España: Los medicamentos del Hospital Sant Joan, gestionados por un robot

El servicio de Farmacia, donde trabaja una veintena de profesionales, es pionero en utilizar un sistema robotizado para la dispensación y almacenamiento de sus medicinas

Detalle de la máquina encargada de dispensa y almacenar las medicinas del Hospital Sant Joan. Foto: Alfredo González

 Por: Joan Morales

El servicio también dispensa al exterior medicamentos de enfermedades crónicas como el sida

Una veintena de profesionales -entre farmacéuticos, personal técnico y administrativos- y un robot hacen posible que cada día se dispensen unas 6.000 unidades de medicamentos en el Hospital Sant Joan de Reus. El servicio de Farmacia Hospitalaria del hospital reusense es pionero en la implantación de un sistema robotizado que hace más fácil el trabajo de los profesionales sanitarios del centro, especialmente del personal de enfermería, encargado de distribuir cada día la medicación en las plantas.

Este servicio, tal y como explica su directora, Pilar Salvador, lleva a cabo diferentes funciones relacionadas con la gestión y la logística de los medicamentos del hospital. En primer lugar «nos encargamos de seleccionar qué tipo de medicamento vamos a utilizar. Aquí no tenemos todas las marcas de un medicamento en concreto, sino que trabajamos con genéricos. Por eso lo que hacemos es elegir el principio activo de cada medicamento», explica Salvador.

Otra de las funciones del servicio de Farmacia es la de ser «el garante y responsable de toda la medicación, tanto de su compra, como de su almacenamiento y dispensación», comenta la directora del servicio, quien añade que «una vez ya hemos comprado el medicamento al mejor precio, nos encargamos de mantenerlo en las mejores condiciones de almacenamiento, y aquí es importante el trabajo que realizamos con el sistema robotizado, que también es clave en la dispensación interna a los pacientes ingresados, las unidosis».

Esta es la sala donde está el robot de dispensación y almacenaje de medicamentos. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

La cadena de trabajo empieza con la visita del médico en planta, donde prescribe un medicamento. El servicio de Farmacia lo valida e, informáticamente, lo pasa al robot para que éste lo prepare y lo deje listo para su distribución en planta, cada día sobre las 15 horas. Salvador recuerda que este sistema robotizado tiene muchas ventajas. «Si hay algo que no se usa de devuelve y se reutiliza. Además, cada dosis unitaria, cada pastilla, está embolsada con un código único de barras que permite conocer su trazabilidad. No se transcribe nada, sino que se bebe del sistema informático, donde hay menos errores y más seguridad clínica», explica la directora del servicio.

Además, y aunque todavía no se ha implantado porque está en pruebas, el objetivo es que el personal de enfermería, con una simple lectura del código de barras de la pulsera del paciente y de la bolsa de la pastilla compruebe que está suministrando la medicación correcta a la persona correcta.

Dispensación externa
Además de la dispensación interna, Farmacia también se encarga de la dispensación externa ambulatoria. «Son medicamentos, muy caros, de patologías crónicas que no se pueden conseguir en una farmacia de la calle, que son recetados por especialistas y que requieren de un seguimiento. Como por ejemplo de sida, hepatitis, esclerosis, soriasis, etc.», explica Salvador.

Este servicio también tiene un convenio con los institutos Baix Camp (Reus) y Cal·lípolis (Tarragona) para formar a técnicos de farmacia. Además de acoger a estudiantes de Farmacia de la UAB de último curso.

Origen: diaridetarragona.com – Los medicamentos del Hospital Sant Joan, gestionados por un robot

Deja un comentario