China pasa de solo copiar a innovar en biotecnología

Una combinación de científicos que regresan de EEUU, el talento local y la investigación dan un impulso a su sector farmacéutico.

China superó en 2008 a EU como el país con más egresados de doctorado. (Shutterstock)

Cuando Samantha Du regresó a su natal China en 2001 con la misión de construir una compañía farmacéutica, el cambio parecía un terrible error. Dejó atrás una vida cómoda en Estados Unidos donde había pasado los últimos 12 años, primero como académica de ciencias y después en papeles de mayor jerarquía en Pfizer. De vuelta en China se sentía como una extranjera en su propio país mientras trataba de empezar su empresa.

Varias veces estuvo a punto de darse por vencida, pero sus socios de negocios la convencieron. Quince años después, su persistencia parece funcionar. Primero, como directora científica de Hutchinson China MediTech, y ahora como directora ejecutiva de Zai Lab, que se destaca entre una ola de empresarios de biotecnología que buscan modernizar la industria farmacéutica de China y convertir al país en una potencia en medicamentos.

La mayoría de ellos son tortugas marinas, el nombre que se les da a los profesionales chinos que estudiaron en occidente y que regresan a casa armados con títulos y experiencia.

Después de un doctorado en bioquímica en la Universidad de Cincinnati, Du se unió a Pfizer como científica de investigación y terminó a cargo de las licencias de algunos de los medicamentos en todo el mundo.

No pensaba en salir de EU hasta que llegó una llamada de Hutchison Whampoa, el holding de Li Ka-shing, magnate de Hong Kong, que la invitaba a ser la jefa de una nueva empresa farmacéutica.

Con los recursos de uno de los hombres más ricos del país apoyándola, cruzó China en busca de activos para construir una compañía. No fue una tarea fácil. En lugar de joyas científicas ocultas, Du encontró una industria doméstica más interesada en ganar un margen suficiente con medicamentos genéricos baratos que invertir en la investigación y desarrollo. “La mentalidad era sobre comercio más que en innovación”, recuerda.

Sin embargo, poco a poco, China MediTech empezó a construir sus capacidades de investigación y desarrollo en colaboración con farmacéuticas occidentales, entre ellas Eli Lilly y AstraZeneca.

Du dejó Chi-Med en 2011 para hacerse cargo de las inversiones chinas de cuidado de salud de Sequoia Capital, la firma de capital de riesgo de Silicon Valley, antes de fundar Zai Lab en 2013.

La empresa tiene autorización de tratamientos experimentales de los socios de grandes farmacéuticas, como Sanofi y Bristol-Myers Squibb, pero el enfoque a largo plazo de Du está en el desarrollo de medicamentos propios.

“Queremos ser la primera empresa china de biotecnología con un peso mundial”, dice Du.

Difícilmente es la única con esa ambición. BeiGene, que fundó Xiaodong Wang, ex profesor de ciencia biomédica de la Universidad de Texas, recaudó el mes pasado 158 millones de dólares en Nasdaq para acelerar el desarrollo de cuatro prometedoras medicamentos contra el cáncer.

Tal vez la tortuga marina más exitosa en el sector de biología es Ge LI, quien obtuvo su doctorado en la Universidad de Columbia y se convirtió en empresario de biotecnología en EU antes de regresar para fundar WuXi AppTec hace 15 años. La empresa desde entonces se convirtió en la mayor organización de investigación por contrato de China, realiza investigación y desarrollo y fabricación para muchos de los grandes grupos farmacéuticos del mundo.

WuXi AppTec intenta aprovechar el vigor de la cultura empresarial china, mientras importa los estándares de calidad que aprendieron sus principales científicos en occidente.

Mientras que los que regresan dirigen el desarrollo del sector de biotecnología de China, a otros les atrae cada vez más la creciente fuente de talento local. China superó a EU en 2008 como el mayor productor de doctorados del mundo. Los críticos cuestionan si el creciente volumen iguala la calidad.

Con el creciente número de científicos, el aumento en la inversión en investigación y desarrollo y el crecimiento de la demanda de medicamentos para una población que envejece, China tiene todos los ingredientes para el crecimiento del sector de biotecnología.

Como proveedor de servicio para empresas locales y extranjeras, WuXi AppTec tiene una buena posición para evaluar el progreso. Steve Yang, director de operaciones de la compañía y veterano de AstraZeneca, Pfizer y la Universidad de California, insta a la cautela.

Muchas compañías aspiran a destacar, pero JHL Biotech probablemente tenga la mayor posibilidad de todas.

La compañía incluye a más de una docena de antiguos científicos e ingenieros de Genentech, el desarrollador de medicamentos de California al que todavía muchos consideran la joya de la corona del sector de biotecnología de EU, incluso después de que la adquirió la suiza Roche hace siete años.

Racho Jordanov y Rose Lin, quienes en conjunto tienen más de 40 años de experiencia en Genentech, fundaron JHL en 2012. La firma, que recaudó 135 millones de dólares de financiamiento privado, tiene su sede en Taiwán y construye una presencia en el continente con una planta de fabricación en Wuhan, en la provincia de Hubei. Su objetivo inicial fueron los biosimilares, una nueva categoría de medicamentos de imitación que son una competencia de menor precio para los medicamentos biológicos modernos que se elaboran a partir de células vivas.

Pero Jordanov dice que JHL eventualmente va a desarrollar sus propios productos, y cree que el sector farmacéutico chino hará la misma transición. “China va a pasar de copiar bien a ser buenos innovadores”.

Estudios

En China se conoce como tortugas marinas a los profesionistas que se formaron en occidente y que regresaron a casa.

Aporte

Alrededor de 5 por ciento de los 10 mil empleados con que cuenta WuXi AppTec se capacitaron en el extranjero.

Interés

La firma JHL, fundada en 2012 y dedicada al desarrollo de medicamentos biológicos, recaudó 135 millones de dólares.

Origen: China pasa de solo copiar a innovar en biotecnología – Grupo Milenio

Deja un comentario