Envejecer como ratas

Científicos rusos estudian las ratas topo desnuda para entender la evolución y hallar las claves del proceso de envejecimiento.

Las ratas topo desnuda (Heterocephalus glaber) no se parecen en nada a los humanos. Habitan en África Oriental, en países como Kenia, Etiopía y Somalia. Por su aspecto físico se parecen a los ratones, pero viven diez veces más que estos. Llegan a superar los treinta años.

Después de dedicar medio año a los estudios de las ratas topo desnuda, los científicos del Instituto de biología físico-química (perteneciente a la Universidad Lomonósov) hicieron un pronóstico en cuanto al futuro de la humanidad.

Las ratas topo desnuda no padecen enfermedades cuando alcanzan la edad avanzada, se mantienen activos y tienen mucha energía. ¿Por qué ocurre esto? Los científicos rusos fueron los primeros en encontrar la conexión entre los síntomas de neotenia (retrasos en desarrollo corporal) y el hecho de que estas especies no tienen mecanismos de envejecimiento. Según los expertos, las evolución de los humanos seguirá el mismo camino.

¿En qué se parecen los humanos y las ratas topo desnuda?

Los investigadores descubrieron que los humanos y las ratas topo desnuda tienen los mismos síntomas de neotenia. Según ellos, el desarrollo de las dos especies va en la misma dirección. En caso de las ratas topo desnuda, como en el caso de los humanos, el síntoma más importante de neotenia es la duración del desarrollo del cerebro. Por ejemplo, las reacciones cerebrales que los chimpancés muestran a un año de vida, los humanos la tienen solo a partir de los cinco años.

El retraso en el envejecimiento de las ratas topo desnuda empezó hace decenas de millones de años, en los humanos este proceso apareció hace “tan solo” 100.000-200.000 años. Se necesitan varios millones de años para que el proceso del envejecimiento se pare.

A pesar de que no se puede acelerar la evolución, los científicos buscan una forma de frenar el envejecimiento con ayuda de los fármacos que permitan aislar los radicales libres. Estas substancias se están estudiando en la Universidad Lomonósov desde hace diez años. Ahora mismo, se realizan pruebas en humanos.

Llave para la “eterna juventud”

Según los investigadores, las ratas topo desnuda son animales tan perfectos que han conseguido frenar el ritmo de la evolución y disminuir la presión de la selección natural. Sus cuerpos contienen mucho menos elementos genéticos móviles en comparación con otros mamíferos. No necesitan adaptarse al medio ambiente y por eso prácticamente dejaron de evolucionar.

“El envejecimiento es una forma de acelerar la evolución. Además, es una forma muy cara, dolorosa y desagradable”, comenta Maxim Skulachiov.

“El envejecimiento es una forma de acelerar la evolución. Además, es una forma muy cara, dolorosa y desagradable”, comenta Maxim Skulachiov. “Las ratas topo desnuda son campeones entre las especies de su tipo, no tienen que acelerar la evolución. La naturaleza ha parado el desarrollo de las especies de este tipo cuando todavía eran pequeñas y les ha librado del envejecimiento”.

Los científicos han identificado 43 síntomas de neotenia en las ratas topo desnuda: los pulmones poco desarrollados, una cabeza muy grande y los problemas con la termorregulación (la temperatura en el laboratorio en el que se encuentran estas especies no debe ser inferior a 28ºC, ya que las ratas topo desnuda no tienen pelo). Se parecen a las ratas recién nacidas.

El embarazo es largo y dura 90 días. Solo la reina y los maridos tienen funciones reproductivas. El resto de la colonia protegen y sirven a la “élite”, es decir, cavan túneles y cuidan de la decendencia pero sin reproducirse. Si la reina se muere, su lugar es ocupado por la otra hembra del clan.

La razón de la “juventud eterna” de las ratas topo desnudas está en las mitocondrias, la “fuente de energía” de las células, que desempeñan un papel clave en el proceso del envejecimiento. Gracias a ellos, los organismos respiran y acumulan los radicales libres (veneno que pone en marcha el proceso del envejecimiento).

Las mitocondrias del corazón y el hígado de las ratas tipo desnuda resultaron ser sorprendentemente resistibles a los radicales libres. Las concentraciones que matan las células de cualquier organismo no no hacen ningún efecto a las ratas topo desnuda. Como ocurre en caso de los mamíferos recién nacidos, la velocidad de la caída del oxígeno en las mitocondrias de las ratas topo desnuda es mínima.

Laboratorios para ratas topo desnuda

La colonia más grande de las ratas topo desnuda cuenta con más de 2.000 especies y se encuentra en la Universidad de Texas. En total, hay una decena de laboratorios de este tipo por todo el mundo. Los animales que viven en la Universidad Lomonósov fueron regalados por el zoológico de Berlín. Es la primera colonia en Rusia.

“Se han acostumbrado a su nuevo ambiente y se han reproducido varias veces”, cuenta el investigador jefe, Maxim Slulachiov. “Ahora mismo el objetivo es que se reproduzcan más para poder empezar a realizar experimentos serios. A día de hoy la colonia cuenta con 60 especies. Para finales de 2017, cuando tengamos más animales, empezaremos a realizar estudios de su cerebro”.

Origen: Envejecer como ratas | Cluster Salud | AméricaEconomía

Deja un comentario