FDA ataca a los suplementos dietéticos para proteger a la Big Pharma

Los propios datos demuestran que los suplementos dietéticos son abrumadoramente seguros.
Alianza por la Salud Natural /ATMedios.- Los medios de comunicación están utilizando un nuevo estudio financiado por el Departamento de salud y servicios humanos (HHS), lanzado la semana pasada, para renovar las falsas acusaciones que los suplementos son no regulados, inseguros y requieren más supervisión federal.

Incluso un examen somero de los datos proporcionados en el estudio demuestra una vez más que los titulares alarmistas y las llamadas regulaciones más estrictas no están apoyados por las evidencias.

En primer lugar, sobre 20 de los casos analizados de fallecimientos fueron el resultado de que niños sin supervisión de los padres, tragaron píldoras. 40 de los casos de mortalidad entre los mayores 65 años de edad fueron causadas por asfixia. Muchos otros casos fueron palpitaciones por ingerir demasiadas pastillas, píldoras sexuales y bebidas energéticas. Sin duda un porcentaje de estos llamados suplementos dietéticos eran sustancias simplemente ilegales, pero no el gobierno no dijo cuál es el porcentaje de casos.

Una de las agencias del HHS, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), reporta que en realidad había sólo 3.249 informes de eventos adversos relacionados con el suplemento, ya sea por los médicos u hospitales, a la FDA en 2012, están muy lejos de ser los 23.000 que se reivindican en el estudio.

Parte de la gran discrepancia en las cifras se debe probablemente al hecho de que las gotas de ojos, gotas para los oídos, y otros productos más, que no son los suplementos dietéticos, fueron aparentemente incluidos por los investigadores. ¿Por qué eligieron hacer esto?, van a tener que explicarlo.

El estudio también omite detalles importantes sobre los eventos adversos contados. Por ejemplo, no informa qué productos hizcieron los eventos adversos. Esto es importante porque muchas reacciones adversas podrían ser el resultado de un puñado de productos “adulterados” (ilegales). La FDA ya cuenta con la autoridad para retirar productos adulterados en el mercado. Los suplementos están regulados aún más por la FTC y también deben seguir las buenas prácticas de fabricación estrictas para asegurar que los productos son seguros.

De hecho, el estudio en realidad demuestra algo que hemos venido diciendo desde hace mucho tiempo: los suplementos tienen un historial ejemplar de seguridad. Teniendo en cuenta que cerca de la mitad de todos los estadounidenses-unos 150 millones de personas- usan suplementos dietéticos, incluso el inflado número 23.000 representa sólo el 0,015% de los usuarios de suplementos dietéticos.

Los productos farmacéuticos, por otro lado, aun cuando estén debidamente prescritos, causan un estimado de 1,9 millones de hospitalizaciones y 128.000 muertes hospitalarias cada año. los fallecidos fuera de los hospitales podrían aumentar considerablemente este total si secontabilizaran. Si la salud pública fuera realmente la preocupación del HHS, ¿no deberían centrarse en los medicamentos recetados?

¿Cómo se explica el enfoque engañoso sobre los suplementos? No es sorprendente que algunos de los autores del estudio son funcionarios de la FDA. Durante años, la agencia ha estado tratando de aumentar su autoridad sobre los suplementos, tratando de establecer un sistema de aprobación como la drogas. Debido a que las grandes farmacéuticas pagan las facturas de la FDA y proporciona puestos de trabajo post-gubernamentales, sospechamos que muchos de estos están tratando de ganarse el favor de las compañías farmacéuticas.

Un sistema de aprobación de medicamentos para los suplementos, recuerde, que llevaría a la destrucción de la industria. Incapaz de pagar el costo exorbitante del proceso de aprobación de la FDA (porque venden sustancias naturales no patentables y nunca podrían cobrar lo suficiente para recuperar su inversión, incluso para uno de sus productos, no importa toda su línea de productos), los productores de suplementos tendrían que cerrar sus puertas, eliminando miles de productos del mercado. Esto elimina la competencia de las grandes farmacéuticas y les permite ya sea monopolizar el mercado de los suplementos o tratar de convertir los suplementos en las drogas con receta enormemente caras.

No se deje engañar por los titulares. La estrategia general en juego aquí tiene poco que ver con la seguridad del consumidor y mucho, mucho más que ver con el fortalecimiento de la línea inferior de las principales compañías farmacéuticas del mundo.

Deja un comentario