Maldad pura y dura

 

Benjamín Torres Gotay.-

A sus 58 años, Aranedis Torruella, de San Juan, no sabe, ni le interesa, nada que tenga que ver con la bolsa de valores. Solo sabe que vive con un dolor continuo en la espalda que la incapacita para trabajar y que únicamente le es aliviado por Naproxen, un popular antiinflamatorio. Y que el frasco de 100 pastillas que hace poco compraba a $7.26, de repente subió a $146.15.

Tiene plan médico, pero, debido al desmesurado aumento de sus pastillas, la cuota para medicamentos, que debía durarle hasta fin de año, se le agotó el mes pasado, lo que significa que en lo que resta del 2015 tiene que costear de su bolsillo de pensionada el 55% del importe de la medicina. Para poder afrontar este gasto inesperado, ha recurrido al recurso de los más desesperados: racionar la compra de alimentos. “Esto se refleja más bien en la compra de víveres, en el supermercado”, dijo a una reportera de este diario que la entrevistó esta semana en una farmacia de San Juan.

El caso de Aranedis es un ejemplo de una monumental tragedia que en este momento están viviendo miles de personas en Puerto Rico y millones más en el mundo: la imparable codicia de la inimaginablemente multimillonaria industria farmacéutica ha provocado descomunales aumentos en los precios de las medicinas, dejando a innumerables enfermos ante el insostenible dilema de comprar los fármacos que necesitan o comer, de tener que decidir entre vivir o morir.

No es posible pensar en esto sin sentir un espanto profundo en lo hondo del corazón, sin sentir el fuego de la indignación consumiéndolo a uno por dentro. En Puerto Rico, 41 medicamentos han subido de precio este año, como Desonide, un esteroide para combatir los síntomas de alergias y enfermedades de la piel, que subió de $40 a $400; Metronidazole, un antibiótico para tratar diferentes infecciones, de $39.95 a $225 y Nystatin/Triamcinolone, una combinación necesaria también para aliviar infecciones, que subió de $1.80 a $225.

En la orgía de aumentos también cayeron medicamentos de vida o muerte para cardiacos; para niños que sufren convulsiones y para tratar enfermedades respiratorias tan comunes en Puerto Rico, para el hipotiroidismo, el colesterol, la fibromialgia y la menopausia. Una encuesta del “Commonwealth Fund” en Estados Unidos reveló que el año pasado 35 millones de personas entre los 19 y 64 años en ese País dejaron de adquirir las medicinas que necesitaban porque no tenían dinero para comprarlos.

En Puerto Rico, está pasando igual. Marta Castro, farmacéutica de la Farmacia Plaza en San Juan, dijo a este diario esta semana que ha visto muchos casos de personas que, al ver los precios, sencillamente no compran los medicamentos que les fueron recetados. “Si es muy costoso (el medicamento) no lo usan, no pueden comprarlo”, dice el pediatra Ricardo Fontanet.

Lo más indignante de este problema es que los increíbles aumentos no responden a ninguna dinámica inevitable del mercado que haya obligado a la industria farmacéutica a incrementar los precios de los medicamentos. No han subido tanto los costos de producción, ni hay nuevas regulaciones que encarezcan a ese nivel el proceso de desarrollar tratamientos. Es simplemente codicia.

En Estados Unidos, el Congreso le tiene el ojo puesto a dos farmacéuticas: la estadounidense Turing y la canadiense Valeant, que entre ambas controlan decenas de medicamentos. Turing aumentó en 5,000% el Daraprim, con la que se combate una infección de parásitos que pueden causar la malaria y la toxoplasmosis. Valeant incrementó en 525% el Nitropress y en 212% el Isuprel, ambos esenciales para problemas del corazón.

Es especialmente interesante el caso de Valeant, cuyo presidente, J. Michael Pearson, hijo de un instalador de teléfonos, se hizo billonario desde que se convirtió en CEO de la farmacéutica y estableció una agresiva estrategia de recortar los gastos de investigación y desarrollo de nuevos medicamentos y dedicar sus esfuerzos a adquirir competidores con el fin de sacarlos del mercado y poder subir los precios a gusto y gana.

En promedio, Valeant ha subido los precios de sus productos en 66%, cinco veces más que el promedio en la industria. “Si los precios son de alguna manera erróneos, haré lo que entienda que nuestros accionistas quisieran que hiciéramos”, dijo Pearson en abril de este año a una conferencia de analistas, según lo reportó esta semana The New York Times. Pearson, de paso, es también accionista de Valeant: sus acciones, según la revista Forbes, están valoradas nada más y nada menos que en $1,300 millones.

Estas acciones no aguantan mucho análisis. Lo que queda aquí es desnudar los argumentos de todo adorno y ver este problema como lo que, en su más elemental esencia, es: una manifestación de pura maldad.

Rara vez se ve tan claro, pero aquí lo único que tiene a millones en el mundo decidiendo cada día entre vivir o morir es la perversidad y la avaricia sin límites de unos industriales absolutamente faltos de escrúpulos que saben que el producto que venden no es algo que el consumidor puede elegir entre adquirir o no y, basados en ese control, le suben el precio descaradamente, sin importarles las tragedias personales que esas decisiones puedan causar.

El ánimo de lucro es el motor que, casi invariablemente, mueve al mundo y eso no está mal. De ahí, del ánimo de lucro, han venido muchos de los grandes adelantos de la humanidad. Pero tiene que haber razonabilidad. Y, en este caso de las medicinas en particular, los precios son completamente irrazonables y responden únicamente a los más bajos instintos de los desalmados que tienen el control irrestricto de las vidas de millones.

Puerto Rico está, ante esta manifestación tan repugnante de la crueldad humana, indefenso, pues, otra vez a causa del status colonial, estamos sujetos a los controles del comercio interestatal de Estados Unidos, sin mecanismos para, como han hecho otros países, intentar establecerle a las farmacéuticas unas reglas de juego que nos sean menos onerosas. Nos queda, como en tanto otro asunto, orar para que Estados Unidos le ponga control a los desalmados que tienen a seres humanos como Aranedis Torruella decidiendo entre comer o sufrir dolor.

Deja un comentario