El poder analgésico de la moringa

Colima, Colima. 8 de septiembre de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- Investigadores del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM), de la Universidad de Colima (Ucol), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) determinaron científicamente el potencial analgésico y la actividad antiinflamatoria de la Moringa oleifera, planta de origen hindú que se ha adaptado a las condiciones de México.

 

La investigadora del Laboratorio de Neurofarmacología de Productos Naturales de la Dirección de Investigaciones en Neurociencias del INPRFM, María Eva González Trujano, señaló que existen diferentes especies de moringa, pero la que más se cultiva es la Moringa oleifera, la cual se considera una excelente fuente de hortaliza verde no solo nutrimental sino además medicinal.

“Los beneficios de esta planta se encuentran en todas sus partes, desde la semilla hasta las hojas; no obstante, por la abundancia, las hojas son lo más fácil para comer, pero además estas poseen una gran cantidad de componentes que, de manera conjunta, le dan un gran valor nutrimental y de los que, en forma individual, ya se han descrito reportes en la literatura de su actividad biológica en diferentes alteraciones patológicas, incluyendo el dolor”, afirmó González Trujano.

Explicó que el dolor se clasifica en diferentes tipos dependiendo de su temporalidad como agudo o crónico, o de su mecanismo fisiopatológico o localización, por ejemplo, como visceral, muscular o neuropático.

Dijo que algunos analgésicos no son útiles para aliviar todos los tipos de dolor, es por ello que en el estudio se realizó un cernimiento en diferentes modelos experimentales para conocer el potencial analgésico de la moringa, así como su espectro de actividad, siendo que se le recomienda de manera empírica para todo tipo de enfermedades, incluyendo las que cursan con dolor inflamatorio.

1 ficha0809

Los resultados observados en los diferentes modelos in vivo utilizados en esta investigación muestran evidencia preclínica de un amplio espectro de actividad en las hojas de moringa para aliviar el dolor, subrayó.

“Parte de ello se debe a que participa diversidad de compuestos entre los que se puede generar sinergismo y acciones a diferente nivel, periférico y central, y en diferentes blancos terapéuticos. Tal es el caso en que se demuestra que contiene tanto componentes no polares como polares, los cuales ya han sido reportados en la literatura con actividad analgésica”, detalló.

Técnicas de análisis

González Trujano indicó que investigaron la presencia de compuestos por técnicas de análisis químico como los flavonoides, entre los que se encuentra el glucósido de kaempferol de naturaleza polar, que se analizó por la técnica de cromatografía de ultrarresolución.

Mientras que el ácido clorogénico en los componentes de tipo no polar fue analizado por técnica de espectroscopía de masas. Ambos ya se han evaluado de manera individual con actividad antinociceptiva o analgésica, lo que demuestra su utilidad en la terapia del dolor y su participación en el efecto de la moringa.

La doctora en farmacología por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), María Irene Díaz Reval, quien trabaja en el Centro Universitario de Investigaciones Biomédicas (CUIB) de la Ucol, señaló que en dicho estudio examinaron el espectro antinociceptivo y antiinflamatorio de extractos de hojas de Moringa oleifera, utilizando diferentes tipos de modelos experimentales en ratas.

Díaz Reval, nivel I en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), dijo que la investigación inició en 2015, con el objetivo de determinar algunos componentes de esta planta y analizar si algunos extractos tienen efecto antiinflamatorio y analgésico.

El equipo de la doctora Eva González Trujano recolectó la planta, que ha sido utilizada durante mucho tiempo en la medicina popular para tratar el dolor, en el estado de Sinaloa.

“Para hacer los extractos, se requiere que las plantas tengan un tratamiento para que no pierdan sus propiedades físicas, químicas y, por lo tanto, de efecto, ya que conservando todos sus nutrientes se va a tener la seguridad de que tienen el mismo efecto como cuando las personas pudieran cortarla y asimismo, fresca, consumirla”, refirió.

De igual forma, indicó que la manera de tratar la mayoría de las plantas consiste en secarlas a la sombra, en un lugar perfectamente aireado y ya que están secas se llevan a cabo los extractos, en este caso se trituraron las hojas y luego se hizo la maceración con los diferentes solventes orgánicos.

“Una de las estrategias, que es parte de lo que se sigue en esta investigación, es utilizar primero solventes no polares como el hexano (C6H14), que es el clásico no polar usado para sustraer las sustancias de tipo graso y hacer extractos”, comentó.

Además, en esta investigación para conseguir los extractos también usaron el disolvente polar etanol (C2H5OH).

La caracterización morfológica básica se realizó mediante microscopía electrónica de barrido y microscopía confocal de barrido láser.

“El efecto analgésico y antiinflamatorio se analizó con el extracto completo, es decir, se eliminó cada uno de los solventes y esos extractos se dosificaron para administrarlos a las ratas”, explicó durante la entrevista con la Agencia Informativa Conacyt.

De esta manera, exploraron la evaluación farmacológica de extractos no polares y polares en varias dosis, que van en el rango entre 30 y 300 miligramos por kilogramo para las ratas, mediante cinco modelos de dolor, usando la prueba de formalina, edema de pata inducido por carragenina y artritis inducida con inyección subcutánea de colágeno en ratas.

Una de las sustancias detectadas en el extracto no polar de la moringa fue el ácido clorogénico, el cual ya se ha determinado en otras investigaciones que puede tener efectos analgésicos.

“Las hojas de moringa sí tienen efecto antiinflamatorio y analgésico, principalmente en el extracto polar, además de que pudiera sugerirse algún tipo de mecanismo opioide, que pudiera estar involucrado. Para nosotros es importante analizar los mecanismos porque nos habla de la eficacia de la planta a nivel de grado de analgesia”, sostuvo.

Entre las conclusiones, los investigadores sugieren un efecto cooperativo entre el extracto de sustancias

polares y no polares.

Los datos obtenidos con extractos de hojas de moringa dan evidencia de su potencial para el tratamiento del dolor, finalizó Díaz Reval.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Origen: El poder analgésico de la moringa

Deja un comentario