España: Cae una red criminal que falsificaba recetas para conseguir anabolizantes

Un trabajador de un hospital robaba los talonarios que otro hombre utilizaba para comprar los medicamentos

Manuel Llamas, Francisco Fuentes y Carmen González durante la rueda de prensa. / pedro hidalgo

Hay medicamentos que, sin prescricipión médica, nadie puede conseguir. Al menos por las vías legales. Ante esta situación, la Inspección Médica de Granada realiza una importante labor para frenar la venta de medicamentos en el mercado negro. Un arduo trabajo con el que, gracias a la Guardia Civil, ha sido posible desmantelar una organización criminal dedicada a la falsificación de recetas para conseguir a bajo precio medicamentos anabolizantes, dopantes, estimulantes y tranquilizantes que luego venían en el mercado negro.

Según explicó ayer el coronel jefe de la Guardia Civil, Manuel Llamas, once personas han sido detenidas y otras nueve están siendo investigadas por conseguir, a bajo precio, medicamentos anabolizantes, dopantes, estimulantes y tranquilizantes que luego vendían en el mercado negro. Entre los detenidos hay un trabajador de una empresa de mantenimiento de un hospital de la capital, un empleado de una subcontrata de la Hermandad Farmacéutica de Granada en una operación donde también están implicadas hasta siete farmacias.

La investigación se ha desarrollado durante los últimos once meses después de que la Inspección Médica de Granada diese la voz de alarma. Este organismo detectó la dispensación de cantidades llamativas de un medicamento que se prescribe normalmente para el tratamiento de cáncer de mama, pero que es susceptible de ser usado como producto anabolizante, habiendo sido recetado a hombres. Fue a partir de este hallazgo cuando se inició una investigación por la que han sido detenidas once personas e investigadas otras nueve.

Los agentes descubrieron que un trabajador de una empresa de mantenimiento de un hospital público fue el presunto responsable de la sustracción de varios talonarios de recetas, de etiquetas adhesivas identificativas de pacientes y de dos sellos médicos, aprovechando que tenía acceso a las consultas.

Este trabajador vendió todo lo sustraído a un joven, que es quien supuestamente consiguió convencer a los empleados de al menos siete farmacias para que le dispensaran los medicamentos sin seguir el protocolo establecido para muchos de ellos, como anotar todos los datos del paciente al que le venden tranquilizantes. “Todo lo sustraído fue modificado para confeccionar unas recetas de unos medicamentos que son muy caros y valiosos en el mercado negro”, remarcó Llamas quien detalló que después eran vendidos a un coste altísimo, a pesar de que habían sido retiradas de las farmacias a coste muy reducido por tratarse de recetas bonificadas de pensionistas.

Por otra parte, según destacó el subdelegado del Gobierno, Francisco Fuentes, el trabajo realizado por la Guardia Civil ha permitido detectar 320 recetas médicas manipuladas para retirar unos medicamentos que, en las farmacias tienen un coste de 150 euros frente a los casi 500 y 600 euros que pueden alcanzar en el mercado negro. “Podríamos cuantificar la estafa realizada contra el Servicio Andaluz de Salud en torno al millón de euros”. Asimismo, Fuentes desveló que el 60% de estas recetas se concentraba en dos farmacias de la capital. “Se trata de un delito contra la salud pública y creo que los responsables del Gobierno, las fuerzas y cuerpos de seguridad y los ciudadanos tenemos la obligación de perseguir estos delitos que al final perjudican a las personas y a la sociedad”.

Por último, la directora de la Inspección Médica, Carmen González, destacó la labor que realiza este organismo que trabaja para detectar prestaciones anómalas en especial en medicamentos que tienen un especial valor en el mercado negro y que son vigilados de cerca tanto en las prescripciones que se realizan a nivel público como privado y en la dispensación en las farmacias.

Origen: Cae una red criminal que falsificaba recetas para conseguir anabolizantes

Deja un comentario