gaseosa.El segundo caso fue el de un paciente remitido del municipio de Montenegro, fallecido el pasado 29 de octubre, inyectado en el glúteo, que presentó deterioro de su situación y fue remitido a una IPS de Armenia y allí falleció el día de antier. Luego de realizar una entrevista a la familia del paciente residente en Armenia, pudo obtenerse información sobre la droguería en la cual le aplicaron los medicamentos y la marca de los mismos, procediendo de manera inmediata a inmovilizar los medicamentos y suspender el servicio de inyectología”.Ese mismo informe sostuvo que “se está realizando búsqueda de los mismos medicamentos en todas las droguerías de la ciudad para proceder a su inmovilización preventiva, en tanto se realiza la gestión para que el Invima realice los análisis y se pueda aportar información sobre cualquier anomalía que puedan contener”. Y más adelante sostiene el doctor Vivas Grisales en el mismo informe: “El Instituto de Medicina Legal realizó necropsia a los dos cuerpos y se espera su reporte. La Secretaría de salud continúa las gestiones propias de la investigación del caso”.

Este informe no confirma explícitamente que los dos pacientes hayan muerto a causa directa de la aplicación de los medicamentos, y dice que se está en la investigación.
Lo que dice la secretaría departamental

Por su parte, el secretario de Salud del departamento del Quindío, médico César Rincón, dijo en un primer comunicado que dos entidades hospitalarias del Quindío le notificaron sobre la muerte de las dos personas y que los fallecimientos tuvieron una semejanza, hubo coincidencia en la aplicación de cuatro medicamentos: Dipirona, Diclofenaco, Dexametasona y solución salina. Y dijo que a través del proceso de fármaco vigilancia, adscrita a la división de calidad en prestación de servicios de su secretaría, inició una investigación sobre el particular. También informó que su despacho había desplazado los químicos farmacéuticos y personal de salud pública para hacer seguimiento a estos dos casos. Igualmente señaló que el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamento y Alimento no tenía ninguna alerta previa sobre estos medicamentos ni en el departamento ni en la nación.
Comunicado conjunto, más prudente

Horas más tarde, las dos instituciones emitieron un comunicado conjunto, mucho más prudente, luego de una Mesa Técnica donde participaron los dos secretarios de salud y sus equipos de asesores. Ese comunicado sostiene: “Las secretarías de salud departamental y municipal de Armenia se reunieron el día 31 de octubre de 2017 en mesa técnica para definir conductas y procedimientos tendientes a fijar medidas frente a los casos presentados en el departamento por la administración de algunos medicamentos y la utilización de dispositivos médicos asociados. Se recuerda que el procedimiento de inyectología en droguerías o farmacias está reglamentado mediante el Artículo 2.5.3.10.21 del Decreto 780 de 2016, en lo referente a la infraestructura, dotación, recurso humano y procedimiento. Según la normatividad vigente colombiana, solo podrán ofrecer este servicio al público las droguerías o farmacias que cumplan con las condiciones técnicas y sanitarias para este procedimiento. Para la administración de medicamentos vía intramuscular, el establecimiento farmacéutico está condicionado a exigir la presentación de la fórmula médica como un requisito indispensable para la administración del medicamento. A su vez, se le prohíbe a este tipo de establecimientos administrar medicamentos por vía intravenosa y practicar pruebas de sensibilidad.

Se invita a la comunidad quindiana para que haga llegar sus quejas e inquietudes a las secretarías de salud sobre prácticas indebidas por parte del personal que labora en droguerías o farmacias que estén ofreciendo la aplicación de un medicamento o combinación de estos para el manejo de los síntomas de malestar general, resfriado común, virus, entre otros.

Las secretarías de salud, el Invima y el Instituto de Medicina Legal continúan las gestiones pertinentes y propias de la investigación sobre los casos que se han presentado, y cuyos resultados se estarán informando oportunamente de manera oficial”.
Conclusiones

En el último comunicado ya no se habla específicamente de las muertes a causa de la aplicación de medicamentos, ni la búsqueda de los mismos en las droguerías. Solo de la normatividad existente para el suministro de medicamentos y aplicación de inyecciones en droguerías. También de que hay una investigación en curso. En ningún caso se dice explícitamente que las dos personas murieron a causa directa de la aplicación de los medicamentos referidos.

De manera que no hay, aún, por qué alarmar a la población, ni tampoco señalar a farmacias y droguerías, y menos a medicamentos, como culpables de la muerte de estas personas. Las redes sociales, por lo regular, difunden noticias con poca veracidad, sin observar la fuente, de dónde proviene, ni los intereses que tiene, volviéndose virales y provocando pánico, como está sucediendo con estos casos en Armenia.

Hay que tener prudencia, y esperar que los dictámenes de Medicina Legal, a través de las necropsias respectivas, den su veredicto, y que la investigación químico-farmacéutica nos entregue las conclusiones.

Origen: El Quindiano | El Quindiano

Deja un comentario