Los medicamentos y la usura de los laboratorios farmacéuticos en Venezuela

Por: Greti Richard

Hoy abrimos, este trabajo sobre el precio de los medicamentos, en medio de una falta de voluntad política a la vista de todos, por parte del gobierno nacional y la mesa de la unidad democrática, este último teniendo su expresión en la Asamblea Nacional donde tiene mayoría parlamentaria, quiere evadir responsabilidades al estar en desacato, voluntad política, repito, para controlar de manera eficaz los precios de los medicamentos, ya que los laboratorios farmacéuticos reciben dólares preferenciales para la importación de medicamentos, insumos médicos y materia prima y no se justifica que hoy por hoy debamos denunciar una y otra vez los altos precios en los medicamentos e insumos médicos.

Es ya conocida la carestía, el desabastecimiento de medicamentos e insumos médicos, pero ahora se suma el hecho que los medicamentos desabastecidos han aparecido con altos precios, con nuevas marcas y nuevas presentaciones. Una familia con un miembro con alguna patología permanente, lleva a unificar el presupuesto familiar para adquirir el medicamento más costoso, incluso los lleva a endeudarse. Es un deterioro del nivel de vida, del derecho a la salud y a la vida. Ya que algunas enfermedades por su naturaleza como el cáncer, la hipertensión, la diabetes mellitus, entre otras, conllevan a la muerte ante la falta de los medicamentos que su tratamiento indica. Por otra parte, de manera contrastante la falta de anticonceptivos lleva a embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual, como sea el juego está trancado para la salud del venezolano.

Este escrito pretende ser un canal de expresión de lo más sentido del pueblo que vive de su trabajo y que vio entre otras cosas el cierre de varios laboratorios farmacéuticos, que tienen otras sucursales en otros países como la Novartiss, Sanofí y Pfizer dejaron de trabajar en Venezuela, por que ya no recibían suficientes petrodólares preferenciales, aunque hay quien los defiende aun, diciendo que dejaban atrás un mercado de 30 millones de personas y una infraestructura millonaria (que seguramente venderán a un buen postor). Son testaferros del Capital que no tienen, ni conocen la moral, solo la idea de la ganancia a costa de todo, y si no van a tener la misma cantidad de ganancia de la renta petrolera, escogieron invertir mejor en otras economías de otros países, además hay un financiamiento de la USAID para los empresarios emprendedores que abandonen el barco para ayudarlo a hundirse, junto a una comparsa de medios aberrantes como la OEA y su carta interamericana, entre otras.

La economía neoliberal defiende la fijación del precio se hace a través del mercado, la demanda y la oferta, y que dejándola actuar libremente se equilibraran los precios, pero así hemos estado funcionando, es falso que estemos en una economía controlada. El subsidio es para evitar la dolarización de los precios, ya que las medicinas tienen patentes muy costosas, si se dejaran entrar con todo el peso en dólares, realmente habría un colapso más inminente que el que hay ahora. Por que habrían medicinas, pero no se podrían comprar por parte del asalariado.

Pero por otra parte está la economía subsidiada de las medicinas, pero los laboratorios producen menos cantidad de su capacidad instalada, para pedir un mayor margen de ganancia, al sincerar según ellos sus costos de producción y recibir por supuesto, eso si, mayor cupo de dólares preferenciales, donde por supuesto importan con sobrefacturación y dejando de importar grandes cantidades que si están siendo declaradas como importadas al fisco.

Los laboratorios en medio de lo antes dicho, de la competencia del Estado, al dedicarse este a importar directamente los medicamentos e insumos médicos, o producir en laboratorios estatales o de empresas mixtas con nuevos inversionistas.

No puede el Estado ser totalmente independiente de los medicamentos, por el tema de las patentes.

Origen: Los medicamentos y la usura de los laboratorios farmacéuticos en Venezuela – Por: Greti Richard

Deja un comentario