Barcelona pierde opciones para acoger la sede de la Agencia Europea del Medicamento

La crisis soberanista hace que Barcelona pierda opciones de convertirse en la Ciudad Europa del Medicamento. Desde el Ministerio de Sanidad y la propia Generalitat llevan meses trabajando por conseguir traer a Cataluña y España esta entidad, aunque ya Science/Business, una red de universidades y centros de investigación, da como ganadora a Ámsterdam frente a Barcelona.

Londres ha tenido que ver cómo perdía la sede central de esta organización por el Brexit y ahora es Barcelona, la ciudad mejor posesionada hasta el estallido internacional de la crisis por la independencia, que ve alejarse una gran oportunidad.

La próxima ciudad europea a la que deberán desplazarse los 890 empleados de la EMA puede poner en peligro la continuidad del negocio. Para que sea viable se necesita retener al menos el 65% del personal procedente de Londres. Sobre esa base sólo cinco ciudades -Copenhague, 65%; Milán 69%; Viena, 73%; Barcelona, 79% y Ámsterdam, 81%- pasarían el corte. Si las autorizaciones de medicamentos se retrasan o tienen que detenerse debido a pérdidas ‘masivas’ de personal, porque los funcionarios se nieguen a trasladarse a la nueva sede, la agencia podría experimentar una drástica caída en los ingresos por comisiones. Esto, a su vez, resultaría en pagos más bajos a los reguladores nacionales por el trabajo que llevan a cabo al revisar las solicitudes de nuevas aprobaciones de medicamentos. Las consecuencias financieras se verán agravadas por el costo de reemplazar al personal. Tal déficit tendría que ser compensado con el presupuesto de la UE, según fuentes del Consejo de Administración de la EMA

La Agencia Europea de Medicamentos ya está sufriendo la pérdida de valor de la libra esterlina frente al euro desde el voto del referéndum para abandonar la UE en junio de 2016. Esto la obligó a ajustar el presupuesto de 2017 ya recortar actividades no básicas. Ahora está revisando los presupuestos para 2018 y 2019. La decisión de la EMA de publicar una lista clasificada de las preferencias del personal para su nueva sede es un paso inusualmente político. La agencia ha emitido una advertencia de que corre el riesgo de “daño permanente al sistema” si menos del 30% por ciento de los empleados estarían dispuestos a trasladarse. “Esto significaría que la agencia ya no puede funcionar”, señala un portavoz de la EMA.

Origen: Barcelona pierde opciones para acoger la sede de la Agencia Europea del Medicamento

Deja un comentario