Honduras: Con hierbas se curan los pobres

Con hierbas se curan los pobres en Honduras

latribuna.hn;-

En estos tiempos en que las medicinas han alcanzado precios altos en el mercado nacional y no están al alcance de los pobres, muchas personas han optado por volver a las prácticas de sus abuelos, al usar plantas medicinales para curar sus achaques.

Doña Alba Osorio es propietaria de un negocio de hierbas, ubicado en el mercado San Isidro de Comayagüela, desde hace 35 años. Manifestó que decidió dedicarse a esta actividad porque vio que era rentable.

Antes vendía verduras, en compañía de su madre, pero perdían mucho y fue así que prefirieron vender plantas en este lugar, casi sin ninguna experiencia. Con el transcurrir el tiempo, Alba aprendió mucho sobre las propiedades de las plantas medicinales.

Dice que lo que más piden sus clientes es la cola de caballo, albahaca de monte, ruda, la cáscara de liquidámbar, yerba buena, manzanilla y semilla de caoba.

También se vende bastante el pericón, jengibre, romero, anís, cáscara de giñicuago, hoja de eucalipto, encino rojo, caña fístula, altamisa, diente de león, miona, quina, tilo, mirra, taray, hombre grande, valeriana, hojas de naranjo agrio, guardalobo y calaguala.

“La cola de caballo es buena para limpiar los riñones y para la próstata, la albahaca es buena para el dolor de oídos, la concha de liquidámbar es buena para hernias, la concha de jiñicuago es bueno para la anemia este se mezcla con liquidámbar y encino rojo, la caña fístula para purgas”, explicó doña Alba.

Agregó que el guardolobo se usa para combatir el asma y se mezcla con yerba buena, mientras que la calaguala es buena calmar los dolores de hueso y problemas estomacales. Asimismo, la semilla de caoba se emplea para mantener los niveles de azúcar bajos y se toma como una pastilla.

“Todos estos productos se preparan en un litro de agua y se toman tres veces al día, por la mañana al medio día y por la noche”, apuntó.

AMANTE DE LA BOTÁNICA

Otro comerciante que vende hierbas curativas es Elvis Antonio Banegas, propietario de un local también ubicado en el mercado San Isidro de Comayagüela.

A pesar de que Elvis solo tiene tres años de dedicarse a este rubro, ha entendido que necesita información para poder atender a la clientela que lo visita.

Por esta razón, comenzó a estudiar botánica a través de libros y con la ayuda del internet, para identificar las plantas y conocer qué enfermedades combaten.

Su interés en la medicina natural lo ha llevado a realizar diferentes experimentos en su casa, elaborando aceites principalmente.

“Uno de los productos de mayor demanda es el romero, porque sirve para regular la circulación de la sangre, manzanilla, para dolores estomacales”, dijo Elvis.

“Hay que tener fe en la medicina natural y lo que falta es mayor difusión de las propiedades curativas de las plantas medicinales”.

Indicó que el periodo para tomar cualquier medicina natural es de 15 días, por lo menos para ver las cualidades curativas de cada una de ellas

Deja un comentario