Redes sociales fungen como farmacias ante la crisis 

María Fernanda Peñalver

Desde hace aproximadamente tres años atrás se dio inicio a esta nueva dinámica, en donde las redes sociales, más allá de dar alguna información o compartir algún momento especial, comenzaron a ser utilizadas para hacer pública la escasez de medicinas en el país.

De tal manera, los usuarios de Twitter, Facebook e Instagram vieron una oportunidad en estas vías para pedir la ayuda, pero también para ofrecerla; incluso, personas que eran ajenas a estas nuevas tecnologías, decidieron unirse a las mismas únicamente con este fin.

Es así como ahora los familiares de alguna persona hospitalizada o que amerita tratamiento para alguna patología aseguran que hacen uso de las redes para intentar conseguir los medicamentos o insumos que son solicitados.

Pero este servicio no solo lo ha desarrollado la ciudadanía en general, sino que además algunas farmacias, conociendo el alcance de estas herramientas comunicacionales, han decidido unirse precisamente para evitar que las personas se tomen la molestia de dirigirse al lugar para no conseguir lo que busca. Publicaciones en donde se especifican los productos con lo que cuentan se han convertido en “las tendencias”.

La solidaridad de la población ha significado un papel de suma importancia, puesto que no se trata solamente de preguntar en dónde se puede conseguir cierta medicina, sino que hay quienes no cuentan con los recursos y deben preguntar quién cuenta con dicho medicamento para que sea donado. A pesar de lo complicado que pueda resultar, hay quienes cuentan con la suerte de obtener respuestas a través de este medio.

Actualmente Venezuela afronta un terrible momento que impide que las farmacias tengan la capacidad de suministrar lo necesario al público por la deuda multimillonaria que se mantiene con los laboratorios que fabrican los medicamentos.

Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven), hace días expuso que alrededor de 70 farmacias se han visto en la obligación de cerrar sus puertas, mientras que hay otras que llenan sus estantes de otros productos para luchar contra lo que parece ser su destino, el cierre.

Si bien las redes sociales pueden ser una gran ayuda para palear con el 85% de escasez en dicho sector, también se debe tener responsabilidad a la hora de ofrecer alguna ayuda, mientras que al comprar hay que detallar las cuentas que están ofertando medicamentos antes de realizar alguna compra.

Esto debido a que, precisamente por tratarse de usuarios que pueden ser anónimos, se pueden generar estafas; debido a que no todas las respuestas que se dan a través de esta vía se hacen para donaciones, hay personas que se lucran de este tipo de situaciones e incluso, engañan a los necesitados a costa de algún beneficio económico.

Origen: Redes sociales fungen como farmacias ante la crisis – El Impulso

Deja un comentario