EEUU: Las ventas del sector farmacéutico podrían caer en 390.000 millones hasta 2022

La consultora EvaluatePharma ha recortado las previsiones de ventas globales para la industria farmacéutica ante los indicios que apuntan a una relajación de la inflación en los precios de los medicamentos en EEUU.

Hace unos días, EvaluatePharma anunció que, por primera vez en una década, había recortado sus previsiones de ingresos globales para las farmacéuticas debido a una posible caída en las ventas de 390.000 millones de dólares para el periodo entre 2017 y 2022.

“El contínuo control político y de la opinión pública sobre el precio de los nuevos y de los viejos medicamentos no va a desvanecerse, y ahora empezamos a notar las consecuencias”, explica Antonio Iervolino, responsable de previsiones de Evaluate.

A las farmacéuticas les resulta cada vez más difícil convencer a las aseguradoras y al Gobierno de EEUU de pagar precios exagerados por sus productos, como demuestra la caída en las ventas de nuevos medicamentos como Repatha de Amgen y Praluent de Sanofi.

Algunos grupos farmacéuticos, como AbbVie, Allergan, Novo Nordisk y Sanofi se han comprometido a limitar los incrementos en los precios que se producen anualmente. No obstante, la respuesta no siempre ha sido la misma: este mes, Pfizer aumentó el precio de venta de más de 90 medicamentos, aplicando la habitual subida anual del 20%.

Iervolino aseguró que el aumento de los costes de colocar un nuevo medicamento en el mercado-unos 4.000 millones de dólares en los próximos diez años- añadiría “más presión a la productividad de la industria y a su sostenibilidad a largo plazo”.

El informe es la confirmación de que la inflación de los precios de los medicamentos está perdiendo fuerza tras años de presiones que se intensificaron tras conocerse que la empresa del ejecutivo Martin Shkreli compró Daraprim, un medicamento para tratar a pacientes de cáncer y VIH, y aumentó su precio de 13,50 a 750 dólares la pastilla.

Un reciente informe del grupo de investigación SSR sugería que los precios cayeron en el primer trimestre al contabilizar los descuentos y los reembolsos.

El precio de catálogo de los fármacos de marca por prescripción médica creció un 6,5% en el primer trimestre del año, según SSR, frente al 10,9% en el mismo periodo de 2016. los precios netos después de descuentas cayeron un 1,2% frente a la inflación del 4,1% en el primer trimestre del año pasado.

Sin embargo, muchos pacientes tendrán la sensación de que el coste de los medicamentos sigue subiendo, ya que la suma que tienen que desembolsar está vinculada al precio de catálogo de los fármacos, que no incluye descuentos.

Actualmente, Washington está poniendo un mayor énfasis en los precios de los medicamentos debido al intenso debate entre los republicanos sobre cómo reformar el sistema sanitario estadounidense.

Deja un comentario