Galenica simple, contra el bachaqueo

Por: Carlos Jesús Rivas Pérez

En estos tiempos del cólera, no la novela de García Márquez si no la de que casi todos los Venezolanos andamos arrechos porque no conseguimos nada y los malvados bachaqueros te quitan el sueldo con aumento y tickets de alimentación juntos, pretendo dar alguna orientación para que el pueblo de a pie solvente uno de los tantos problemas de hoy. La información cultural nunca es contraproducente y siempre hace falta. La Galénica, es una rama de la ciencia Farmacéutica que designa y aplica la forma en que se deba preparar un medicamento o especialidad farmacéutica. Hablamos de comprimidos, jarabes, capsulas, ampollas y otras formas farmacéuticas como los supositorios, como le gusta la Moringa a Ramos Allup.

Su nombre de Galénica se deriva de un medico, que algunos dicen que era Griego, pero en realidad nació en Pergamo, lo que se conoce hoy como Bergama en Turquía. Por él mismo, también se les llama a los Médicos “Galenos”. Ya que fue el primer médico de la antigüedad después de Hipócrates. Galeno fue el creador de la polifarmacia con un formulario de preparaciones en donde aplicaba su filosofía de CONTRARIS CURANTUR, algo así como “lo contrario cura”. De esa era a la actualidad han pasado muchas lunas, pero hoy podemos recurrir a ese legado para combatir a los bachaqueros. Los de pata en el suelo y los de cuello blanco. Aquí cabe el comentario de que es lamentable que el gremio Farmacéutico no ha aportado todo lo que pudiera ayudar al pueblo a paliar la situación actual, con preparaciones sencillas como la que describiré más adelante y con algunas más complejas en el tratamiento de enfermedades de mayor complicación.

Esa era una función que prestaba el farmacéutico en su “Botica” y que las megas farmacias y el capitalismo acabaron con todo eso y el gremio solo se adecuo a las nuevas circunstancias sin responder con un enfoque cultural al capitalismo salvaje. Los desodorantes no aparecen por ninguna parte. Cuando aparecen te lo quieren vender hasta en 3000 bolívares, cuando en realidad su precio oscila entre 20 y 100 bolívares. La Preparación: Más sencilla imposible. Usted compra en cualquier establecimiento farmacéutico o en cualquier “Chino” que vende de todo, una crema o loción de esas que llaman para el “cuerpo”. Puede ser de las que tienen nombre de carajito y con la fragancia que a usted le guste. Normalmente, al dólar especulativo de hoy, cuestan entre 300 y 500 bolívares.

También se compra una papeleta de BICARBONATO DE SODIO, que su precio normal esta entre 75 y 150 bolívares. Este si tiene que comprarlo únicamente en Farmacias y se asegura que tenga las especificaciones sanitarias de rigor: permiso, fecha vencimiento, etc.
El bicarbonato de sodio es harto conocido por toda la población venezolana por su uso continuo desde hace muchos años en todos los estratos sociales y en infinidades de preparaciones como dulces, alimentos y remedios caseros. Ya tiene la crema o loción y ya tiene el bicarbonato, luego mezcle los dos componentes. Puede ser en el mismo envase de la loción. Coloque la mitad de la papeleta de bicarbonato en el envase de la loción y agite durante varios minutos.

Haga pequeños intervalos de tiempo y destape con alguna precaución el envase, para dejar escapar los gases que se producen por la capacidad del bicarbonato de liberar un gas que se llama dióxido de carbono (CO2). No tiene nada que temer. Los gases que se liberan son mínimos y sin ninguna consecuencia peligrosa. En muchísima menor escala que cuando agita un refresco sin destapar.

Luego de esto, ya tiene preparado su desodorante como para uno o dos meses. Y algo importante, puede ser usado en damas o caballeros y hasta en carajitos de 10 años en adelante que ya se les siente como que tienen una mata de cují en las axilas.
Como la ciencia medica y farmacéutica tienen un axioma que dice: “NO EXISTEN ENFERMEDADES, SINO ENFERMOS” que en realidad quiere decir que cada ser humano puede reaccionar de forma distinta a otro en la aplicación de una misma sustancia, se debe tener la precaución de que si observa algún tipo de reacción como enrojecimiento de la piel, formación de ronchas o escozor, suspenda el uso de inmediato y consulte al medico.

Así que pueblo, si las transnacionales y los bachaqueros te han ocasionado que tengas una orquesta sinfónica en tus axilas, prepárate tu propio mata violín. Y a los bachaqueros les podemos decir “Que se metan sus desodorantes en el bolsillo de atrás”. Como lo decía Chávez.

Origen: Galenica simple, contra el bachaqueo

Deja un comentario