Bélgica: pequeñas farmacias se fusionan para sobrevivir 

 

Farmacias en Bélgica están cerrando y es que su número sería excesivo y su viabilidad comprometida, según recogía la semana pasada un artículo del periódico generalista La Libre Belgique, por lo que el único de camino serían las fusiones, concluye el rotativo. “Hay demasiadas farmacias en Bélgica. Sus números caen y seguirán cayendo. Y así, en lugar de cerrar sus puertas, los farmacéuticos se están asociando para poder competir con las grandes cadenas”.

El modelo en Bélgica permite que cualquier persona pueda ser propietaria de una oficina de farmacia, por lo que existen cadenas, aunque en una proporción reducida con respecto a otros modelos similares. Existen criterios poblacionales que limitan la apertura y debido a su alto número existe una moratoria que no permite que el número de boticas abierto al público sea mayor que el número de farmacias existentes en 1994. Bélgica es, después de Grecia y España, uno de los países europeos con más farmacias por habitante (44 por cada 100.000 habitantes).

“Desde hace veinte años, a través de moratorias y acuerdos anuales, el Estado ha tratado de detener este crecimiento, pero no se ha logrado: en los últimos 5 años ha cerrado una farmacia cada 10 días, ayudado por la aparición de grandes grupos de farmacias que se han tragado muchas de las independientes”, informa La Libre Belgique.

Origen: Bélgica: pequeñas farmacias se fusionan para sobrevivir – Correo Farmacéutico

Deja un comentario