Patentes por decreto: Brasil a contramano


Del CEE-Fiocruz
Por Jorge Bermúdez, Gabriela Costa Chaves y María Auxiliadora Oliveira*

 
A menudo oímos el comentario de que “nada más sorprendería viniendo del actual gobierno”. Después de todo, el desmonte en curso acaba con conquistas sociales, y desregular sistemas pasa a ser otro instrumento para facilitar intereses y privilegiar intereses de determinados sectores.

 Las patentes de productos y procesos obedecen a un sistema internacional que tiene como objetivo proteger los intereses individuales de los inventores garantizando monopolio por varios años y eliminando la competencia, hasta que esos productos o procesos caigan en dominio público. Hemos criticado este sistema, considerando que los monopolios permiten el cobro de precios prohibitivos, a menudo extorsivos y descabellados, inhibiendo el acceso de la población a nuevas tecnologías en salud.
En la prensa (Valor Económico, 19/07/2017), vimos con estupefacción, que el Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios (MDIC) elabora un decreto con miras a un procedimiento simplificado de aceptación de solicitudes de patentes, que pretende actualizar, En el plazo de un año, en torno a 230 mil procesos tramitados, llamando a ese mecanismo de “solución extraordinaria”, previendo la aceptación de las solicitudes, ignorando la complejidad de los análisis y negando la necesidad de aumentar el cuadro de examinadores de patentes en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI). Podemos estar frente a una oleada de aprobaciones masivas de patentes, y nuestro país sucumbiendo a presiones externas oa la negociación de privilegios. El actual gobierno destacó que “los productos farmacéuticos deben quedar fuera del nuevo régimen”, sin embargo, lo que hemos visto son cambios en lo que se declara, para atender a los intereses del momento. En este sentido, es con gran preocupación que vemos el riesgo de que esta propuesta represente la concesión automática de solicitudes de patentes o exámenes inadecuados de los requisitos de patentabilidad.

El sector farmacéutico ha operado en el sistema de patentes con depósito de un número creciente de pedidos en torno a un mismo producto, con la simple finalidad de extender el monopolio de aquellos ya consolidados en el mercado, buscando proteger cambios incrementales que involucran el mismo principio activo previamente patentado (que, Forma farmacéutica, forma de dosificación, polimorfos, combinaciones, sales, etc.) o con pequeños cambios. Conocidos como una de las estrategias de evergreening, estos tipos de solicitudes de patentes secundarias la mayoría de las veces no cumplen los requisitos de patentabilidad y no merecen ser concedidos.

    Los costos inmediatos para el SUS de la concesión indebida de una patente son estratosféricos

La cuestión del backlog [pendiente] en el examen de patentes es una preocupación para el sector Salud, en la medida en que la incertidumbre jurídica en cuanto a la patentabilidad de un producto genera una situación de monopolio, reflejada en altos precios en las compras públicas del Sistema Único de Salud (SUS). Sin embargo, la concesión automática de estas solicitudes no puede ser, en ningún caso, la solución. Básicamente legitimaría estas solicitudes secundarias como herramienta de extensión del monopolio de productos más allá de los veinte años establecidos en el Acuerdo Trips de la Organización Mundial del Comercio.

Los costos inmediatos para el SUS de la concesión indebida de una patente son estratosféricos. La ley de propiedad industrial (Ley nº 9.279 / 96) previó el mecanismo de patentes pipeline, que aseguró la concesión de patentes en el sector farmacéutico, entre otros, sin el examen de los requisitos de patentabilidad, siendo considerada Trips-plus. Se estima que para sólo seis medicamentos antirretrovirales (ARV), cuyas patentes fueron concedidas por el mecanismo pipeline, el gobierno brasileño gastó cerca de 420 millones de dólares más, en el período de 2001 a 2007, por la imposibilidad de comprar alternativas genéricas más baratas y Disponibles en el mercado internacional (lea más aquí).

    En el contexto de la EC 95/2016, que establece el techo de los gastos por veinte años, la concesión automática de patentes garantizará monopolio a productos que podrían estar en dominio público, ser objeto de licitaciones y, por lo tanto, de competencia, viabilizando la búsqueda de mejores Precios

La propia Organización Mundial de la Salud ya se posicionó en defensa de un examen de patentes a la luz de la salud pública, recomendando el examen restringido de los requisitos de patentabilidad a fin de conceder protección sólo a innovaciones genuinas y evitando la concesión de solicitudes secundarias (ver la guía Publicado por la OMS en 2007). En el año 2016, el informe final del Panel de alto nivel de las Naciones Unidas para el acceso a los medicamentos reforzó esta orientación de interpretación de los requisitos de patentabilidad para restringir la estrategia del árbol de árboles.

En los últimos años, los gastos del SUS en asistencia farmacéutica fueron crecientes, a ejemplo de las cifras del Ministerio de Salud, que pasaron de R $ 8,5 mil millones, en 2008, a R $ 14,8 mil millones, en 2015, teniendo los productos En situación de monopolio un papel importante en ese aumento. En el contexto de la Enmienda Constitucional que establece el techo de los gastos del gobierno federal por veinte años (EC 95/2016), incluyendo la salud, la concesión automática de patentes asegurará monopolio a productos que podrían estar en dominio público, ser objeto de licitaciones y, Por lo tanto, de competencia, viabilizando la búsqueda de mejores precios y ampliación de las políticas de acceso a medicamentos, respetando los principios de la universalidad e integralidad del SUS. El impacto de esta medida en los precios de los medicamentos y en el presupuesto del SUS será inmediato y poco deludable por la manifestación contraria de terceros, tal como la materia del Valor Económico.

Podemos, además, estar colocando una pala de cal en sectores importantes de nuestra industria de capital nacionalLa concesión de solicitudes de patentes sin el examen técnico ya ocurre en Sudáfrica. Para ilustrar, en el período de 2003 a 2008, mientras que en Brasil se concedieron 278 patentes en el sector farmacéutico, en Sudáfrica se registraron 2.442 (véase el estudio). Considerando los efectos nocivos para el acceso a medicamentos desde 2011, organizaciones de la sociedad civil en defensa del derecho a la salud han liderado una campaña para arreglar la ley de patentes de Sudáfrica, exigiendo el examen de las solicitudes de patente (p. Ver aquí, aquí y aquí).Además de comprometer nuestra soberanía, la medida debe tener su impacto económico, político y jurídico, cuidadosamente evaluado. Podemos, además, estar colocando una pala de cal en sectores importantes de nuestra industria de capital nacional.
Como destaca la Manifestación de la Asociación Brasileña de la Industria de Química Fina, Biotecnología y sus Especialidades (Abifina), un decreto en los moldes divulgados, además de inconstitucional, viola tratados comerciales internacionales y se reviste de ilegalidad.
De acuerdo con el MDIC, una de las posibilidades estudiadas fue la de contratación de 687 nuevos servidores, lo que permitiría analizar los procesos pendientes en aproximadamente ocho años, pero no está siendo considerada por implicar costo superior a R $ 1 mil millón con salarios en ese período. Con certeza, una mayor permisividad en la anuencia de patentes pendientes va a generar costos muy superiores a ese.
Al final, ¿cuánto vale una patente? ¿Cuánto cuesta para Brasil pagar productos bajo monopolio, que no tienen competencia y que podrían obtenerse con precios a menudo inferiores?El Grupo de Trabajo sobre Propiedad Intelectual de la Red Brasileña por la Integración de los Pueblos (GTPI / Rebrip), colectivo de organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales, activistas e investigadores, que desde 2003 viene actuando en el tema de la propiedad intelectual y el acceso a la salud En Brasil, representando a 17 entidades, también ya se manifestó en Carta Abierta al Ministro del MDIC, así finalizada: “Manifestando profunda preocupación y reafirmando nuestro compromiso de trabajar para dotar a Brasil con el mejor análisis de patentes posible, un análisis que defienda El interés público, que tenga en cuenta que el monopolio sólo debe concederse si realmente la tecnología se demuestra merecedora, repudiamos vehemente el decreto arriba mencionado.
El retraso en el examen de patentes de Brasil sólo podrá ser solucionado con políticas públicas serias y transparentes y no con medidas mediáticas que atienden tan sólo el interés de las grandes corporaciones transnacionales “.Nos sumamos a las voces de esos grupos y expresamos nuestra profunda preocupación por los desdoblamientos de esta decisión gubernamental, contraria a los esfuerzos de garantía del acceso a medicamentos en el sistema público de salud.Recordemos que hoy existen al menos 16 proyectos de ley que tramitan en el Congreso Nacional que alteran la Ley 9.279 / 1996 (Ley de Propiedad Industrial), para mejor o para peor.
El análisis de estas alteraciones representa una necesidad urgente, en lugar de buscar soluciones extraordinarias que, al mismo tiempo que apresuran procedimientos que necesitan una reflexión profunda, pueden favorecer un mostrador de negocios en el que se trata de intereses muy distantes de los de la Salud Pública, A la mejora de las condiciones de vida de nuestras poblaciones.
El mundo y la prensa internacional ven, hoy, un Brasil muy distante de aquel que ya admiraron en pasado reciente, pautado por nuestra Constitución, que define la salud como derecho de todos y deber del Estado.

 * Investigadores del Departamento de Política de Medicamentos y Asistencia Farmacéutica (NAF) de la ENSP / Fiocruz

Origen: Observatorio Sudamericano de Patentes : Patentes por decreto: Brasil a contramano

Deja un comentario