EEUU: Trumpcare, ¿prueba de fuego para un gran negociador?

El primer mandatario de los EE.UU., tras bambalinas, seduce, teje alianzas y “está haciendo que la gente se sienta amada y apreciada”, aseguran los que siguen el tema desde su bando.

Reuters Health. El presidente Donald Trump ha lanzado una ofensiva de “seducción” del tipo que no se había visto antes en su breve y caótico tiempo en el cargo de presidente,  moviéndose esforzadamente detrás de la legislación para revocar la ley de salud, Obamacare, mientras trataba –en simultáneo– de aplacar a los oponentes del proyecto de ley.

Al hacer esto, el a menudo aturdidor Trump se enfrenta a una prueba de credibilidad para los votantes que lo catapultaron en la oficina: ¿Cómo un oustsider célebre, el presidente-CEO, cierra acuerdos en Washington? ¿El hombre de negocios de Nueva York está a la altura de la imagen de negociador en jefe?

Entrevistas con más de una docena de asesores de la Casa Blanca y del Congreso, miembros del Congreso y activistas conservadores ofrecen una visión de sus intentos de llevar a cabo la más formidable negociación de su presidencia.

Muestran un Trump más circunspecto de lo que muchos ven públicamente. Mientras reconocen que puede hacer sus puntos con un estilo contundente y combustible, parece estar haciendo más escuchando que hablando, dijeron, tratando de apaciguar a los simpatizantes y críticos al señalar flexibilidad sobre la legislación que enfrenta críticas en múltiples frentes.

Los demócratas y algunos republicanos influyentes dicen que le quitará el seguro médico a millones de estadounidenses y aumentarán los costos de muchos otros, incluyendo a los votantes que ayudaron a elegirlo, un problema que podría perjudicar a sus compañeros republicanos en las elecciones al Congreso de 2018.

Los conservadores dicen que no va lo suficientemente lejos en acabar con la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, la reforma de salud de presidente Barack Obama aprobada por los demócratas en 2010. Los republicanos han buscado por mucho tiempo desmantelarla, la ven como exceso de gobierno. Trump ha llamado a Obamacare un “desastre” y ha hecho de su derogación y reemplazo una promesa de campaña clave.

Las apuestas políticas, en este tema, son inmensas para una presidencia de ocho semanas marcada por la inestabilidad, las luchas internas, las batallas con los medios de comunicación, las preguntas sobre el temperamento (del presidente) y una investigación obstinada sobre los lazos entre su campaña y la inteligencia rusa.

“Muchas veces tienes políticos que reúnen gente en un salón para pontificar. No es por eso que ha reunido a personas en el salón”, dijo un alto funcionario de la Casa Blanca sobre el estilo de negociación de Trump esta semana. “Ha reunido gente para escuchar sus opiniones. Creo que se ha perdido un poco (esta cualidad de Trump) porque habla con tanta fuerza. Definitivamente les deja decir su parte, escucha. ”

El presidente se ha acercado a conservadores influyentes como el senador estadounidense Ted Cruz y grupos como Heritage Foundation y Americans for Prosperity, que han expresado escepticismo sobre el proyecto de ley.

“Era gregario, razonable. El escuchó. No fue una conferencia “, dijo Tim Phillips, presidente de la AFP, un grupo respaldado por los multimillonarios Charles y David Koch y parte de un pequeño grupo de líderes conservadores que se reunieron con Trump en la Oficina Oval el miércoles por la noche.

“Él dijo: ‘Esto es una negociación. Vamos a encontrar formas de hacer esta propuesta mejor “, enfatizó Phillips de Trump.

Trump ha indicado que sólo irá tan lejos para hacer felices a los conservadores,  en la medida en que los elementos centrales del proyecto de ley deben permanecer intactos si éste tiene alguna posibilidad de aprobarse en la Cámara de Representantes y luego el Senado, ambos controlados por los republicanos. Uno de los puntos clave consiste en el uso de créditos fiscales para ayudar a los consumidores a comprar un seguro de salud, lo queTrump  favorece a Trump.

“Ha dejado claro que este es el vehículo para finalmente deshacer el daño de Obamacare y derogarlo y reemplazarlo”, dijo otro alto funcionario de la Casa Blanca. “Y si se puede mejorar en este proceso, lo ha alentado”.

Un margen fino para el éxito

Trump está operando con un margen delgado para llegar al éxito. Una deserción por cerca de 20 republicanos en la Cámara podría hundir las perspectivas del proyecto de ley. Ya hay descontento entre algunos en el Senado, donde los republicanos tienen un borde aún más escaso. Demócratas y grupos como AARP, que aboga por los estadounidenses de más edad, y la Asociación Médica Americana han salido fuertemente en contra del proyecto de ley.

Los conservadores de la Cámara de Representantes y los grupos de presión que se oponen al proyecto de ley desearían retrasar el proceso y volver a trabajar en sus fundamentos. Argumentan que la legislación conserva las facetas básicas de Obamacare, incluyendo ayuda federal para comprar seguro de salud y multas si la cobertura caduca.

Sin embargo, el presidente de la Cámara, Paul Ryan, espera aprobar la legislación dentro de dos semanas para que la Cámara pueda pasar a otras prioridades. Eso deja poco tiempo para las alteraciones al por mayor.

El representante Kevin Brady, presidente del Comité de Medios y Medios de la Cámara, dijo que espera que el proyecto de ley permanezca en su forma actual: “Sé que mucha gente tiene buenas ideas. Eso es fantástico. Y ellas cabrán en leyes futuras. ”

La Casa Blanca ha tratado de persuadir a los conservadores de que el proyecto de ley de la Cámara de Representantes es sólo el primer paso en un proceso de tres pasos y pronto se unirá un proyecto de ley complementario que incluya algunas de sus prioridades políticas.

El reglamento establecido por el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Tom Price, también abordará sus preocupaciones, dijeron los ayudantes del presidente. El desafío para Trump es si puede convencer a suficientes conservadores cautelosos para respaldar el primer paso del plan, sin ser capaz de garantizar que las otras fases se lleven a cabo. Podría dejarlos votando por un proyecto de ley que no se sienten que desmantela desmantela el  Obamacare. Algunos conservadores también pueden no ver el punto de jugársela para respaldar un proyecto de ley que puede morir en el Senado.

Para algunos ya todo el asunto está condenado. “Este es un esfuerzo inútil”, dijo al respecto, Rachel Bovard, analista de política de la Heritage Foundation, que se opone a la ley.

“Hacer que la gente se sienta amada”  

La Casa Blanca está planteando agresivamente que la propuesta de la Cámara es la mejor oportunidad para acabar con Obamacare. Sucede que aplacar a los conservadores podría agitar la oposición de los republicanos moderados y llevar a un proyecto de ley que alimente una reacción violenta entre millones de estadounidenses que perderían el seguro de salud, incluyendo muchos republicanos. Muchos demócratas ya están planeando llevar a cabo campañas sobre el tema. Por ello, la Casa Blanca estuvo ocupada esta semana tratando de tranquilizar a los republicanos moderados. El presidente Mike Pence está celebrando reuniones en el Congreso, incluyendo al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell. Por su parte, el director del presupuesto de Trump, Mick Mulvaney, ex miembro de la Cámara, invitó a legisladores conservadores a cenar en la Casa Blanca el próximo martes.

Trump planea aprovechar el poder de su oficina de otra manera, haciendo viajes a Kentucky y Tennessee en los próximos días para vender el proyecto. Por ello recibió a unos 30 miembros de la Cámara Republicana, muchos de los cuales dijeron que nunca habían estado en la Casa Blanca antes , un contraste en el estilo de Obama, que a menudo fue criticado por no tratar de comprometerse más plenamente con el Congreso. En la Sala del Este, Trump les dijo que volvieran cada semana. Grog Norquist, un conservador defensor de los impuestos desde hace mucho tiempo, elogió la estrategia de Trump, diciendo: “Está haciendo que la gente se sienta amada, apreciada y parte del equipo”.

Imagen: Reuters/Carlos Barria.

Origen: Trumpcare, ¿prueba de fuego para un gran negociador? – Cluster Salud, La Industria de la vida

Deja un comentario