Bayer y Monsanto: ¿Qué hay detrás?

Por:  Javier Fernández Arribas

Hay grandes empresas que mueven los hilos del mundo. Hay veces que no sabemos por qué se toman algunas decisiones, ni quién está detrás. A los verdaderos amos del universo les va muy bien en el anonimato y su control de nuestras vidas lo ejercen con el control de la sanidad y de la alimentación.

La energía y la banca tienen mucha influencia y poder, pero lo que de verdad proporciona una influencia total en el devenir internacional es decidir los precios de los cereales, la carne o el resto de los alimentos básicos para la supervivencia del ser humano; y qué decir tiene de los laboratorios que producen y venden los medicamentos que millones de personas necesitan diariamente. Unir esas dos fuerzas proporciona un relevancia capaz de competir con los pocos grupos que existen en el mundo. Por eso, la oferta realizada por el gigante químico y farmacéutico alemán Bayer por 55.213 millones de euros por la multinacional norteamericana Monsanto representa una apuesta de primera magnitud para la vida de millones de ciudadanos en todo el mundo.

En el ámbito empresarial, supone una movimiento para enfrentar el paso dado por la china ChemChina con su reciente compra de Syngenta o el acuerdo de fusión alcanzado el pasado mes de diciembre entre DuPont y Dow Chemical. No son empresas muy conocidas entre los ciudadanos de cualquier país europeo o en Estados Unidos. Mucho menos en África, Asia o América Latina pero sus vidas dependen, en muchos casos, en sus decisiones estratégicas a la hora de poner precio al kilo de trigo o a una medicina para curar una enfermedad normal. Qué decir tiene de los precios de una buena carne o de un antibiótico de última generación.

La intención de Bayer por comprar Monsanto, empresa más conocida por su producción de alimentos transgénicos, también nos puede dar una idea de la situación de las negociaciones del TTIP, el tratado comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea que puede significar un paso decisivo para los intereses de ambas potencias económicas con una grave crisis que no terminan de superar. También es muy importante para la vida de cada uno de nosotros porque debemos ser cada día más conscientes de la necesidad de practicar una medicina preventiva con ejercicio físico, mejor alimentación y diversos complementos. Prevenir en la salud significa mayor calidad de vida. Es bueno que a las farmacéuticas les interese también prevenir más que curar.

Origen: Finanzas.com

Deja un comentario