Clap farmacéutico podría trastocar universalidad en el acceso de medicinas

Especialistas señalan que el suministro debería estar en manos de personas que estén facultadas para dispensar medicamentos

Foto: Rayner Peña R.

Caracas.- Sin ofrecer muchos detalles, el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció el pasado 4 de abril que entrará en vigencia el sistema de distribución de medicamentos en los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) y la Misión Barrio Adentro a través del Carnet de la Patria.

Desde que Maduro informó sobre esta iniciativa, representantes de diferentes organizaciones que defienden el derecho a la salud y la vida temen que este mecanismo abra paso a la discriminación y, por consiguiente, a la vulneración de la universalidad que debe caracterizar el acceso a los fármacos.

Feliciano Reyna, presidente de la Asociación Civil Acción Solidaria, advirtió que esta medida no es necesaria porque el Estado cuenta con una red de expendio de medicinas en los hospitales que dependen del Ministerio de Salud y en las farmacias de Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) que, a su juicio, deben dotarse de fármacos.

Reyna señaló que esta decisión del Ejecutivo podría, por ejemplo, afectar a las personas con VIH, quienes suelen resguardar su identidad para evitar ser discriminados. “Dada la carga estigmatizante que tiene la enfermedad, eso vendría a violentar el derecho que tiene cada persona de preservar su identidad porque, lamentablemente, hoy en día aún existe discriminación en empresas contra personas que son seropositivas”, indicó Reyna, quien aseguró que además se atenta contra el derecho a la igualdad consagrado en la Ley para la promoción y protección del derecho a la igualdad de las personas con VIH o Sida y sus familiares, aprobada en 2014.

La postura de Francisco Valencia, presidente de la Coalición de Organizaciones del Derecho a la Salud y la Vida (Codevida), es que el mecanismo promueve la discriminación, pues asegura que aquellas personas que no se carneticen no podrán acceder a los medicamentos. Valencia lo considera así tras asomar que el Gobierno había anunciado que solicitaría la identificación para adquirir los productos distribuidos por los Clap. En ese sentido, Valencia espera reunirse con autoridades del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) para alertar sobre esta irregularidad, que podría comprometer el derecho a la salud de los venezolanos.

Contrariamente, el farmacéutico y político Eduardo Samán cree que no habrá discriminación en la entrega de medicamentos mediante los Clap. “El Gobierno no le va negar a nadie, sea de la tendencia política que sea, el acceso a los medicamentos. En el Seguro Social se le ha otorgado medicinas a los pacientes con enfermedades crónicas y no se les pregunta si están asegurados”, comentó Samán, militante del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), quien cuestionó que se diga que el Carnet de la Patria será un requisito para solicitar medicinas. “Nadie ha dicho que se va pedir el carnet como requisito. El carnet es solo un mecanismo de control que va facilitar el suministro de medicinas”, enfatizó.

El gremio farmacéutico aún está a la expectativa sobre más detalles de la medida anunciada por el presidente de la República. Representantes de la Federación Farmacéutica de Venezuela han cuestionado que el Gobierno pretenda atribuir el desabastecimiento de medicamentos —que según sus cálculos ronda en 85%— a una falla en la distribución, cuando aseguran que la raíz de la situación descansa en que el Estado aún no ha liquidado los dólares preferenciales para saldar la deuda que tiene con los proveedores internacionales.

Garantías 

El ex ministro de Sanidad José Félix Oletta considera que la entrega de medicamentos mediante un carnet supone una ruptura de las normas indispensables para la venta de estos productos, ya que se les estaría otorgando la responsabilidad de esta función a personas que no cuentan con el aval o certificación que establece la Ley de Medicamentos.

Oletta opinó que este mecanismo, sin una planificación previa, podría acentuar la desviación de fármacos al mercado informal e incluso acentuar la automedicación. Cree también que mediante la repartición de los medicamentos a través de los Clap no se garantizaría el cumplimiento de las condiciones de seguridad, temperatura y humedad que requieren los productos farmacéuticos.

Sobre el tema de la venta de las medicinas, Samán señaló que a pesar de la poca información ofrecida por Maduro, los Clap solo manejarán información sobre la distribución de medicamentos, pero no dispensarán los medicamentos.

“Entregar la medicina es un acto de dispensación que en la Ley de Medicamentos está reservado a los farmacéuticas (…) No sería recomendable que los Clap manejaran la entrega de los medicamentos. Se ha llamado a farmacéuticas para que formen parte de los Clap y que estos sean además entrenados en cuanto a la conservación de los medicamentos, pero eso aún no se ha concretado”, resaltó Samán, quien insistió en que la participación de los Clap permitirá tener un control y garantizar la distribución de los medicamentos.

Samán asomó que los especialistas desplegados en las 509 Áreas de Salud Integral Comunitaria (Asic) podrían manejar eventualmente el suministro de los medicamentos y asomó que sería recomendable que los Clap asumieran la administración de los establecimientos de Farmapatria y así garantizar el expendio de medicinas en las comunidades.

Se espera que el próximo 15 de mayo comience a operar el sistema de atención médica a través del Carnet de la Patria, en el marco de Barrio Adentro 100%. Maduro aclaró que se beneficiará a las personas que posean carné y padezcan enfermedades crónicas como hipertensión y diabetes, así como aquellos pacientes con VIH y mujeres que requieran de pastillas anticonceptivas.

Desde que Nicolás Maduro asumió la presidencia se han creado diferentes políticas para garantizar el acceso a los medicamentos, como el Sistema Integrado de Acceso a Medicamentos (Siamed) en 2015 y mediante el cual se atendió a 29.614 personas, según datos de la Memoria y Cuenta de ese año. Luego, en 2016, se implementó la línea de información 0800 SaludYa, que fue duramente cuestionada por Maduro al asegurar que había corrupción en el sistema.

Origen: Clap farmacéutico podría trastocar universalidad en el acceso de medicinas

Deja un comentario