Cómo tratar el “pie de trinchera”

El pie de trinchera, también conocido como pie de inmersión, se produce cuando los pies están expuestos a agua fría e insalubre durante largos períodos de tiempo (muchas horas o días).[1] Dicho término se acuñó durante la Primera Guerra Mundial cuando miles de soldados desarrollaron esa enfermedad dolorosa mientras peleaban en las trincheras. Ese problema de salud se caracteriza por hinchazón en los pies, adormecimiento, dolor, muerte del tejido y gangrena, la cual es potencialmente fatal. El pie de trinchera todavía ocurre en zonas de guerra modernas, zonas de desastre y actividades al aire libre en los que haya demasiada lluvia o inundaciones. Sin embargo, tratar y prevenir este problema de salud es muy sencillo.

Parte 1

Tratar el pie de trinchera

  1. Imagen titulada Treat Trench Foot Step 1

    Presta atención a los síntomas. El pie de trinchera se produce cuando los pies permanecen mojados durante largos períodos de tiempo, ya sea por usar zapatos y medias mojadas o pararse en el agua o el lodo durante mucho tiempo. Si detectas los síntomas del pie de trinchera, busca atención médica tan pronto como sea posible. Si tienes pie de trinchera, podrías presentar los siguientes síntomas:[2]

    • hormigueo o picazón en los pies
    • dolor en los pies
    • pies hinchados
    • piel fría y manchada
    • adormecimiento, pesadez o sensación de hormigueo en los pies
    • enrojecimiento y calor
    • piel seca
    • ampollas con tejido muerto (última etapa)
  2. Imagen titulada Treat Trench Foot Step 2

    Lávate los pies y sécalos con frecuencia. Aunque el término pie de trinchera se acuñó aproximadamente hace cien años y parece ser algo del pasado, todavía puede sucederles a las personas que pasan muchas horas en condiciones de frío y húmedad. Una de las mejores formas de tratar este problema de salud es manteniendo los pies secos y limpios.[3] Si permaneces de pie en el agua durante algunas horas o más, límpiate y sécate los pies con tanta frecuencia como puedas. Luego, quítate las medias húmedas y ponte medias secas según sea necesario.

    • El pie de trinchera se desarrolla porque los vasos sanguíneos de los pies se contraen para mantener el resto del cuerpo caliente, lo cual reduce la cantidad de oxígeno y nutrientes que el tejido obtiene.
    • Sin el oxígeno y los nutrientes adecuados, el tejido de los pies se hincha y finalmente muere. Las bacterias en el agua también pueden desencadenar infecciones si los pies tienen cortes o rasguños.
    • Si tienes cortes en los pies, aplica un poco de crema antibacteriana o un desinfectante a base de alcohol después de secarte los pies, pero hazlo antes de colocarte nuevamente los zapatos o las botas.
  3. Imagen titulada Treat Trench Foot Step 3

    Abriga tus pies. Si permaneces de pie en agua fría durante horas enteras, no solo es importante que te seques los pies, sino que también los calientes gradualmente.[4] El calor abrirá (dilatará) los vasos sanguíneos e incrementará la circulación hacia los pies, lo cual detendrá el avance del pie de trinchera. Aplica compresas calientes o remoja tus pies en agua tibia durante aproximadamente 5 a 10 minutos. Resiste la tentación de usar agua caliente porque podrías escaldarlos y empeorar su estado.

    • Si tomas un baño de pies caliente, agrega una cantidad pequeña de solución de permanganato de potasio (de una farmacia local) al agua. De este modo, los fluidos saldrán del tejido hinchado del área afectada.
    • El pie de trinchera es similar a la congelación, aunque no necesariamente ocurre en aguas congeladas. Puede desarrollarse en aguas con temperaturas de hasta 15 ºC (60 ºF) e incluso en espacios interiores.[5]
    • El pie de trinchera puede desarrollarse en menos de un día de exposición al agua (en tan solo 12 horas).
  4. Imagen titulada Treat Trench Foot Step 4

    Quítate las medias mientras duermas y descanses. Una vez que hayas calentado tus pies, es importante que al principio te quites las medias mientras descanses y duermas en la cama.[6] Aunque hacerlo puede parecerte contrario al sentido común cuando tienes los pies fríos, usar medias ajustadas reduce la circulación sanguínea y hace que el pie de trinchera empeore. Después de unos cuantos días de recuperación, puedes usar medias sueltas hechas de algún material respirable, como el algodón.

    • En lugar de usar medias, mantén los pies abrigados mientras descanses cubriéndolos con una manta de lana.
    • No eleves los pies mientras estés sentado sobre el sofá porque debes estimular el flujo de la sangre hacia la parte inferior de las piernas y los pies.
    • Para mantener los pies abrigados, agrega otra manta sobre la parte inferior de la cama mientras descanses en ella durante la noche. Trata de no cruzar los tobillos porque la circulación de la sangre hacia los pies podría volverse más lenta.
  5. Imagen titulada Treat Trench Foot Step 5

    Considera tomar medicamentos de venta libre. El pie de trinchera se caracteriza por la hinchazón del tejido y el dolor, los cuales pueden agravarse. Puede afectar los dedos de los pies, el talón o todo el pie dependiendo de las partes que estén mojadas y el tiempo de exposición al agua.[7] Por lo tanto, toma medicamentos que puedan combatir el dolor y la hinchazón, como los antiinflamatorios. Entre los tipos de medicamentos de venta libre comunes que pueden aliviar estos síntomas se encuentran el ibuprofeno (Advil, Motrin) o el naproxeno (Aleve).

    • Los antiinflamatorios funcionan mejor y son más seguros si los tomas por períodos de tiempo cortos (durante menos de unas cuantas semanas).
    • Dependiendo de la gravedad de la condición y la salud de la persona, una vez que el pie de trinchera se establece, puede tardar entre unos cuantos meses a varias semanas en curarse por completo.
  6. Imagen titulada Treat Trench Foot Step 6

    Trata cualquier síntoma de infección rápidamente. Los síntomas principales del pie de trinchera (dolor, hinchazón, ampollas o cambios de color) generalmente no se deben a una infección. Sin embargo, permanecer de pie en agua contaminada con bacterias fecales definitivamente incrementa el riesgo de infección, especialmente si tienes cortes o rasguños en los pies.[8] Otros síntomas de infección que debes tener en cuenta son las secreciones de pus con sangre, las marcas rojas o blancas sobre la piel, el olor fétido y la fiebre leve.

    • Si se forman ampollas debido al pie de trinchera, la probabilidad de que se infecte incrementará de manera significativa.
    • Si estás en riesgo de desarrollar pie de trinchera, aplica una crema antibiótica o una loción desinfectante a todos los cortes o rasguños que tengas en los pies tan pronto como puedas.
    • Probablemente, el doctor te dé antibióticos para prevenir la infección o incluso un refuerzo contra el tétano si tu historial de vacunación no está actualizado.
  7. Imagen titulada Treat Trench Foot Step 7

    Busca atención médica de emergencia si tus pies se vuelven de color azul oscuro, verde o negro. El cambio de color de los pies a negro verduzco indica que el tejido se muere debido a que no obtiene ni el oxígeno ni los nutrientes necesarios desde hace mucho tiempo.[9] La muerte del tejido (también conocido como necrosis) puede generar gangrena, la cual es una emergencia médica que requiere de antibióticos y probablemente de intervención quirúrgica.

    • Además de la coloración oscura, la gangrena incluye otros síntomas como más hinchazón, dolor grave seguido de pérdida de sensibilidad, descamación de la piel, secreción fétida y desfiguración de los dedos de los pies.
    • En los casos graves de pie de trinchera en los que la gangrena se establece, generalmente es necesario amputar los pies y la parte inferior de las piernas.

Parte 2

Prevenir el pie de trinchera

  1. Imagen titulada Treat Trench Foot Step 8

    No permanezcas de pie en agua fría o fresca durante largos períodos de tiempo. La mayoría de las personas no quieren permanecer de pie en el agua fría durante mucho tiempo. No obstante, algunos trabajos y pasatiempos (pescar con mosca o ver conciertos al aire libre) incrementan significativamente el riesgo de desarrollar pie de trinchera.[10] Mira el reloj con frecuencia y recuerda que este problema de salud puede desarrollarse en muy poco tiempo, en tan solo 12 horas aproximadamente, bajo algunas circunstancias. Si es posible regresa a un lugar con suelo seco dentro de ese período de tiempo.

    • Si tu trabajo te obliga a permanecer de pie en el agua, toma descansos cada dos o tres horas. Hacerlo es especialmente importante para los trabajadores de rescate y emergencia, así como para los miembros del ejército.
    • Permanecer en agua tibia e insalubre durante muchas horas también es problemático y causa otro tipo de pie de inmersión, así que es importante que mantengas tus pies secos sin importar la temperatura.
  2. Imagen titulada Treat Trench Foot Step 9

    Mantén las medias secas y limpias. Si tu trabajo o situación te obliga a pasar mucho tiempo de pie en condiciones de agua o humedad, es importante que revises o monitorees tus medias de forma regular para determinar si están húmedas o mojadas. Si lo están, cámbialas por otras medias limpias y secas para evitar o reducir la probabilidad de desarrollar el pie de trinchera.[11] Si te encuentras en el trabajo, debes caminar o estar de pie en condiciones en las que estés expuesto al agua, empaca unos cuantos pares de medias adicionales en caso de que las necesites.

    • En el caso de situaciones de exposición al agua, usa medias con forro de polipropileno, las cuales están especialmente diseñadas para repeler la humedad de los pies.
    • Las medias hechas de fibras naturales, como el algodón y la lana, tienden a ser mejores para prevenir el pie de trinchera en comparación con los materiales artificiales.
  3. Imagen titulada Treat Trench Foot Step 10

    Usa zapatos impermeables que te queden bien. Además de las medias, haz un esfuerzo por usar calzado apropiado si crees que tus pies estarán expuestos a la humedad y el agua. Lo ideal es que uses botas impermeables que encajen sobre los tobillos. No obstante, sin importar de qué tipo sean las botas, asegúrate de que te queden bien (ni demasiado sueltas ni demasiado ajustadas).[12] Procura usar zapatos o botas hechas de cuero tratado y evita el calzado de material sintético, como el hule o el vinilo. El cuero es más costoso, aunque repele la humedad y permite que los pies respiren (se ventilen).

    • Dependiendo de tu situación, probablemente sea mejor que te cambies de zapatos unas cuantas veces al día y dejes que el par mojado se seque toda la noche.
    • Las botas de hule y las de cuero de cocodrilo son excelentes para pasar varias horas de pie en el agua (como para pescar con mosca). Sin embargo, después de varias horas, pueden ayudar a que el pie de trinchera se desarrolle, especialmente si el hule no tiene un forro de aislamiento interno.
  4. Imagen titulada Treat Trench Foot Step 11

    Aplícate vaselina o talco a los pies. Un truco viejo usado en la Primera Guerra Mundial para prevenir el pie de trinchera era aplicar mucho aceite de ballena sobre los pies para repeler la humedad y aislarlos del frío.[13] Hoy en día, es más práctico frotar un poco de vaselina sobre los pies, aunque el efecto y los beneficios son los mismos.

    • Otro método para mantener los pies secos es rociar un poco de talco sobre ellos para absorber la humedad en lugar de repelerla.
    • Generalmente, se recomienda que las personas que tienden a sudar más usen talco. La transpiración excesiva puede controlarse aplicando agentes secantes, como el cloruro de aluminio.

Consejos

  • El pie de trinchera es más común en los albañiles, los guardias de seguridad, los trabajadores humanitarios de las zonas de desastre, los excursionistas, los campistas, las personas que practican deportes extremos como pasatiempo y las que asisten a festivales de música al aire libre.
  • Al parecer, las personas que tienen malos hábitos de alimentación y sueño están predispuestas a desarrollar el pie de trinchera.
  • Debido a que la nicotina de los cigarrillos (tabaco) afecta la circulación de la sangre, es recomendable que dejes de fumar mientras te recuperas de este problema de salud.

Deja un comentario