España: Los medicamentos biosimilares, más que el futuro, son el presente

El Congreso Nacional de la FEFE aborda la necesidad de avanzar en la implantación de los fármacos biológicos y la reivindicación del papel de las farmacias en su dispensación

Son los medicamentos biológicos y biosimilares el futuro de la farmacia? ¿O ya son el presente? El XIV Congreso Nacional de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), que se celebra en Gijón, dedicó una de sus mesas redondas a estos fármacos que, de momento, solo representan el 0,5% de la cuota de mercado y que aún tienen un largo camino por recorrer en España. El tesorero de la FEFE, Jose María del Campo, se encargó de moderar las intervenciones que se centraron, principalmente, en el papel que tendrán realmente las farmacias en la dispensación de este tipo de medicamentos que, según la jefa del área de Información a Profesionales y Publicidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, María Teresa Cuesta, están recorriendo el mismo camino que en su día los genéricos.

“Llevamos una década con los biosimilares y aún queda bastante camino por delante pero está siendo el camino correcto”, consideró, indicando que requieren de un esfuerzo común “para que sea una meta de la que todos nos beneficiemos”. Las farmacias, en este sentido, quieren estar en ese camino. “No le veo futuro a la farmacia sin estos medicamentos”, aseguró la farmacéutica comunitaria Yolanda Tellaeche, también miembro del consejo rector del grupo Cofares, para quien ahora debería ser el momento de las propuestas” por parte de la Administración sanitaria.

“Lo que no es de recibo es que los medicamentos caros estén solo en el hospital por el hecho de retrasar los pagos a los suministradores”, aseguró el catedrático de Farmacología y director del departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Alcalá, Francisco Zaragozá, arrancando los aplausos de los presentes y dejando claro también que los fármacos biológicos y biosimilares “ya son el presente” aunque para que algunos se dispensen en las farmacias aún deberán acometerse revisiones que los optimicen según le venga mejor al Sistema Nacional de Salud y “sobre todo a los pacientes”.

Y si son el presente es porque pocas compañías farmacéuticas se mantienen en “sus torres de marfil como al principio, cuando generaban dudas y recelos”. De hecho, solo dos grandes multinacionales no tienen divisiones para este tipo de fármacos que, en opinión de Zaragozá, requieren una formación específica para quienes los prescribe y para quienes los dispensan. “Tenemos que estar mejor preparados”, dijo, explicando también que en la Comunidad de Madrid ya se están manteniendo encuentros (la primera reunión formal será el próximo 23 de mayo) en relación precisamente con la formación y con la revisión de las estructuras hospitalarias en algunos casos. “Tras la reticencias iniciales ahora estamos en una situación de tránsito”, consideró Zaragozá, para quien deberían arbitrarse fórmulas creativas para que el coste de estos fármacos sea sostenible.

Estudiar entre todos

En todo caso, Cuesta, como representante de la Administración sanitaria, quiso dejar claro que el interés en los biosimilares existe y que si no se han dado más pasos en el camino es porque aún hay pocos y, por sus especiales características, son aún muy complejos. “También nos tienen que poner en la mesa los temas a estudiar. La industria tiene que hacer el esfuerzo de ponernos a debatir y a estudiar entre todos”, señaló, considerando un “error” asegurar que no interesan a la Administración por su coste puesto que “derivan de un producto biológico que ya existe y, si ya ha expirado la patente, es más barato, pero la investigación es más compleja porque tienen que realizarse muchos estudios y autorizaciones”.

También Joaquín Rodrigo, de Iberia Country Head, aseguró que, pese a que aún sean pocos los nuevos fármacos biológicos, “la farmacia tiene más campo que la sanidad con estos medicamentos”, sobre todo en los de tipo subcutáneo y oral, además de que deberían revisarse las fórmulas actuales de ordenación farmacéutica y materia económica para tener en cuenta los costes de los medicamentos. Por su parte, el jefe de Departamento de Medicamentos de Uso Humano de la Agencia Española de Medicamentos (AEMPS), Antonio Blázquez, consideró que el esfuerzo debe localizarse en el ámbito hospitalario y las farmacias. Tellaeche, al respecto, insistió en que debe existir un equilibrio: “El futuro pasa por no tener una sanidad de compartimentos estanco, de mantenimiento de poder y estatus. Eso ya pasó a la historia”, dijo, indicando que para innovar lo lógico es coordinarse y cooperar, con protocolos de activación claros en determinadas patologías. “Estos fármacos no van a más porque no interesa por su coste económico”, zanjó.

Origen: Los medicamentos biosimilares, más que el futuro, son el presente

Deja un comentario