El verdadero cartel farmacéutico 

Resultado de imagen

Por HÉCTICO ROJAS PICCARDO

 

Señor Director:

Hace unos días fue publicado el artículo “El Cartel Farmacéutico en Chile”, donde se plantea erróneamente que el problema de los altos precios de los medicamentos en Chile, superiores a los que se cobran en Estados Unidos o Europa, es responsabilidad exclusiva de las farmacias.

Lo cierto es que su origen se encuentra en los elevados precios que cobran los laboratorios -la mayoría extranjeros- a las farmacias y cadenas de farmacias por medicamentos que entregan por un valor mucho menor al mismo Estado chileno. Lo anterior se puede graficar claramente con el siguiente ejemplo: el medicamento Eutirox (Levotiroxina), que combate el hipotiroidismo, en su formato de cien comprimidos, la Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast) lo ha comprado a su laboratorio fabricante hasta por $ 300 + IVA. Sin embargo, a las farmacias el mismo laboratorio se lo vende a $9.000 y estas lo ponen a disposición de los consumidores por $ 12.000.
Otro ejemplo de los tantos que demuestran que somos uno de los países con los medicamentos más caros, es Imuran (Azatioprina) 50 mg. x 100 comprimidos, inmunosupresor de uso común en personas transplantadas: Cenabast lo adquiere por $10.000 + IVA, las farmacias en un costo no menor a $50.000 + IVA.

Las farmacias en promedio marginan entre un 15 a 20%, por lo tanto allí claramente no reside la razón de los altos precios de los medicamentos en el país, sino en el 1000% que marginan los laboratorios. La justificación para estos abusos contra los consumidores -según lo han indicado los propios laboratorios-, radica en sus elevados gastos en investigación y marketing o que Chile, por tener uno de los ingresos per cápita más alto de Latinoamérica, merece estos precios. Pero estas excusas no alcanzan para explicar porqué son más baratos en el resto del mundo, especialmente en Europa.

Lamentablemente, en este verdadero negociado de la salud, también han cumplido un rol negativo los gobiernos y el Congreso. Las farmacias a través de sus recetarios magistrales pueden preparar y vender medicamentos a precios mucho más económicos a los pacientes, mezclando simplemente los componentes activos. El resultado es un producto similar al del medicamento producido por un laboratorio y que este expende a un valor mucho mayor.
Como ejemplos se puede citar a Arava (Leflunomida) 20 mg. x 30 comprimidos, de amplio uso en artritis reumatoide y psoriásica activa: su precio promedio a público es de $77.000, en preparado magistral como Leflunomida su precio no superaría los $7.000. A su vez, Femara (Letrozol) 2,5 mg. x 30 comprimidos: precio a público $161.000, en recetario magistral como Letrozol $15.000. Este medicamento trata el cáncer de mama.
Ejemplos como los anteriores se podrían señalar cientos.

Sin embargo, a través del decreto 79 del 2010, se les impusieron enormes restricciones a las farmacias para elaborar recetas magistrales, de manera que no interfirieran con los intereses comerciales de los grandes laboratorios (tal como lo demostró una investigación reciente de la Cámara de Diputados). Ver link 
Asimismo, la actual Ley de Fármacos tiene artículos que eliminarían la pobre. pero esencial competencia de laboratorios nacionales o de las farmacias que importan medicamentos no existentes en el país o cuyo elevado costo imposibilita su acceso para los enfermos. Entre estos ejemplo está Afinitor (Everolimus) 10 mg. x 30 comprimidos, para tratamiento del carcinoma renal, cuyo valor promedio en Europa alcanza a $1.285.000 y el mismo fármaco, bajo la misma marca comercial posee en Chile un valor de $3.712.000. Otro caso es el medicamento Sinogan (Levomepromazina) 25 mg. x 20 comprimidos, antipsicótico, cuyo valor en Europa es de $1.150. En Chile los enfermos deben pagar $20.990 por él…

Con estos antecedentes, los consumidores y consumidoras deben tener claro que el verdadero “cartel farmacéutico” lo integran los laboratorios que obtienen utilidades de miles de millones de dólares. Y que este será aún más monopólico si se aprueba la Ley de Fármacos II actualmente en el Congreso.

Héctor Rojas Piccardo
Presidente Asociación
de Farmacias Independientes
AFFI

Origen: El verdadero cartel farmacéutico – El Mostrador

Deja un comentario