Suiza: La industria farmacéutica recluta expertos en ciberseguridad para combatir el tráfico de medicamentos

Los principales laboratorios realizan búsquedas de personal capacitado en la lucha contra los crímenes cibernéticos para detectar productos falsificados. En tráfico online de estos productos creció un 25 por ciento en menos de dos años.

Las empresas farmacéuticas no solo buscan especialistas en seguridad cibernética. En realidad, les interesa cualquier empleado que pueda ayudarles a luchar contra el flagelo de la falsificación de medicamentos. El gigante farmacéutico suizo Novartis, por ejemplo, busca analistas en inteligencia externo en China para trabajar en su oficina regional en Seguridad Global externo, donde los candidatos deben “investigar delitos farmacéuticos y crear las condiciones para detectar y presentar ante la justicia a los falsificadores y comerciantes ilegales de medicamentos”. Otros titanes farmacéuticos suizos, como Roche, también están al acecho de este tipo de delitos y ofrecen plazas para investigadores y gestores de investigaciones internas, que “dirigirán y realizarán investigaciones forenses y sobre fraudes”.

Tanto Novartis como Roche declinaron hablar sobre su estrategia y operaciones para abatir la falsificación de sus productos esgrimiendo razones de seguridad. Sin embargo, las ofertas de trabajo son una clara evidencia del problema que enfrentan estos corporativos y una confesión tácita de que no creen que se resuelva en el corto plazo. El Instituto de la Seguridad Farmacéutica, con sede en Estados Unidos, cuya misión es compilar delitos reportados por las compañías farmacéuticas, policías, ministerios de salud y medios de comunicación, afirma que estos delitos han crecido un 25 por ciento en 2015 con respecto al año previo.

“Hemos visto una mejora en los resultados de las autoridades policiales durante los últimos años gracias al entrenamiento que han recibido y a las campañas que han realizado para concienciar a la población”, explica a swissinfo.ch Thomas Kubic, presidente y director general del Pharmaceutical Security Institute. “Pero el hecho de que las medicinas sean tan rentables, fáciles de transportar y que el riesgo de que sean detectadas sea mínimo, las hace atractivas para los falsificadores”.

De acuerdo con Kubic, las organizaciones delictivas se han vuelto cada vez más eficaces en trasladar medicamentos falsos de un país al otro. Un buen ejemplo de ello fue la incautación en Israel, en 2016, del fármaco llamado Harvoni, utilizado para tratar la hepatitis C. Se cree que las píldoras que fueron decomisadas provenían de India y fueron importadas a través de una compañía comercializadora de origen suizo, según el Instituto Suizo de los Productos Terapéuticos (swissmedic), que regula el mercado de los medicamentos. Mientras un tratamiento con Harvoni en Suiza tiene un costo promedio de 50 mil francos, la versión india llamada Sovaldi, vale entre 500 y 700 francos. La pronunciada diferencia de precios, sumada a la desesperación que viven muchos pacientes que no son reembolsados por sus seguros, hace que muchos enfermos se sientan tentados a comprar productos que a menudo son falsificados.

Sin embargo, la mayoría de los productos falsos no son medicamentos costosos como el Harvoni, sino medicinas asequibles que pueden encontrarse en cualquier mercado, como la aspirina. “En estos casos, las ganancias son marginales, pero hay ganancias porque es muy grande el número de pacientes que consume estos medicamentos”, explica Kubic. El especialista considera que los adulteradores se enfocan sobre todo en medicinas cuya eficacia no puede ser identificada de inmediato, como las vacunas. Y cita que una investigación realizada en Indonesia reveló que una empresa falsificó vacunas para niños desde el año 2003. Este suceso obligó a las autoridades sanitarias del país a iniciar un amplio programa de inoculación entre todos los infantes que habían sido inadecuadamente protegidos contra enfermedades básicas propias de los primeros años de vida.

La Unión Europea (UE) emitió en octubre de 2015 un reglamento, complementado con una directiva del Parlamento Europeo, que establece nuevas reglas para los envases de los medicamentos con objeto de evitar su falsificación. Se intenta que a partir del 2019 toda medicina europea pueda ser rastreada desde el inicio de la cadena de suministro hasta su llegada a manos del cliente. Esto supone que deben ser rastreables durante todo el tiempo que estén en tránsito y/o a la venta en farmacias (u otras vías de distribución).Además, los fármacos con mayor riesgo de falsificación deben ser verificados por los mayoristas en cada paso de la cadena de suministro. Para lograrlo, cada empaque llevará un identificador único (una secuencia de caracteres) que deberá coincidir con la que tendrá un sistema automatizado de repositorios que operará en la UE.

La industria farmacéutica es la primera interesada en atajar las versiones falsas de sus medicamentos. Según un informe de la Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), las empresas farmacéuticas pierden anualmente 10 mil millones de euros por la comercialización de productos falsos en la UE. Este monto equivale al 4,4 por ciento de las ventas totales de la región, lo que incentiva a las empresas a invertir en la adopción de medidas para evitar que esto siga reproduciéndos

Origen: La industria farmacéutica recluta expertos en ciberseguridad para combatir el tráfico de medicamentos

Deja un comentario