¿Puedo conducir si estoy tomando medicamentos?

En Europa, un 10 por ciento de los conductores se ponen al volante bajo la influencia de medicamentos, aumentando el doble sus posibilidades de tener un accidente.

Según los datos sobre el consumo de medicamentos, en los países de la Unión Europea, en torno a un 10 por ciento de los conductores se ponen al volante bajo la influencia de medicamentos, aumentando el doble sus posibilidades de tener un accidente.

En el caso de España, según el Instituto Nacional de Estadística,  el 17 por ciento de los conductores toman medicamentos de forma crónica y, de este porcentaje, el 61 por ciento necesita dos o más fármacos.

Antes de conducir hay que tener en cuenta que algunos medicamentos pueden afectarnos porque su efecto terapéutico esté contraindicado o porque provoquen efectos en las capacidades de conducción. De hecho, el 5 por ciento de las víctimas por accidente de tráfico habían consumido algún medicamento, según el Instituto Nacional de Toxicología.

Del mismo modo, los medicamentos también pueden ejercer un efecto positivo sobre la conducción porque controlen los síntomas de una enfermedad.

Como indica el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos desde Portalfarma, los efectos de los fármacos son distintos en cada persona, pero hay algunas más vulnerables a ellos. Por ejemplo, la precaución debe extremarse con la tercera edad, debido a las alteraciones hepáticas o renales que afecten a su metabolismo.

Medicamentos que afectan a la conducción

Según Portalfarma, estos son los grupos de fármacos que más afectan a la conducción:

  • Antidepresivos, ansiolíticos, hipnóticos, antipsicóticos y todos los que actúen sobre el sistema nervioso central (grupo N de la ATC). Por ejemplo, la zopiclona,  el zaleplon, el zolpidem; los antimigrañosos como el sumatriptán o el rizaptán; los antivertiginosos como la flunarizina o la cinarizina; los antiparkinson y los antiepilépticos.
  • Antihistamínicos para tratar la alergia, con menor alteración en los de nueva generación como loratadina o mizolastina.
  • Relajantes musculares con carisoprodol, metocarbamol, baclofeno o ciclobenzaprina.
  • Antidiabéticos.
  • Betabloqueantes, antihipertensivos, antianginosos y vasodilatadores.
  • Estimulantes del apetito como la ciproheptadina.
  • Algunos colirios y pomadas oftalmológicas.
  • Muchos medicamentos usados para la quimioterapia antineoplásicos e inmunomoduladores.

 

Los efectos que pueden producir se agrupan en varias categorías:

  • Los que producen somnolencia o efecto sedante.
  • Reducción de reflejos y aumento de tiempo de reacción.
  • Alteración en la percepción de distancias.
  • Hiperactividad .
  • Alteraciones en la visión y en el oído.
  • Confusión y aturdimiento.
  • Calambres, espasmos, incoordinación motora y otras alteraciones musculares.

Origen: ¿Puedo conducir si estoy tomando medicamentos? | DMedicina

Deja un comentario