La marihuana va saliendo del cajón prohibitivo

Por Maribel Ramírez Coronel, Periodista en temas de economía y salud para El Economista.

El uso medicinal de la cannabis sativa, sustancia activa de la marihuana, había sido aprobado por el Senado mexicano; faltaba que la Cámara de Diputados hiciera lo propio. Eso sucedió el viernes pasado. Con ello ya quedó finalmente legalizado en México el consumo de derivados de la marihuana para beneficio terapéutico.

Es un paso significativo reafirmante de un cambio en la tendencia histórica sobre la posición de México en torno a la planta que, en muchos países, empezando por Estados Unidos, está dejando de ser prohibida y criminalizada.

Lo que sigue penalizado en México es la venta de droga e inclusive proporcionarla de forma gratuita en cualquier cantidad. Pero la portación de marihuana para consumo personal quedó despenalizada en México desde el 2009 siempre y cuando no sean más de 5 gramos.

El mayor cambio, sin embargo, es justamente la despenalización terapéutica.

Lo que sigue en este aspecto es que la Secretaría de Salud diseñe y ejecute los respectivos reglamentos que regulen el uso medicinal de los derivados farmacológicos de la cannabis sativa. Lo más probable es que le toque a la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que lleva Julio Sánchez y Tépoz.

Habrá que leer con detenimiento la iniciativa aprobada por Diputados pero, conforme los reportes, tal parece que sí se liberó ya no sólo la siembra, el cultivo y la investigación con marihuana por motivos medicinales, además de la importación y la compra de productos terapéuticos con dicha sustancia, sino inclusive la producción. Esto último sería un gran cambio respecto de la iniciativa aprobada por senadores, donde se había quedado la prohibición de la producción, y sólo permitía la importación de productos medicinales producidos en el exterior.

Es un tema relevante porque a nivel internacional hay cada vez más investigaciones que van confirmando el real beneficio médico de ciertas sustancias derivadas de la marihuana. Aquí mismo en México se ha desarrollado una investigación muy importante que confirmó el resultado positivo de un aceite específico de cannabis para tratar una epilepsia severa en niños. Esta investigación, encabezada por el neurólogo pediatra Saúl Garza, auspiciada por la compañía estadounidense HempMeds, ha tenido repercusión mundial y los resultados logrados aquí permitirán a la compañía abrir espacio para ese medicamento en otros mercados. Y cada vez son más mercados y más terapias. De hecho, la aprobación del viernes motiva a la empresa HempMeds a reforzar sus planes de expansión en México, particularmente por el potencial beneficio de cannabinoides en neuropatía diabética, un mal frecuente entre los millones de mexicanos con diabetes mellitus.

Entre tantos puntos mencionados durante la discusión en el pleno del Congreso el viernes fue que el potencial terapéutico de la marihuana ya es inocultable. De hecho, el mismo Consejo Nacional Contra las Adicciones (Conadic), que había mantenido una posición reticente a la legalización de la marihuana para uso recreativo por el enfoque de la lucha antidrogas, ha aceptado el potencial terapéutico de las sustancias derivadas de dicha planta.

En una reciente publicación emitida por Conadic, que encabeza Manuel Mondragón, se menciona el potencial de fármacos cannabinoides para usarlo como analgésico para el dolor, para la coordinación motora, para esclerosis múltiple y para glaucoma, cáncer, sida y algunas formas de epilepsia.

Origen: La marihuana va saliendo del cajón prohibitivo | Cluster Salud | AméricaEconomía

Deja un comentario