Una nueva forma de frenar el crecimiento de las células cancerosas

El cáncer es una enfermedad extremadamente compleja, pero su definición es bastante simple: es el crecimiento anormal e incontrolable de las células. Investigadores del Centro de Biología ARN de la Universidad de Rochester han identificado una nueva forma de potencialmente enlentecer las células de rápido crecimiento que caracterizan a todos los tipos de cáncer. Los hallazgos, publicados hoy en la revista Science y financiados por los Institutos Nacionales de Salud, se hicieron en células de cáncer de riñón y de cuello uterino en el laboratorio y están muy lejos de ser aplicados en las personas. Pero, podrían ser la base de una opción de tratamiento en el futuro, dijeron los autores.

Cáncer: el ciclo celular ha ido mal

Todas las células pasan por el “ciclo celular”, una serie de eventos que culminan en el crecimiento ordenado de las células y la división. En el cáncer, el ciclo celular está fuera de control; Las células se dividen sin detenerse e invaden los tejidos circundantes.

Los investigadores identificaron una proteína llamada Tudor-SN que es importante en la fase “preparatoria” del ciclo celular, el período en que la célula se prepara para dividirse. Cuando los científicos eliminaron esta proteína de las células, utilizando la tecnología de edición de genes CRISPR-Cas9, las células tardaron más en prepararse para la división. La pérdida de Tudor-SN ralentizó el ciclo celular.

“Sabemos que Tudor-SN es más abundante en las células cancerosas que en las células sanas, y nuestro estudio sugiere que la orientación de esta proteína podría inhibir el rápido crecimiento de las células cancerosas”, dijo Reyad A. Elbarbary, Ph.D., autor principal del estudio y profesor asistente de investigación en el Centro de Biología del ARN y del departamento de Bioquímica y Biofísica de la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad de Rochester.

Elbarbary, que trabaja en el laboratorio de Lynne E. Maquat, una experta de renombre mundial en biología de ARN, añade que existen compuestos que bloquean la Tudor-SN, que podrían ser buenos candidatos para una posible terapia.

Poniendo los frenos en el crecimiento celular

El equipo de Maquat descubrió que Tudor-SN influye en el ciclo celular mediante el control de microRNAs, moléculas que afinan la expresión de miles de genes humanos.

Cuando Tudor-SN se elimina de las células humanas, los niveles de docenas de microRNAs suben. El aumento de la presencia de microRNAs frena los genes que estimulan el crecimiento celular. Con estos genes en la posición “apagado”, la célula se mueve más lentamente desde la fase preparatoria hasta la fase de división celular.

“Debido a que las células cancerosas tienen un ciclo celular defectuoso, perseguir factores involucrados en el ciclo celular es un camino prometedor para el tratamiento del cáncer”, señaló Maquat, director del Centro de Biología ARN.

Maquat y Elbarbary han presentado una solicitud de patente para los métodos dirigidos Tudor-SN para el tratamiento y la prevención del cáncer. Los próximos pasos de la investigación incluyen entender cómo Tudor-SN trabaja en concierto con otras moléculas y proteínas para que los científicos puedan identificar los fármacos más apropiados para apuntarlo.

Keita Miyoshi, científico del personal en el laboratorio de Maquat, sirvió como autor principal del estudio con Elbarbary. Jason R. Myers y John M. Ashton, del Centro de Investigación de Genómica UR que desempeñó un papel instrumental en el análisis del estudio

Deja un comentario