Uruguay: 8 intoxicados al día por exceso de ansiolíticos

 

Leticia Costa Delgado/elpais.com.uy.- En dos años el CIAT (Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico) registró 6.186 intoxicaciones con benzodiazepinas, grupo de medicamentos como el clonazepam, diazepam y alprazolam. La cifra representa 8 intoxicaciones por día en las que hubo fármacos como estos implicados.

El 90% fue por intento de suicidio; seguido por los accidentes (8,66%) y en menor medida la automedicación, los errores terapéuticos, las conductas delictivas y las reacciones adversas a los medicamentos.

Los datos se desprenden del artículo “Perfil epidemiológico de las intoxicaciones por benzodiazepinas recibidas en el Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico uruguayo”, publicado en la Revista Médica del Uruguay en 2015 y realizado entre el CIAT y el Departamento de Farmacología y Terapéutica del Hospital de Clínicas.

“Los años tomados fueron 2010 y 2011. Lleva su tiempo recoger la información y analizarla; no es bajar una base de datos y mirar”, explicó Viviana Domínguez, asistente del Departamento de Farmacología y Terapéutica y una de las autoras del trabajo.

Las benzodiacepinas (medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso con efectos sedantes, ansiolíticos o anticonvulsivos) causaron la tercera parte de las consultas por intoxicaciones en los dos años analizados.

La mayoría, el 74% fueron adultos, seguidos por adolescentes, 49%, preescolares (27%) y escolares (22%). Estas últimas cifras preocupan a los investigadores. “Las intoxicaciones son una punta de iceberg porque, cuando aparecen, hablan de cosas que pasaron en la etapa terapéutica”, expresó Noelia Speranza, profesora agregada del departamento de Farmacología.

“¿Por qué hubo tanta exposición de esas personas a esos medicamentos? ¿Porque lo estaban usando y se fueron del rango terapéutico? ¿O no lo estaban usando pero estuvieron expuestos porque habían en su casa?”, se preguntó Speranza.

La mayoría de las intoxicaciones fueron leves y moderadas. En el 1% de las severas fueron tomadas junto a otros medicamentos y sustancias tóxicas. Cinco fallecieron.

Historia repetida.

El alto consumo de psicofármacos y la alta disposición en hogares uruguayos han sido advertidos en estudios previos. Según la 5ta. Encuesta nacional en hogares sobre consumo de drogas (2012), 1 de cada 5 uruguayos consumió alguna vez algún tranquilizante o hipnótico. Y en cuanto a benzodiazepinas, con el clonazepam a la cabeza, el país registra un promedio de 110 dosis cada 1.000 habitantes, una tasa que en países como España o Portugal es de 89 cada 1.000 y 96 cada 1.000.

“La medicalización de la sociedad es buena hasta cierto momento, pero ahora en la manera en que está medicalizada, es difícil. No dormís un día o dos y sabés que la vecina te dice tomate tal cosa”, expresó Gustavo Tamosiunas, director del departamento. “No es que no queramos estos medicamentos. Nos gustan y nos gusta que sirvan”, agregó Domínguez. “Son eficaces, en la ansiedad hay que usarlos y como hipnóticos (somníferos) también. Pero hay que hacerlo como pautan las fichas técnicas entre 8 y 12 semanas. No es lo que vemos habitualmente”.

Alejandro Goyret, profesor agregado del departamento de Farmacología añadió que muchas personas desconocen los riesgos que tienen estos fármacos. “Hay riesgos de fracturas de caderas en ancianos, por ejemplo. ¿Cuántas fracturas de cadera hay porque están tomando psicofármacos? ¿Cuántos accidentes de tránsito? No son inocuos”, advirtió.

De todas formas, todos coincidieron en que no pueden dejar de tomarse de un día para el otro, especialmente si son ingeridos durante un tiempo prolongado, ya que generan dependencia y el paciente puede sufrir abstinencia. Esta decisión debe ser tomada con el médico tratante, aconsejaron.

“Lo que hay que hacer no depende de un sector único de la sociedad”, subrayó Domínguez. “No es solo responsabilidad de los médicos, del ministerio, de los usuarios que no saben, de la industria o de la academia que no enseña. Cada capa debería aportar su parte para que problemas como estos cambien”.

Para Domínguez, los médicos tienen la misión de mostrar este tipo de estudios y dar a estudiantes y colegas una recomendación de uso. “Cuando los prescribimos tenemos que pensar hasta cuándo lo hacemos. Y también contarle al paciente los beneficios y los riesgos que puede haber para llegar a esos beneficios”, consideró.

LAS CLAVES.

1 – Qué son.

Las benzodiazepinas son medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central con efectos sedantes, ansiolíticos o anticonvulsivos. Las más frecuentes son el clonazepam, el diazepam y el alprazolam. Se recomienda sean usados por un lapso que va entre las 8 y las 12 semanas.

2 – Riesgo.

La biblioteca de los Institutos de Salud de Estados Unidos señala que en general son seguros y eficaces; sin embargo, su uso diario y prolongado puede llevar a la adicción y a una somnolencia que aumenta el riesgo de accidentes de auto.

También pueden llevar a caídas.

MEDICALIZADOS

Global. Problema de muchos países

Las intoxicaciones por benzodiazepinas registradas en Uruguay coinciden con la situación registrada en el exterior donde suelen representar entre 27 y 40% de las intoxicaciones por medicamentos.

Medicados. Datos que se repiten sin cambio

Según la 5ta, Encuesta nacional en hogares sobre consumo de drogas uno de cada cinco uruguayos consumió alguna vez algún tranquilizante o hipnótico para dormir o calmar su ansiedad.

Benzodiazepinas. Más de lo deseable

 En cuanto a benzodiacepinas, con el clonazepam como protagonista, el país registra un promedio de 110 dosis cada 1.000 habitantes, una tasa que en países como España es de 89 cada 1.000.

Deja un comentario