¿Cuántos medicamentos toma al día?

Algunos pacientes toman más drogas de las que necesitan. El problema es que a veces ese exceso puede llevar a eventos adversos, hospitalizaciones y hasta la muerte.

El paso de los años trae achaques y con ellos llegan más medicamentos. Un estudio realizado en Estados Unidos encontró que dos tercios de los beneficiarios del programa Medicare, para mayores de 65 años, tenían 2 o más condiciones crónicas y la mitad tomaba 5 o más pastillas. A estos pacientes se les llama polimedicados. Un 20 por ciento de ellos tomaban en un año 10 o más fármacos o suplementos. Eso no sería problema si no fuera porque se ha encontrado una asociación entre el número de drogas que la gente toma y la aparición de efectos secundarios.

El problema, sin embargo, es que con frecuencia muchas de ellas son innecesarias o pueden interactuar entre sí y generar efectos adversos. Según la Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos se podrían prevenir 400.000 de estos eventos adversos, que les cuestan a los hospitales 3.500 millones de dólares (10,1 billones de  pesos). Según Austin Frakt, economista especializado en salud, al menos 1 de cada 5 pacientes mayores toma medicinas inapropiadas. Esto significa que “pueden vivir sin ella o pueden cambiarla por una más segura”, escribió el experto en un blog del diario The New York Times.

El problema no es exclusivo de Estados Unidos. Un estudio europeo hecho con pacientes al momento en que les daban salida del hospital encontró que 16 por ciento de las prescripciones eran injustificadas. En Colombia la situación es similar. Según una investigación publicada este año en Journal of Pharmacy and Pharmacology, que observó a 143 pacientes hospitalizados en la Clínica Universidad de La Sabana en 2014 durante 6 meses, mostró que el principal error al recetarlos era la omisión. “Se dejó de prescribir un medicamento que el paciente venía tomando con regularidad”, dijo a SEMANA el autor del trabajo, Julio César García, químico farmacéutico, médico internista y farmacólogo clínico de dicha institución.

Según el trabajo de García, en la sobremedicación incide que el médico tratante no tuvo en cuenta los otros medicamentos que otros colegas le habían prescrito anteriormente al paciente, lo cual es importante pues algunos de ellos interactúan con otros. Según Frakt, los diuréticos y los antihipertensivos han sido identificados como potencialmente problemáticos cuando van juntos. También encontró que muchos medicamentos estaban mal indicados “ya fuera porque se prescribió mal la dosis o no lo necesitaba”, dice García. También observó que los pacientes a veces deciden abandonar el tratamiento. “Se aburren de tomar tantas pepas y las dejan porque no entienden su enfermedad y el beneficio que le produce el medicamento”. Otro problema fueron los obstáculos administrativos que interfieren con la toma de los medicamentos: al paciente no le suministraron los prescritos por su médico en la cita ambulatoria.

Un estudio adicional, realizado por García con 230 casos de pacientes que llegan al servicio de urgencias de la Clínica Universidad de La Sabana debido a problemas relacionados con sus medicamentos, mostró que 130 de las complicaciones  aparecieron en aquellos con varias condiciones médicas, lo cual les requirió al menos 48 horas de hospitalización. Alrededor de 200 casos eran moderados, pero 20 de ellos resultaron severos. Dichos problemas le costaron al sistema de salud colombiano cerca de 1.000 millones de pesos. De esta suma, 717 millones corresponden a manejo de efectos prevenibles desde el abordaje ambulatorio y manejables sin hospitalización.

Estos resultados han permitido poner en marcha mejoras para reducir los problemas relacionados con los medicamentos y crear la consulta de farmacología clínica dirigida al paciente polimedicado en dicha institución. De acuerdo con estos hallazgos, García propone que los pacientes con cuatro o más medicamentos de uso crónico deberían someterse a conciliación fármaco-terapéutica, que consiste en relatar al médico las drogas que el paciente toma para que este pueda determinar cuáles interfieren y cuáles no, además de definir cuáles son necesarias en la condición actual de cada paciente. Además incluye educación al enfermo o a su cuidador para que sepa la importancia de tomar a tiempo estos tratamientos, aclarar las dudas con el médico tratante y reportar los efectos secundarios.

Origen: ¿Cuántos remedios toma al día?

Deja un comentario