Elementos del agua de mar logran minimizar el efecto de la cocaína

La farmacéutica Yasmín Morales, quien forma equipo con la profesora de la ULA, María Luisa Di Bernardo, realizó una investigación a nivel de neurotransmisores en modelos biológicos (ratones cepas), dentro de la fase experimental.
Yanet Escalona | @yanetescalona
Yasmín Morales explica las conclusiones del estudio realizado, vinculado con el agua de mar. / Foto: JHONNATAN BENÍTEZ

Las investigaciones sobre el agua de mar y sus fines terapéuticos prosiguen, y uno de los estudios realizados en fecha reciente llevó a la farmacéutica y toxicóloga Yasmín Morales (Universidad de Los Andes, ULA), a concluir que los elementos de este recurso marino también logran minimizar el efecto de la cocaína, además de contribuir con el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer y el parkinsonismo.

Como venían estudiando la composición química del agua del mar, por cuanto esta tiene una gran cantidad de bioelementos que están en forma iónica y que son necesarios sobre todo para el funcionamiento del sistema nervioso central, indica que eso los motivó a abordar otros aspectos relacionados.

“Durante los tres últimos años se incorpora la neuroquímica a los estudios de la actividad terapéutica del agua de mar isotónica, con el fin de dilucidar la actividad terapéutica de ésta a nivel de los neurotrasnmisores en modelos biológicos (ratones cepas NMRI) sometidos experimentalmente al consumo de drogas de abuso, específicamente cocaína adulterada con hidroxicina”, indica un resumen sobre tal investigación.

Parten de elementos químicos tales como calcio, magnesio, manganeso y litio (presentes en el agua de mar y con comprobada actividad sobre el sistema nervioso central), para ahondar en esta investigación titulada “Evaluación de los neurotransmisores aminoácidos con el uso de agua de mar en consumidores de cocaína”.

Los elementos que posee el recurso marino “son responsables de servir como facilitadores en la transmisión del impulso nervioso para ejecutar una acción y mantener el equilibrio de los neurotransmisores garantes de una efectiva transmisión sináptica, lo que repercute en lograr buenos estados de salud mental”, agrega.

Con confianza

“Los resultados obtenidos evidenciaron con un 95% de confianza que estos elementos presentes en el agua de mar en concentraciones adecuadas, logran minimizar el efecto de la cocaína, mostrando en los modelos biológicos disminución de su estado de ansiedad, mejoraron la actividad locomotora y condiciones nutricionales, entre otras. Los estudios neuroquímicos se realizaron a nivel de la región de cerebelo, la cual es importante evaluarla ya que es la responsable de mantener y coordinar los movimientos finos y cronológicos del organismo. Estos modelos biológicos expusieron normal equilibrio de excitación/inhibición, lo cual fue evidente al determinar los niveles de neurotransmisores aminoácidos (aspartato, glutamato/ glicinagaba) (…) Adicionalmente se observó un incremento de la taurina, lo que indica efecto protector ya que actúa como un osmoregulador frente a una alteración o desequilibrio de los neurotransmisores aminoacídicos”.

Resultados

Morales se enorgullece al afirmar que estos resultados sin dudas demostraron que el agua de mar isotónica, administrada vía oral, tiene un efecto terapéutico positivo frente a este tipo de adicción toxica. Sin embargo, acotó, la administración de agua de mar a este grupo de consumidores debe hacerse bajo vigilancia y supervisión de personal capacitado en área de salud, ya que un consumo exagerado de agua de mar puede producir efectos de neurotoxicidad por la excesiva cantidad de elementos. “Por ello se hace necesario someter a los consumidores a análisis bioanalíticos y monitoreo médico de sus parámetros hematológicos, bioquímicos, conductuales, neurológicos, entre otros, antes del inicio del tratamiento haciendo seguimiento y control”.

“Sabemos que el sistema nervioso de cada organismo es el que dirige y mantiene todos los órganos, y eso es una red que se debe mantener en equilibrio”, afirma.

“Por ejemplo, para que una célula esté en buenas condiciones tiene que tener una protección de una membrana que se mantiene con un potencial de acción, gracias a los iones de sodio y de potasio. Por ello, cuando tratamos alguna patología o estado depresivo sabemos que con el agua de mar estamos suministrándolos, además del magnesio y eso nos va a recuperar el equilibrio necesario de acuerdo a cada patología”.

Farmacéutica

Yasmín Morales (e-mail: dancar2men@gmail.com) es farmacéutica-toxicóloga de la Universidad de Los Andes (ULA), Mérida (2001), con maestrías en Ciencias Médicas Fundamentales, Neuroquímica y en Criminalística. Esta profesional, nacida en La Guaira (1977), vive en Mérida e integra equipo de investigación de María Di Bernardo.

Estudios avalan uso

“La cocaína produce un estado de sobreexcitación que indica aumento de neurotransmisores aminoacídicos excitatorios (Aspartato y Glutamato) en la región del cerebelo con una disminución de los neurotransmisores inhibitorios, principalmente GABA, lo que conlleva a un desequilibrio en la relación excitación/inhibición quese puede observar con los resultados de la actividad locomotora horizontal.

La Taurina resultó ser un neuromodulador en el equilibrio de la relación E/I”.

“Estos resultados refuerzan el concepto de la composición química del agua de mar, ya que son elementos que pueden permear las membranas celulares facilitando los procesos de neurotransmisión sináptica, y logrando ayudar a mantener el equilibrio en la relación E/I”.

Origen: .: El Sol de Margarita :.

Deja un comentario