Bolivia: 13 niñas sufren descompensación tras recibir vacuna de VPH

El Ministerio de Salud atribuyó el hecho a una “histeria colectiva”. Harán seguimiento.
Verónica Zapana S.  / La Paz.- Trece niñas, de entre 10 y 13 años,  estudiantes de una escuela  de la ciudad pandina de Cobija,  fueron internadas en un hospital público bajo diagnóstico de descompensación de salud tras recibir la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano (VPH). Según el Ministerio de Salud, las estudiantes tuvieron “histeria colectiva” .
“Este es un caso aislado. El hecho se presentó por una histeria colectiva”, aclaró el director de Servicios de Salud del Ministerio del área, Rodolfo Rocabado, tras indicar que  ningún otro caso similar se presentó en todo el país.
 Contó que el hecho se suscitó en la escuela Manuel Rojas Domínguez, ubicado en el barrio El Cacique. “A eso de las diez de la mañana inició la vacunación en el establecimiento y a las 10:30  se desmayó la primera niña, quien sufrió una descompensación atribuible a una molestia gastrointestinal; la segunda niña tenía un problema respiratorio y el resto de las niñas al impresionarse con eso también sufrieron los desmayos”, recordó Rocabado.
  Todas las niñas fueron llevadas al hospital Roberto Galindo, en ambulancia. Según un informe de Erbol, las niñas ingresaron al nosocomio tras sufrir fuertes mareos y dolores,  producto –según ellas– de la vacuna que recibieron  del Servicio Departamental de Salud.
 El director del hospital, José Antonio Aguilar, informó  que se ha prestado la asistencia médica correspondiente y anunció que en las siguientes horas ofrecería una conferencia de prensa, donde indicará si el malestar es consecuencia de las vacunas u otro tipo de causa.
Por su parte, Rocabado mencionó que tras la valoración por el personal médico, todas las niñas fueron dadas de alta, sin presentar alguna molestia posterior. “Obviamente, mañana vamos a hacer seguimiento para ver si alguna de ellas presentó molestia”, anunció.
En Bolivia, la vacuna  contra el HPV se aplica desde hace un semana a niñas de entre 10 y 13 años. Para aplicar la dosis, más de 7.000 brigadas recorren las unidades educativas.
 La vacuna protege contra las cepas 16 y 18  que producen cáncer de cuello uterino.  La inserción del biológico al esquema de vacunación se debe a que se busca reducir el número de casos de esta  patología que mata cada año a cerca de 490 casos.
 Rocabado recomendó nuevamente a las niñas que reciban la vacuna  coman fruta 15 minutos antes y que se sienten al momento de recibir el biológico.
  El lunes, el consultor del Programa Ampliado de Inmunización de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Raúl Montessano, pidió a los padres no tener temor al biológico  porque no tiene reacciones adversas más que las comunes.

Deja un comentario