Biotecnológicos y patentes, lo espinoso

José Yuste.-etcetera.com.mx

(México)Un tema delicado del Acuerdo de Asociación Transpacífica, el TPP, recién firmado por 12 países, fue el de los medicamentos. De entrada, el tema de las patentes se quedó tal y como está, es decir, un medicamento innovador tiene una patente de 20 años, después de ese plazo, otros laboratorios pueden producir los genéricos. Una situación distinta fue la de los biotecnológicos, donde el TPP resolvió dar un plazo mayor a la patente, de entre cinco y ocho años más, dependiendo de lo que elija cada país.

BIOTECNOLÓGICOS, LA TENDENCIA

El tema es crucial para la industria farmacéutica. Los medicamentos como los conocemos suelen venir de mezclas químicas, las cuales se estandarizan y se pueden producir en masa.

Los biotecnológicos son medicamentos producidos a través de procesos biológicos, donde se utilizan organismos vivos que pueden ser, por ejemplo, bacterias o parásitos. Forman la última frontera de la medicina. Y claro, los laboratorios que los producen quieren más años para poderlos explotar. Los laboratorios innovadores, de naciones industrializadas, argumentan que los procesos de comprobación y experimentación son muy largos y sumamente costosos.

CANIFARMA Y EL DEBATE

De hecho, los biotecnológicos tienen dividida a la industria farmacéutica. La Canifarma, presidida por Alexis Serlin, trata de guardar el equilibrio entre la Anafam, que representa a los laboratorios mexicanos y preside Dagoberto Cortés, y la AMIIF, que representa a los laboratorios innovadores y preside Cristóbal Thompson.

La Anafam, siendo laboratorios nacionales, todavía quiere esperar a ver la decisión del gobierno mexicano. Si adopta el plazo de los 20 años más otros cinco o la de 20 años más ocho. Cortés y la Anafam prefieren ser cautos al respecto. En cuanto a la AMIIF, todo indica que están complacidos con el acuerdo del TPP, pues consideran que sí se les toman en cuenta sus costos de inversión en desarrollo e investigación.

COFEPRIS: QUEDÓ BALANCEADO Y RESPETO A PATENTE

Para Mikel Arriola, presidente de la Comisión Federal contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), el acuerdo tiene los balances suficientes. No se mueve la patente ni para adelante ni para atrás, dando certidumbre a la industria de genéricos, que en México se ha desarrollado a más de 70% del volumen de las medicinas vendidas.

Y en cuanto a biotecnológicos, sí se preserva el tiempo de la patente más los cinco u ocho años, según decida la autoridad sanitaria mexicana. El hilado va a ser fino. Podrían revisar molécula por molécula, dependiendo del medicamento. De esta manera los laboratorios innovadores de biotecnológicos sí tendrán su Protección de Datos (Data Protection).

PROTECCIÓN DE DATOS, A CINCO AÑOS EN ALÓPATAS

Recordemos que un tema sensible es la patente, más la protección de datos. ¿Por cuánto tiempo deben protegerse esos datos? Los laboratorios no innovadores señalan que la protección de datos sólo sirve para extender la patente, mientras que los innovadores señalan que en medicamentos donde se encuentran nuevas modalidades, son totalmente válidas.

Aquí también hay una definición. Según Mikel Arriola, la protección de datos para los medicamentos alópatas será de cinco años. Está claro que el TPP le dejó una buena tarea a México: definir el periodo de protección para los medicamentos biotecnológicos. Hasta el momento la Cofepris y Salud quedaron muy complacidos con lo obtenido en el TPP en este tema, quizá el más delicado para nuestro país.

VW YA HABÍA REDUCIDO EXPORTACIONES

Según Volkswagen México, la reducción de su producción y exportación en México durante septiembre se debió a una planeación realizada desde inicios de año, no al escándalo de los motores diesel. Como sea, les volvió a ir mal. Disminuyó en 30% sus exportaciones en septiembre, según los datos dados a conocer por la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, donde se establece que vendió 24 mil 585 unidades, un número menor a las 35 mil 530 vendidas en agosto.

La Profeco señaló que VW podría enfrentar una multa de hasta 3.7 millones de pesos por cada auto con el software en motores diesel. Según la empresa, los vehículos con ese motor que se vendieron en México de 2001 a 2015 son alrededor de 32 mil. Esta parte es la más importante: responder al consumidor de lo que fue un engaño. Esperemos que VW salga adelante. Con México tiene una relación excepcional, por su fabricación, gustos del consumidor y exportaciones. Pero este engaño a autoridades y consumidores empañó todo.

Deja un comentario