¿Por qué el Aceite de Coco es tan bueno?

Por el Dr. Mercola

A pesar de que se han realizado más de 1700 estudios médicos1 sobre el aceite de coco, continúa siendo desprestigiado, sobre todo porque el 90 % de su contenido graso son grasas saturadas. Sin embargo, las grasas saturadas y en particular el aceite de coco, son una parte fundamental en la alimentación humana.

Durante décadas, hemos tenido la falsa creencia de que las grasas saturadas son una de las principales causas de las enfermedades cardiacas. Las investigaciones sugieren que no hay evidencia significativa que demuestre que las grasas saturadas obstruyen las arterias o que aumentan el riesgo de sufrir un ataque cardiaco o infarto.

De hecho, ciertos tipos de grasas saturadas, incluido el aceite de coco, son necesarias para gozar de una salud óptima.

Si ha creído en la publicidad difundida por los medios de comunicación que afirma que las grasas saturadas no son saludables y aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, reconsidere su postura. Si ha estado evitando el aceite de coco, descubrirá que en realidad tiene muchas propiedades beneficiosas que hacen que valga la pena añadirlo a su alimentación.

Desde luego, si se ha mantenido lejos del aceite de coco porque le dieron la idea errónea de que engorda, merece saber que en realidad puede ayudarle a bajar de peso, en lugar de aumentarlo. Dicho esto, si es alérgico al aceite de coco o sólo no le agrada el sabor, entonces mejor no lo utilice.

Quienes han Utilizado Aceite de Coco se Desarrollan con Éxito

No es ningún secreto que durante milenios, los productos de coco, y en particular el aceite de coco, han sido utilizados por ciertas poblaciones alrededor del mundo. En lugares donde el aceite de coco se consume como parte de la alimentación estándar, las personas parecen desarrollarse con éxito. Entonces, ¿qué saben ellos sobre el aceite de coco que quizás usted no?

Por ejemplo, en las poblaciones polinesias como Pukapuka y Tokelau donde las personas consumen mucho coco, su alimentación como tal tiende a ser rica en grasas saturadas y baja en colesterol y azúcar. Los investigadores descubrieron que “las enfermedades cardiovasculares son poco comunes en ambas poblaciones y no hay evidencia de que el alto consumo de grasas saturadas tenga un efecto perjudicial”.2

Otro estudio3 se centró en el pueblo kitevan en Papua Nueva Guinea, cuyo estilo de vida y alimentación de supervivencia han permanecido sin la influencia de los malos hábitos alimenticios del mundo occidental. Además de consumir mucho pescado, frutas y tubérculos, las personas también consumen coco como un alimento básico prominente.

Ninguna de las personas involucradas en el estudio reportaron derrames cerebrales, muerte repentina, dolores en el pecho o malestares a causa de la enfermedad coronaria (CHD, por sus siglas en inglés). De hecho, los investigadores concluyeron que los accidentes cerebrovasculares y la cardiopatía coronaria parecían estar ausentes en esta población.

Con base en estos dos estudios, podemos inferir que incluir bastante aceite de coco a la alimentación tradicional de todo el mundo contribuye positivamente a la salud y bienestar de quienes lo consumen.

Según el Dr. Bruce Fife, autor de “The Coconut Oil Miracle” y director del Coconut Research Center en Colorado Springs, Colorado:4

“Las personas asiáticas y polinesias que mantienen al coco y aceite de coco como parte de su alimentación diaria tienen las tasas de enfermedades cardiacas más bajas del mundo. Algunas de estas personas reciben hasta el 50 % de sus calorías diarias totales en forma de grasas saturadas, principalmente del aceite de coco.

Si el aceite de coco provocara enfermedades del corazón, como algunas personas solían creer, todos estos isleños habrían muerto desde hace siglos. Aquellas poblaciones que consumen grandes cantidades de aceite de coco tienen una salud cardiovascular notablemente buena.

Y no presentan los ataques cardiacos ni derrames cerebrales que son característicos de los países occidentales donde rara vez se utiliza aceite de coco.

La Medicina Convencional Dice que Todas las Grasas Saturadas son Iguales

En la medicina convencional occidental, el aceite de coco se enfrenta a algunos duros críticos menos convencidos de sus beneficios para la salud. Andrew Freeman, director del grupo de trabajo sobre nutrición y estilo de vida del American College of Cardiology, sugirió a CBS News que el aceite de coco no es más que una moda pasajera, y que desearía que pasara.5

“Las personas parecen estar comiéndolo y bebiéndolo en todo—lo añaden al café, cocinan sus verduras con él–y está proporcionándoles grandes cantidades de grasa.

No es un aceite recomendado por ninguna de las normas que conozco. En general, puede contribuir al riesgo de enfermedades cardiovasculares debido a su demasiado alto contenido de grasas saturadas.

La alimentación estándar de los Estados Unidos… ya es alta en grasas y está llena de carnes procesadas y queso, y ahora todos están añadiéndole aceite de coco; vamos en la dirección equivocada”.

Libby Mills, dietista, nutricionista y portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética de los Estados Unidos, dice que el aceite de coco es un poco de todo, aunque entiende porqué se está volviendo tan popular.6

“Como sociedad, siempre estamos en busca de un remedio universal–el producto único que realmente lo repare todo. Aunque algunas de las investigaciones son prometedoras y los aceites MCT (triglicéridos de cadena media) en el aceite de coco son muy atractivos, por desagracia vienen envueltos en muchas grasas saturadas”.

¿Cómo se Diferencia de Otras Grasas Saturadas?

De lo que Freeman y otros no se dan cuenta es que el aceite de coco es diferente a otros tipos de grasas saturadas. Por ejemplo, la grasa saturada que contiene el aceite de coco es diferente a las que se encuentran en los aceites vegetales, carne y queso.

Mientras que esas grasas son conocidas como grasas de cadena larga, alrededor de dos tercios de las grasas del aceite de coco son grasas de cadena media, también conocido como triglicéridos de cadena media (MCT por sus siglas en inglés).

Las grasas de cadena larga se digieren lentamente y se absorben a través de la pared intestinal en donde se combinan con grupos de grasas y proteínas llamadas lipoproteínas. Estas lipoproteínas se distribuyen a través del cuerpo por medio del torrente sanguíneo.

El cuerpo metaboliza los MCT, como el aceite de coco, de manera diferente a otras grasas. Por lo general, las grasas ingeridas primero deben mezclarse con la bilis que libera la vesícula biliar, después deben ser digeridas por las enzimas pancreáticas. Y sólo hasta entonces pueden descomponerse en el sistema digestivo.

Sin embargo, los MCT no requieren la acción de la bilis ni de las enzimas pancreáticas para ser digeridos. Una vez que llegan al intestino, se esparcen en el torrente sanguíneo a través de la membrana intestinal. Desde ahí, se transportan directamente hacia el hígado, que naturalmente los convierte en cetonas.

Después el hígado libera las cetonas de regreso hacia el torrente sanguíneo, en donde son transportadas a todo el cuerpo.

Los MCT, en particular, se encuentran rápidamente disponibles después haber sido ingeridos y se utilizan como energía, y no para ser almacenados como grasa. Los MCT incluso pueden atravesar la barrera hematoencefálica para suministrar energía al cerebro.

Esta es una de las razones por las que se cree que el aceite de coco tiene efectos positivos en las personas que sufren la enfermedad de Alzheimer.

El Aceite de Coco Contiene Cuatro Tipos de MCT

Como regla general, entre más corta sea la cadena de carbono de los MCT, más eficazmente se convertirán en cetonas, que son una fuente excelente de energía limpia para el cuerpo–mucho más preferible que la glucosa, ya que las cetonas producen especies del oxígeno mucho menos reactivas que generan muchos radicales libres peligrosos.

Los MCT se pueden dividir en cuatro grupos con respecto a la longitud de su cadena de carbono:7

  • 6 carbonos (C6), ácido caproico
  • 8 carbonos (C8), ácido caprílico
  • 10 carbonos (C10), ácido cáprico
  • 12 carbonos (C12), ácido láurico

El aceite de coco proporciona una combinación de todas las grasas de cadena media, es decir, incluye grasas C6, C8, C10 y C12, la última de ellas (ácido láurico) representa más del 40 % de la grasa del aceite de coco. (La excepción es el aceite MCT, que es aceite de coco fraccionado o aceite de palma, el cual contiene sobre todo grasas C8 y C10.)8

Todos estos ácidos grasos proporcionan beneficios. Sin embargo, los ácidos grasos caprílico y cáprico aumentan los niveles de cetonas de manera mucho más eficaz.

El ácido láurico es más conocido por sus propiedades antibacterianas, antimicrobianas y antivirales. Por otro lado, los MCT de cadena más corta, se convierten en cetonas de forma mucho más fácil y son un excelente combustible mitocondrial. Las cetonas también ayudan a suprimir la grelina (es decir, la hormona del hambre) y potencian otra hormona que envía al cerebro la señal de que está lleno.

La mayoría de las marcas comerciales de aceite MCT contienen una combinación de grasas C8 y C10 de alrededor de 50/50.

En lo personal, a pesar de ser más costoso, prefiero que sólo contengan grasas C8 (ácido caprílico) debido a que se convierte en cetonas mucho más rápidamente que las grasas C10, y pueden ser más fáciles de digerir.

Dicho esto, en general, el aceite de coco es una opción menos costosa y se puede utilizar fácilmente para cocinar cualquier tipo de alimentos y en otros usos para el hogar.

¿El Aceite de Coco Engorda?

Un estudio realizado en 40 mujeres con obesidad abdominal, reveló efectos positivos relacionados con el consumo de aceite de coco.9

Después de 12 semanas, las mujeres que consumían aceite de coco todos los días mostraron una reducción en la circunferencia de su cintura, en comparación con el grupo que consumió aceite de soya.

Además, el aceite de coco aumentó el HDL de los participantes (lipoproteína de alta densidad) o colesterol “bueno”, y bajó su proporción de LDL (lipoproteína de baja densidad) o colesterol “malo”.

El aceite de soya provocó una reducción del HDL. Aunque pareciera contradictorio incluir grasas en su alimentación con el fin de bajar de peso, el Dr. Bruce Fife, dice:10

“Agregar grasas en su alimentación puede ser la clave para lograr bajar de peso con éxito. En realidad, una alimentación baja en grasas provoca el aumento de peso, y es una de las razones de nuestra actual epidemia de obesidad.

Es posible que baje de peso temporalmente al utilizar estas dietas, sin embargo, a largo plazo terminará recuperando ese peso de nuevo y subiendo un poco más. De hecho, los estudios demuestran que el 95 % de las personas que optan por las dietas bajas en grasas, finalmente vuelven a subir todo ese peso.

¡Es una tasa de fracaso del 95%! Debería ser evidente que lo que hemos estado haciendo no está funcionando. … La grasa también sacia el hambre de modo que no sienta que se está muriendo de hambre, es decir, se siente satisfecho.

De hecho, con la cantidad adecuada de grasas, no sentirá hambre incluso al reducir su consumo total de calorías. Su metabolismo y niveles de energía siguen siendo elevados. Se siente mucho mejor y obtiene mejores resultados”.

Mi nuevo libro, “Fat for Fuel“, explica muchos de los beneficios para la salud relacionados con una alimentación rica en grasas saludables, incluido el aceite de coco.

De hecho, se ha demostrado que la dieta cetogénica, que se caracteriza por el bajo consumo de carbohidratos netos y el alto consumo de grasas, tiene efectos positivos sobre muchas enfermedades crónicas, incluido el cáncer, y puede mejorar significativamente sus probabilidades de bajar de peso.

En el New York Obesity Research Center de la Universidad de Columbia, se realizó un estudio con 49 hombres y mujeres que padecían sobrepeso, los investigadores señalaron que los participantes que consumían aceite MCT perdieron más peso que los que consumían aceite de oliva. Los investigadores informaron:11

“El consumo de aceite MCT como parte de un plan para bajar de peso mejora la pérdida de peso en comparación con el aceite de oliva y por lo tanto puede incluirse con éxito a una dieta de pérdida de peso. Pequeños cambios en la calidad de la grasa que se consume, pueden ayudar a estimular la pérdida de peso”.

¿Está Familiarizado con los Beneficios del Aceite de Coco?

Si no ha tenido la oportunidad de explorar todos los extraordinarios usos del aceite de coco, esta podría ser una agradable sorpresa. A diferencia de otras grasas saturadas, el aceite de coco no contiene ácidos grasos trans.

El aceite de coco no se oxida al ser calentado por lo que es ideal para cocinar y hornear; además, se puede almacenar durante mucho tiempo sin hacerse rancio. Más allá de estas cualidades intrínsecas, el aceite de coco tiene muchos beneficios algunos de los cuales le podrían sorprender.

El ácido láurico representa aproximadamente la mitad de los ácidos grasos que hay en el aceite de coco. Cuando el ácido láurico es digerido, se transforma en un monoglicérido llamado monolaurina. Tanto el ácido láurico como la monolaurina ayudan a liberar el intestino de patógenos dañinos como bacterias, virus, hongos y parásitos.

Estas sustancias han demostrado matar la bacteria Staphylococcus aureus y la Candida albicans, una fuente común de infecciones por levaduras.12 El aceite de coco también es útil en infecciones por hongos como el pie de atleta y la tiña.

La European Journal of Pediatrics informó que las investigaciones sugieren que una mezcla de aceite de coco y anís es casi el doble de eficaz que la loción de permetrina comúnmente recetada (y tóxica) para el tratamiento de los piojos.13

Los Efectos del Aceite de Coco Sobre la Función Cerebral

Como se mencionó antes, los MCT que se encuentran en el aceite de coco se digieren a través del hígado, el cual crea cetonas que proveen energía directamente al cerebro.

Las investigaciones que se centran en determinar el efecto de un agente cetogénico en personas con Alzheimer de leve a moderado, sugieren que el consumo de MCT brinda algunos beneficios con respecto al deterioro cognitivo:14

“En los ensayos a pequeña escala realizados en seres humanos, el consumo de MCT estimuló la cognición en personas con deterioro cognitivo y formas leves de enfermedad de Alzheimer después de una sola dosis, aunque no todos mejoraron con el tratamiento de MCT, aquellos con cierto perfil genético, experimentaron una notable mejora”.

Las cetonas son la fuente de energía preferida por el cerebro en personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer, Parkinson e incluso quizás esclerosis lateral amiotrófica, debido a que en estas enfermedades ciertas neuronas se hicieron resistentes a la insulina o han perdido la capacidad de utilizar la glucosa de manera eficiente, como resultado, las neuronas van muriendo poco a poco.

Las cetonas pueden rescatar estas neuronas, lo que les permite sobrevivir y progresar. Un estudio promovió los efectos positivos del éster de cetona en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, y se observaron mejoras en el comportamiento del paciente, la cognición y el desempeño de sus actividades diarias.15

El Aceite de Coco Previene las Enfermedades Cardíacas y la Hipertensión

En los Estados Unidos, las enfermedades del corazón son la principal causa de muerte, éstas incluyen ataques cardíacos, derrames cerebrales y otras enfermedades cardiovasculares.

Cada 34 segundos una persona en los Estados Unidos, sufre un ataque cardiaco y cada 60 segundos alguien muere a causa de un incidente relacionado con las enfermedades cardíacas.16

A pesar de lo que le hayan hecho creer, las grasas saturadas como las del aceite de coco no son las culpables del incremento de casos de cardiopatía coronaria. Por el contrario, el aceite de coco:

  • Aumenta el colesterol HDL
  • Ayuda a convertir el colesterol LDL en colesterol bueno
  • Fomenta la salud del corazón y disminuye su riesgo de padecer enfermedades cardiacas debido al aumento de HDL17

Utilice Aceite de Coco para Prevenir la Enfermedad Periodontal y las Caries

Con frecuencia he mencionado que el oil pulling con aceite de coco es una excelente manera de limpiar y eliminar las bacterias perjudiciales de la boca. Esta técnica es especialmente beneficiosa si ha sido diagnosticado con enfermedad periodontal.

Debido a su gran concentración de MCT antibacterianos, el aceite de coco es ideal para el oil pulling. Uno de los efectos secundarios positivos de utilizar el aceite de coco es que también blanquea los dientes de forma natural. Este es un hábito de higiene oral que realizo todos los días.

Aceite de Coco para el Cuidado Personal y Repelente de Insectos

El aceite de coco no sólo es un alimento útil, también puede ser un excelente producto de cuidado personal. Estas son otras maneras de utilizar el aceite de coco:

  • Aplíquelo sobre piel seca o agrietada y tendrá un alivio inmediato
  • Utilícelo como limpiador facial, bálsamo labial o desmaquillante
  • Pruébelo como loción de afeitar; sus propiedades antisépticas aliviarán cualquier cortada o rasguño
  • Aplíquelo sobre el cabello seco y sin vida durante 15 minutos para ayudar a restaurar la hidratación y el brillo perdido

Además, aunque el aceite de coco no proporciona el sabor a menta que deja la mayoría de las pastas dentales, cepillarse los dientes con aceite de coco antes de dormir ayuda a matar las bacterias que causan placa y otros problemas. Si extraña el sabor a menta, sólo necesita agregar una gota de aceite esencial de menta.

Si desea más consistencia, mezcle un poco de bicarbonato de sodio. Si está buscando un desodorante natural que le dé una protección duradera sin los posibles riesgos para la salud del aluminio añadido, mezcle los siguientes ingredientes y aplíquelo con el fin de limpiar sus axilas:

  • 3 cucharadas de aceite de coco orgánico
  • 3 cucharadas de maicena o polvo de arrurruz libre de transgénicos
  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • 2 gotas de aceite esencial de su elección, o una pizca de clavo en polvo

Como repelente de insectos, una excelente receta es combinar aceite de coco con un aceite esencial de alta calidad como menta, bálsamo de limón, romero, árbol de té o vainilla. Es una buena alternativa a los aerosoles tóxicos como el DEET y además huele mucho mejor.

Origen: ¿Por Qué el Aceite de Coco es tan Bueno para Usted?

Deja un comentario