La vacuna contra la encefalitis japonesa podría no proteger contra una nueva cepa

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) –

El virus de la encefalitis japonesa (JEV, por sus siglas en inglés) es la causa principal de la encefalitis viral (infección del cerebro) en Asia y no existe un tratamiento específico, por lo que puede causar la muerte o discapacidad grave a largo plazo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la vacunación en todas las zonas donde la JEV es reconocida como una prioridad de salud pública, pero un estudio publicado en ‘PLoS Neglected Tropical Diseases’ sugiere que las vacunas actuales pueden no proteger a los individuos contra una cepa emergente del virus.

Alrededor de 3.000 millones de personas viven en 24 países del sureste de Asia y el Pacífico Occidental donde el virus está presente. Hay cinco genotipos diferentes de JEV (G1 al G5), definidos por las diferencias en el gen de “envoltura” que codifica las proteínas que cubren la superficie del virus. La cepa G5 fue aislada originalmente de un paciente y descrita en 1951, pero luego no se vio de nuevo hasta recientemente (en 2009) en China y posteriormente en Corea.

No existe un tratamiento específico contra el JEV, pero se emplean una serie de vacunas para proteger a las poblaciones locales y viajeras. Todas las vacunas se basan en cepas de virus G3 y se ha demostrado que funcionan bien en contra de las cepas desde G1 hasta G4, pero su eficacia contra la rara cepa G5 pero posiblemente re-emergente no está clara.

Guodong Liang, del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades, en Beijing, China, y sus colegas han sido los primeros en informar de la reaparición de la cepa G5. En este estudio, compararon los virus G3 y G5 y probaron si la vacuna utilizada comúnmente en China puede proteger contra el virus G5.

Después de haber encontrado las dos cepas similares en su capacidad de causar la enfermedad en ratones, los científicos vacunaron a ratones y evaluaron si estaban protegidos contra una dosis del virus que sería letal para los animales no vacunados. De esta forma, vieron que la vacuna (basada en la cepa G3) protegió a todos los ratones contra una exposición letal al virus G3, pero sólo el 50 por ciento de los roedores infectados con el virus G5 sobrevivió.

POCOS VACUNADOS TIENEN ANTICUERPOS CONTRA LA NUEVA CEPA

A continuación, los investigadores buscaron la inactivación (o neutralizar) anticuerpos en niños de 2 años de edad vacunados y examinaron muestras de sangre de 26 niños que habían sido recogidas antes y 28 días después de la vacunación contra JEV. Tras la vacunación, se detectaron anticuerpos neutralizantes contra las cepas G3 en todos los niños, pero sólo el 35 por ciento de ellos también presentaban anticuerpos que pueden neutralizar cepas de G5.

Por último, los autores se preguntaron si las personas que habían sido infectadas con JEV natural (presumiblemente con cepas distintas de G5) y desarrollado encefalitis presentaban anticuerpos que pudieran neutralizar cepas G3 o G5.

El análisis de muestras de 45 pacientes con diagnóstico clínico de JEV reveló que mientras que todos los pacientes tenían anticuerpos neutralizantes contra las cepas G3, solamente 29 de los 45 pacientes (64 por ciento) presentaban la capacidad de neutralizar cepas G5. La mayor parte de estos últimos eran pacientes de mayor edad; con menos de la mitad de los pacientes pediátricos (menores de 15 años) con anticuerpos neutralizantes contra el virus G5.

Estos resultados sugieren que las vacunas JEV existentes proporcionan sólo una protección parcial frente a cepas G5. Por otra parte, la infección natural con una cepa diferente no podría proteger contra la infección subsiguiente de G5, especialmente en los niños.

No se sabe si los casos de JEV que se produjeron en los últimos años a pesar de los programas de vacunación muy extendidos en países como China y Corea son causados por cepas G5. Tampoco está claro qué amenaza para la salud pública suponen las cepas G5 actualmente o para el futuro.

No obstante, los resultados detectados representan señales de advertencia de una posible crisis de enfermedades infecciosas en el sudeste de Asia, por lo que los autores consideran necesaria más investigación sobre las cepas G5 de JEV y mejorar la protección mediante vacunas.

Origen: La vacuna contra la encefalitis japonesa podría no proteger contra…

Deja un comentario