Auge analgésico en China es mina de oro

Li Hui.-
Habida cuenta de las duras leyes antinarcóticos y de su doloroso historial con la desgastante epidemia del opio en el siglo XIX, China no saltaría a la mente como un mercado promisorio para el OxyContin, el analgésico que ha sido centro de un brote de adicción a los opiáceos en los Estados Unidos.
Pero en China, impulsado por las tasas más altas de cáncer y el envejecimiento de la población, el OxyContin es un éxito. Y el laboratorio farmacéutico detrás de la marca está dando un renovado brío a las ventas a través de una campaña de difusión a los médicos y trabajando con el más poderoso de los aliados –el Gobierno chino.

En el país asiático, el OxyContin es vendido por Mundipharma (China) Pharmaceutical Co., una compañía asociada con Purdue Pharma LP, con sede en Stamford, Connecticut, vendedor del opiáceo de acción prolongada en los Estados Unidos. Ambas integran una red internacional de compañías independientes, de capital cerrado, que son propiedad de fideicomisos pertenecientes a la familia Sackler, una de las familias más ricas de los Estados Unidos con una fortuna de US$13.000 millones, según Forbes.

En tanto el alcance del analgésico se amplía, China enfrenta, empero, cada vez mayores problemas para manejar el uso de opiáceos intrínsecamente riesgosos dentro de su sistema de salud estatal con un crecimiento descontrolado.

Varias presentaciones relativas a la capacitación médica en una campaña de tratamiento para el dolor financiada por el gobierno, en la que Mundipharma brinda su apoyo en materia de organización, así como también algunas plataformas online de la empresa, destacan estudios extranjeros de hace décadas que minimizan los riesgos de la adicción a los opiáceos. Los programas llegan a decenas de miles de médicos locales, familiarizándolos muchas veces con la pretendida superioridad del OxyContin.

Mundipharma dice que no ha preparado dichos materiales, pero la compañía parece haberse beneficiado con su participación en el programa de tratamiento para el dolor del Ministerio de Salud. Los estudios relativos a datos en prescripciones demuestran que las ventas de OxyContin crecieron considerablemente en varios hospitales chinos cuando implementaron el programa. Mundipharma reivindica un 60 por ciento de cuota de mercado en las terapias asociadas al dolor causado por el cáncer en China, según una entrevista con su responsable para China en su sitio web.

La Organización Mundial de la Salud recomienda opiáceos fuertes para el dolor causado por el cáncer cuando alternativas inferiores resultan ineficaces, diciendo a la vez a los médicos que también deben estar atentos a posibles efectos adversos. “Ciertamente, tanto médicos como pacientes deben tener conciencia si utilizan opiáceos fuertes de que existe un riesgo pequeño pero significativo de desarrollar una dependencia a dichos opiáceos”, dijo Nicolas Clark, funcionario médico.

Origen: Hoy Digital – Auge analgésico en China es mina de oro laboratorio

Deja un comentario