La cámara hiperbárica no se usa porque cura y eso no interesa a las grandes farmacéuticas

Valeriano Bort dejó muy claro nada más comenzar su charla que existe una notable diferencia entre la edad biológica y la cronológica. En junio cumplirá 95 años. Su capacidad visual mejora a la del que suscribe -lee sin lentes a la perfección- y sus capacidades mentales, a juzgar por los numerosos datos históricos, las referencias médicas y técnicas citadas, y su amplio vocabulario lo son de una cerebro muy oxigenado. Casado con una limiana, está jubilado, vive de una pensión y pasa sus días en el centro sociocomunitario de Xinzo. Fue el introductor en Colombia de la cámara hiperbárica, además de asesorar a profesionales, también en España, de esa técnica todavía poco implantada aunque ya reconocida, incluso entre deportistas.

¿Cómo llega usted a tener contacto con esta técnica? 
En la Guerra Civil española, un bombardeo me destrozó parte del pie. Esa lesión provocó otras en mi columna vertebral. Siendo tratado de una dolencia en el Mount Sinai Hospital de Miami, la directora del área latina me recomienda una técnica novedosa que en esos momentos estaba poniendo en práctica uno de sus precursores en Estados Unidos, el doctor Richard Neubauer. Los problemas de espalda que acarreaba desaparecieron y yo mantuve el contacto con este hombre, que me acabó facilitando documentación para la fabricación de este dispositivo.

¿Y es en Colombia cuando comienza a construirla y ponerla en práctica?
Después de mi paso por Venezuela, encuentro en Colombia al ingeniero Arturo Martínez Restrepo, con el que pongo en marcha el Instituto Rejuvenecedor Hiperbárico.

Porque, según su experiencia, las cámaras hiperbáricas no solo curan enfermedades, sino que también ralentizan el envejecimiento. 
La técnica hiperbárica consiste en introducir al paciente en una cápsula presurizada a tres atmósferas y al que se le suministra oxígeno puro. Entre sus muchas aplicaciones, en efecto está su evidente efecto rejuvenecedor, porque envejecer es una enfermedad. Además mejora la memoria, incrementa el coeficiente de inteligencia, disminuye la flacidez y tonifica la piel. Y le aseguro que es la mejor Viagra natural para el hombre y la mujer. El aire que inhalamos no tiene la concentración que nuestro organismo necesita para su correcto funcionamiento, como tampoco la presión atmosférica actual facilita su absorción.

Sin embargo, si sus beneficios son tan sorprendentes, ¿por qué no se utiliza en los tratamientos médicos indicados en España?
Tendrá que usted preguntárselo a los responsables sanitarios en este país. Los ‘lobbies’ farmacéuticos son poderosos. La cámara hiperbárica no se usa porque cura muchas enfermedades. Y no resulta rentable para las farmacéuticas en un país donde el oxígeno se considera un medicamento pero que no se vende en las farmacias.
Origen: La cámara hiperbárica no se usa porque cura y eso no interesa a las grandes farmacéuticas – A Limia – La Región | Diario de Ourense y su provincia, fundado en 1910.

Deja un comentario