Grecia: Empresa multinacional farmacéutica deja de enviar medicamentos esenciales porque le exigen bajar el precio

El Gobierno griego tiene un nuevo enemigo. Una vez resueltas sus discrepancias con Bruselas, bajo sumisión a las voluntades continentales, Atenas tiene una nueva afrenta: las multinacionales farmacéuticas.

Varias compañías farmacéuticas en Grecia han amenazado con dejar de suministrar nuevos medicamentos, incluso podrían retirar algunos existentes, si Alexis Tsipras no da marcha atrás al “reembolso” obligatorio que ha impuesto a estas compañías.

Una medida aplicada recientemente por el Ejecutivo heleno obliga a las farmacéuticas a realizar un descuento del 25% en muchos de sus medicamentos esenciales como parte de su plan de rescate con los prestamistas, así como para facilitar el acceso de rentas más bajas a esos medicamentos.

En una medida introducida en el acuerdo de rescate que se suma a otra que ha impulsado Atenas, que ha colocado un impuesto de hasta el 25% sobre el volumen de ventas generado por nuevos medicamentos protegidos por patentes. El gravamen se aplica con carácter retroactivo a partir de enero de 2017.

Estas medidas impositivas ha molestado profundamente en el sector farmacéutico. Hasta tal punto que la empresa suiza Roche ha emitido un comunicado anunciando la retirada de un medicamento oncológico (cobimetinib) necesario para tratar a los enfermos de cáncer (melanóma avanzado), según informa Euractiv. La empresa retira este medicamento de la lista de medicamentos prescritos. Esto significa que los pacientes ya no serán reembolsados ​​por comprar el medicamento.

El Ministerio de Sanidad de Grecia, liderado por el ministro Andreas Ksanthos, tilda la postura de Roche como un “chantaje” al Ejecutivo y pide que “las tácticas provocativas utilizadas por Roche deben ser abordadas con determinación por todas las fuerzas políticas y sociales del país y por todas las instituciones europeas”, según declaraciones recogidas por Euractiv.

Roche argumenta su decisión en cuestiones de viabilidad económica, pidiendo al Ejecutivo que se replantee su política impositiva respecto a las compañías farmacéuticas.

En cambio, Atenas se mantiene firme en su posición de abaratar los costes farmacéuticos para los enfermos. “Creemos que la medicina no es solo una mercancía, sino un bien social”, afirma Ksanthos. “El acceso de los ciudadanos a medicamentos innovadores y efectivos no es un negocio sino un problema político”, recuerda el ministro de Sanidad.

En 2011 ya hubo “chantaje”

En el año 2011, cuando la crisis azotaba de lleno Grecia, la compañía farmacéutica suiza Roche Holding AG dejó de suministrar medicamentos a los hospitales públicos helenos.

Roche decidió vender sus medicamentos exclusivamente a las farmacias y a la sanidad privada, para asegurarse el pago de ellos.

Origen: El Boletin

Deja un comentario