Unión Europea: La Agencia del Medicamento, el jugoso pastel del brexit

Alexandre Manzanero @xandre_mato bez@bez.es .

Bruselas

Los líderes de la UE en charlar informal tras finalizar el Consejo Europeo
Los líderes de la UE en charlar informal tras finalizar el Consejo Europeo

Reuters

La salida británica creará un agujero de 15.300 millones de euros en el presupuesto europeo, esa fue la última contribución pagada por Reino Unido, la segunda mayor tras Alemania. La última factura británica debía ser de 21.000 millones pero el rembolso negociado por la primera ministra Margaret Thatcher en 1984 recorta aun hoy la cifra final.

El brexit también deja oportunidades, laborales, empresariales y de futuros negocios, pasteles que el resto de 27 socios comunitarios ansían con voracidad. Los más apetitosos son las dos agencias europeas radicadas en Londres, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y la Agencia Europea del Medicamento (EMA), el organismo que regula el mercado comunitario del fármaco, un sector que mueve miles de millones al año. Ambas tendrán que abandonar suelo británico tras el brexit.

En la EBA apenas trabajan 160 personas pero supervisa, junto al BCE, a todos los grandes bancos europeos. Alemania quiere ese organismo en Frankfurt y parece difícil que se le escape ante el poder de la canciller Angela Merkel y el respeto que infunde Berlín, esté el gobierno que esté, entre el resto de socios comunitario. Además, Frankfurt es la sede del BCE así que supondría cerrar la cuadratura del círculo de la supervisión financiera puesta en marcha en 2016 con la Unión Bancaria.

La EMA cuenta con más personal, cerca de 700 trabajadores, y tiene un presupuesto anual de 330 millones de euros. Por su sede pasan miles de científicos, expertos, empresarios o lobistas a lo largo del año. En paralelo a ese personal, decenas de farmacéuticas tienen importantes representaciones cerca de su sede para influir en sus decisiones, hacer lobby, ya que cada año la EMA decide sobre unas 500 solicitudes de medicamentos, de los que aprueba una quinta parte. Según la prensa británica, Canary Warf, el centro de negocios londinense donde la EMA tiene su sede, dejaría de recibir a más de 35.000 personas al año por su reubicación.

España quiere la EMA

“Está claro que las agencias europeas van a dejar el Reino Unido, deben estar en suelo europeo”, expresó de manera rotunda el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, este sábado en Bruselas en la Cumbre Extraordinaria de la UE, la primera oficial sin Reino Unido. “No están en Nueva York, no están en Pekín, no están en Buenos Aires, si Reino Unido deja la UE, las agencias se van de Reino Unido”, dijo el italiano. Es la postura de la Comisión y que un cargo próximo a Donald Tusk, presidente de Consejo Europeo, también resume con un “hoy están en territorio de la UE, tendrán que seguir así, lo que exige una reubicación”.

España quiere la EMA, el gobierno apoya la candidatura de Barcelona frente a las intenciones de Alicante o de Galicia. De hecho, sin reconocerlo oficialmente la Xunta de Galicia no piensa dar la batalla porque la ciudad condal quedó de segunda en 1992 y es la candidata natural. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, lo ha confirmado en Bruselas al finalizar la Cumbre Extraordinaria del brexit. “He remitido una comunicación tanto al presidente del Consejo Europeo como al de la Comisión, vamos a dar esa batalla porque esa batalla no está perdida”, según Rajoy, que considera a Barcelona como una de las candidatas más potentes y se muestra seguro de que “si votaran las personas que trabajan en la Agencia del Medicamento, sería la elegida”.

Rivales muy potentes

Entre las virtudes de la capital catalana están su importante sector farmaceútico, con más de 200 compañías presentes, el Aeropuerto de El Prat, uno de los más importantes de Europa y con conexiones internacionales a todo el mundo, requisito básico para acoger a la EMA, o el sistema de salud español, “de los mejores del mundo”, argumento de la diplomacia española en Bruselas. Y ya se ofrece sede, la Torre Glòries, antigua Torre Agbar, “disponible desde el primer día”, ha confirmado el Presidente del Gobierno.

Barcelona tiene rivales de importancia como Roma, ya se ha postulado y cuenta a favor con que el director de la EMA es italiano, Guido Razi, o la capital danesa, Copenhague, que quedó tercera en 1992. Los gobiernos francés y holandés han ofrecido por carta a Lille y a Amsterdam. La carrera por el medicamento podría romper la unidad de negociación de los 27 durante el proceso del brexit, un miedo patente en Bruselas y que las instituciones intentarán despejar desde junio.

El punto 15 de las directrices de negociación aprobadas este sábado en Bruselas define las bases del proceso. “La futura ubicación de las dos agencias de la UE y sus instalaciones localizadas en el Reino Unido es una cuestión que los 27 Estados Miembros deben acordar rápidamente, los arreglos deberían encontrarse para facilitar su traslado”, recoge el documento.

Posibilidad de arreglarlo con Alemania

En la primera Cumbre oficial sobre el brexit, la Comisión confirmó que en junio tendrá los criterios técnicos de la elección de las nuevas sedes para que los Jefes de Estado y Gobierno de los 27 los aprueben antes del verano. El objetivo es elegir las nuevas ubicaciones en otoño y que en 2018 se inicie el traslado de los trabajadores, de sus familias y de toda la maquinaria burocrática. Será un pacto entre los líderes europeos, alta diplomacia en la que estarán en juego las alianzas de cada país.

Si Alemania va a por la EBA y España por la EMA, ¿podría haber un pacto con la canciller Merkel para apoyarse mutuamente? Rajoy asegura que “no es una cuestión de dos países, no es fácil conseguirla para Barcelona porque hay países que no tienen ninguna [agencia europea]”. Pero la capacidad de Berlín para desnivelar las decisiones en Bruselas es evidente y Merkel le debe una a España tras abandonar a última hora al Ministro Luis de Guindos para la presidencia del Eurogrupo.

Origen: bez – La Agencia del Medicamento, el jugoso pastel del brexit

Deja un comentario