El lutecio y el galio revolucionan el tratamiento y diagnóstico de los tumores neuroendocrinos

El tumor más frecuente del sistema endocrino es el de tiroides, con 3.000 afectados en España. Dentro de esta incidencia, que se haga realmente metastásico y resistentes al radioyodo serían menos del 10-15%. Especialistas se han reunido esta semana en el Hospital Ramón y Cajal para abordar las últimas novedades en el diagnóstico y tratamientos de este tipo de tumores poco frecuentes.

El doctor Enrique Grande, oncólogo del Ramón y Cajal.

MARTA GÓMEZ | Madrid

Más de 100 especialistas se han reunido esta semana en un curso sobre radiofármacos en tumores endocrinos en el Hospital Ramón y Cajal. El centro madrileño, pionero en disponer de un comité oficial de tumores endocrinos, es hospital de referencia en la atención de estas patologías.

Los especialistas han destacado la existencia de lutecio como radionúclido en tumores neuroendocrinos de intestino medio, ya que aumenta el tiempo que tarda el tumor en progresar

Durante el curso, especialistas del ámbito de la Oncología Médica, Endocrinología y Medicina Nuclear han abordado cómo se debe manejar de forma conjunta el tratamiento de los pacientes con tumor neuroendocrino diseminado. Los profesionales han coincidido en la necesidad de que se lleve a cabo un abordaje multidisciplinar de este tipo de tumores y la importancia de que se creen unidades de referencia “tanto a nivel local como nacional que permitan a los pacientes beneficiarse de ensayos clínicos con las alternativas terapéuticas que por suerte están desarrollándose a día de hoy”, ha señalado para ConSalud.es el doctor Enrique Grande, director del curso y oncólogo del Ramón y Cajal.

Respecto a las nuevas alternativas terapéuticas, los especialistas han destacado la existencia de lutecio como radionúclido en tumores neuroendocrinos de intestino medio, ya que aumenta el tiempo que tarda el tumor en progresar.

“Hasta ahora principalmente contábamos con una radiofármaco que es el radioyodo, el tratamiento estándar de los tumores diferenciados de tiroides. Se utiliza hace 20-30 años y es el más eficaz, controlando la enfermedad en el 80-90% de los cánceres de tiroides. Desde el año pasado hay uno nuevo, que es el lutecio. Este nuevo fármaco, que esperamos que esté disponible el año que viene en España, aumenta el periodo en que el tumor neuroendocrino vuelve a crecer por encima de los 3 años, cosa que en los fármacos que ahora disponemos te ofrecen unos 11 meses. Supone un cambio absoluto”, explica el doctor Grande.

En los tumores neuroendocrinos, la media de tiempo que discurre desde el inicio de síntomas hasta el diagnóstico oscila entre los 5 y los 15 años

Por otro lado, el galio representa otra de las novedades, esta vez, en el diagnóstico de los tumores neuroendocrinos. “Este nuevo radiotrazador ha demostrado una alta especificidad y sensibilidad para los tumores neuroendocrinos. En la actualidad, está en periodo de regulación y esperamos que la agencia europea lo apruebe este mismo año. Con su aplicación mejoraríamos mucho nuestra capacidad para el diagnóstico precoz cuando son tumores pequeños”, explica este especialista.

Y es que en el campo de los tumores neuroendocrinos, la media de tiempo que discurre desde el inicio de síntomas hasta el diagnóstico oscila entre los 5 y los 15 años. “Tenemos un tiempo precioso donde el paciente puede ser curado sólo con cirugía y no estamos sabiendo diagnosticar. El hecho de que sean tan poco frecuentes dificulta que los médicos lo tengan como una prioridad a la hora de descartar patologías”.

Origen: ConSalud.es

Deja un comentario