Fernando Bianco: “Barrio Adentro se quedó atrófico”

El dinero para los hospitales “se ha despilfarrado, robado y mal usado”

Desde el año 2003, cuando surge el plan y luego la misión Barrio Adentro, el doctor Fernando Bianco Colmenares se ha destacado como uno de sus defensores. En esos años calificaba al programa como “una de las grandes armas contra la pobreza”, “la única acción positiva en el sector salud” y el programa que permitiría desarrollar un sistema público nacional de salud.

Aún lo cree: “Barrio Adentro sigue siendo la gran salida, el gran invento de la revolución”, dice, pero se refiere al “original”, no al Barrio Adentro de hoy pues rechaza en lo que se convirtió. Si en 2008 declaraba públicamente que la misión “se vino abajo”, ahora Bianco considera que se le debe pedir perdón al pueblo por no haber cumplido con la idea original. Así podría ganarse de nuevo la confianza en un sistema que aún puede retomarse para afianzar la atención primaria en salud.

El especialista en psiquiatría y sexología médica preside, desde 1998, el Colegio de Médicos del Distrito Metropolitano de Caracas, lapso sobre el cual aclara que ha solicitado la realización de elecciones según los artículos 292 y 293 de la Constitución, “pero la Federación Médica Venezolana no lo acepta porque dice que debe ser la comisión electoral de la federación la que las haga”. Dicho ente, por su parte, ha introducido 13 solicitudes ante el CNE, según informaciones dadas por Douglas León Natera, pero no han sido aceptadas.

Mientras tanto, ahí sigue. En todo este tiempo Bianco no solo ha visto el paso de 13 ministros de Salud en 15 años, algo que a su juicio es una falta de gerencia, sino también cómo varias propuestas y programas se quedaron a medio camino, a pesar de que “tuvieron las mejores intenciones y los mejores recursos”. Y una de las cosas que más lamenta es que el denominado Sistema Público Nacional de Salud, creado en la Constitución de 1999, se encuentre en esa lista.

Una crisis que lleva décadas

Para dar sus apreciaciones sobre cómo se encuentra el sistema de salud actual, Bianco recuerda que el sistema público planteado en la Carta Magna reposa sobre seis pilares. Uno de ellos es la promoción de la salud. “No voy a decir que no existe, está pero tímidamente. No hay un programa audaz ni salvaje de promoción de la salud”, señala. Otro es el de la prevención y anticipación de la enfermedad: “se han mejorado unos programas de prevención pero los de anticipación son muy débiles”.

La interconexión del sistema –el tercer pilar- “prácticamente no existe” y en el caso de la contraloría sanitaria sostiene que es la misma de toda la vida salvo algunos elementos.

“Existieron algunos ministros que no entendieron Barrio Adentro”

“Después está el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de la salud, que reposan básicamente en las clínicas y en los CDI. Tenemos un sistema hospitalario muy parecido al descrito por Armando Díaz Lovera en su libro de 1982, 20 años de crisis médica”, dice el médico egresado de la Universidad Central de Venezuela en 1967.

Solo uno de los seis aspectos resulta mejor evaluado; es el referido a la creación de una industria de insumos y de un programa de formación de recurso humano. Aunque en el primer caso “no se ha trabajado todavía”, la formación ha sido muy buena, asegura el presidente del colegio de médicos. “Se han formado 19.500 médicos integrales comunitarios (MIC), además tenemos enfermeras integrales, odontólogos integrales. El programa de formación está ahí y esperamos que los MIC ocupen todo el sistema de atención primaria de salud, que tiene que ver con la promoción, prevención y anticipación que dije antes”.

“Desde el punto de vista de la Constitución y su valoración, la revolución ha hecho dos cosas importantísimas: haber hecho énfasis en la atención primaria de salud con Barrio Adentro, programa que lamentablemente quedó atrófico en el camino, y la formación del recurso humano, donde hemos formado una cantidad importante de médicos integrales”.

¿Por qué Barrio Adentro se quedó atrófico?

El negocio de la salud está en el enfermo, en la enfermedad. Barrio Adentro trabaja en un modelo que ordena la Constitución, de mantener a la gente sana y hacerla cada vez más sana. Ese modelo constitucional es distinto al de la Constitución de 1961, que era evitar la enfermedad. El legislador del 61 presumía que te ibas a enfermar, pero el legislador del 99 presumía que te puedo mantener sano.

Son dos conceptos distintos que la mayoría de los dirigentes de la salud venezolana no han terminado de entender. Barrio Adentro estaba en esa línea de mantener a la gente sana pero no contó con las ayudas necesarias, existieron algunos ministros que no entendieron Barrio Adentro y se fueron para el otro modelo.

¿A cuál?

Existen dos: están los que creen en la promoción, prevención y anticipación; ahí el centro del sistema es la atención primaria de la salud. Y están los que creen en el tratamiento y rehabilitación, y su sistema es el hospital. Según esos dos modelos, el centro del sistema está en los hospitales o en los núcleos de atención primaria, que son los consultorios populares y ambulatorios. Pero lo que dice la Constitución nacional es que lo fundamental son los núcleos de atención primaria integral, y eso era Barrio Adentro, el original.

¿Entre 2005 y 2006, cuando se crea Barrio Adentro II, que son los CDI, SRI y CAT; Barrio Adentro III, para remodelar y equipar los hospitales, y Barrio Adentro IV, para construir hospitales especializados, se desvirtúa el programa?

Se desvirtuó. El haberle dado popularidad al nombre de Barrio Adentro y convertirlo en II, III y IV fue una excelente idea de los enemigos de la revolución, para enredar a los dirigentes de la revolución, que cayeron en la trampa, y lograr que todo se mantuviera igual: los centros de salud son los hospitales y esta hilera de Centros de Diagnóstico Integral, CDI. Pero nuestros hospitales siguen en un estado muy lamentable, y es así porque si tu quieres que un hospital trabaje tienes que darle autonomía al funcionamiento. ¿Qué significa eso? Tener su propio presupuesto, autonomía para nombrar y asignar a su gente y tener la obligación de presentar cuentas mensualmente.

Pero no puede ser que el director del hospital sea un individuo nombrado por un ministro, un director de salud o alguien y que no tenga ningún tipo de poder. Mientras a los directores de hospitales y de cualquier programa de salud no se les de el poder que necesitan, va a pasar lo que ocurre ahorita, que no tienen libertad de disponer ni obligación de presentar cuentas. De ahí que el control comunitario sea fundamental, como dice la Constitución. El empoderamiento de la comunidad no es para decir que la gente que trabaja en hospitales es un vago, no, eso no es verdad. Es porque a medida que somos supervisados nuestras tentaciones se amainan.

¿Y cómo explica que los hospitales estén tan mal después de todo el dinero y créditos adicionales que fueron aprobados para las remodelaciones y equipos? ¿Qué pasó con esos recursos?

No ha habido ningún gobierno en la historia venezolana que le haya dado tanto al sector salud como este. Sería injusto, ante la tonelada de dinero que tanto el presidente Chávez como el presidente Maduro le han dado al sistema, no reconocerlo. Pero la gente que ha sido responsable de la administración de esos recursos, en su mayoría, los ha despilfarrado, robado y mal usado. Y si alguien sabe de eso es el actual ministro de Salud, que trabajó eso cuando era diputado y sabe todos los cuentos. Nadie mejor que él para denunciar eso en las instancias respectivas y buscar un poco de justicia ante la malversación y mal uso que se hizo, y que debe ser investigado. Sí hemos tenido el dinero pero como ese manejo es desde arriba, cuando se dispone del dinero empiezan las tetas y tetillas y lo que le queda al pueblo es el bagazo.

¿Dónde debe estar la lupa?

En todo el nivel. Además creo que todos los ministros deben responder por sus gestiones, en más o en menos. Eso debe investigarse. Eso esta muy adelantado en la Asamblea Nacional. Yo no me encargo de eso pero sé que con tanto dinero que se ha dado no hay forma de justificar la situación actual.

¿Usted diría o reconocería que existe una crisis de salud?

Yo diría que tenemos una crisis crónica que viene desde 1963, cuando el Ministerio de Salud fue politizado durante el gobierno de ancha base. De ahí en adelante la politización del ministerio y del sector salud ha sido cada vez más progresiva y no hemos sido capaces de controlarlo. Creo que hoy, más que nunca, se necesita un gran concierto por la salud, una gran mesa de discusión y de disposición donde participen todos los sectores, y que maneje cada quien su presupuesto. No seguir con esta situación en la que estamos hoy, que es terrible. La Constitución señala un camino y no se ha seguido ese camino. Se ha pretendido decir que se sigue y no se sigue.

¿Y si cada quien administra presupuesto igual no hay riesgo de desvío de fondos?

No, porque si tu tienes un presupuesto- programa, te llegan tus fondos y tienes el control de la comunidad, eso no pasa. La comunidad, como dice la Constitución, tiene la obligación de supervisar ese proceso. Lo que pasa es que mucha gente no se deja supervisar y sabotean el mecanismo, pero hay que imponerlo poco a poco. Yo creo mucho en el control comunitario porque es el respeto por los iguales; si este hospital está en esta zona, los de esta zona tenemos que preocuparnos porque esté bien administrado y de un buen servicio. No es que van a insultar a la gente.

Pero en varios hospitales donde se instaló la contraloría social los médicos denunciaron, muchas veces, que en lugar de vigilar los recursos actuaban como fuerza de choque, amedrentaban o culpaban al personal de la falta de insumos

Haber utilizado la contraloría social para descalificar a algunos médicos, enfermeras e incluso a algunos directores de hospitales ha sido una táctica que yo he reprobado siempre. No estoy de acuerdo con eso. El control de un hospital se hace si tenemos un consejo comunal que logra que el director y el consejo técnico les presenten la rendición de cuentas. No es usar el control social como control político, es controlar que haya honestidad en el manejo de los recursos.

“Es necesario que el presidente Maduro le aumente el sueldo a los médicos”

¿Barrio Adentro afectó a todo el sistema de salud?

No, Barrio Adentro era la gran salida, sigue siendo la gran salida, es el gran invento de la revolución. Es, si se quiere, la mejor expresión de lo que podía ser el Socialismo del siglo XXI o Socialismo Bolivariano, y yo sigo creyendo en eso. Además ese es un programa totalmente venezolano, esa fue una idea parida aquí, entre Freddy Bernal y otros más. Ni los cubanos sabían qué era. Nació como Plan Barrio Adentro y cuando el presidente Chávez se dio cuenta del potencial, lo llamó Misión Barrio Adentro.

Si nosotros la hubiéramos desarrollado como originalmente estaba prevista, con un núcleo de atención primaria en, no por, en cada 1.250 personas o 250 familias, tuviéramos ahorita 23.000 núcleos con 19.500 MIC o médicos integrales comunitarios, y tendríamos el pulso sanitario del país en un sistema promocional preventivo, no este sistema preventivo-curativo actual.

Retomar Barrio Adentro y las ideas originales es lo que está indicado. Ahora, que el pueblo vuelva a aceptar el Barrio Adentro original, después de haberle dado su corazón, su casa, todo, va a tener que hacerse un trabajo explicativo, con tesón, y pidiéndole perdón al pueblo por no haber cumplido con la idea original, porque lamentablemente hubo gente que la confundió estando en el poder y transformaron eso en una cosa que no debió ser.

¿Cuando dice que para retomar la idea original hace falta hacer un trabajo con la gente, es porque el venezolano ya no confía en Barrio Adentro?

Es que a la gente, ahorita, le va a costar creer. La gente creyó mucho al principio. Yo, que hice miles de viajes a módulos de Barrio Adentro, lo vi, eso fue increíble, la gente adoraba ese programa. Pero fue cambiando, lo fueron echando a perder, lo fueron desviando.

¿La gente no está acudiendo a Barrio Adentro?

Bueno, no, siempre se acude, pero la inconexión sigue, no ha crecido, habría que hacer un gran seminario informativo. Además inventaron una cosa que llaman las Asic, las áreas de salud integral comunitaria, que creo no es compatible con el sistema publico nacional de salud y lo metieron en el Plan de la Patria. Lamentablemente es un error, en la revisión del Plan de la Patria eso habrá que corregirlo porque eso no es lo que dice la Constitución. Eso va en contra de Barrio Adentro, va en contra del sistema.

¿Cómo ve el desarrollo de los MIC, que se dijo debían hacer el postgrado de Medicina General Integral y después cambiaron la decisión?

9.000 de estos 19.500 están haciendo el postgrado de Medicina General Integral y deben ir todos para los módulos. Ya no debería haber ningún personal sino ellos en los módulos.

¿Estuvo bien la decisión de que los MIC hicieran especialidades médicas por el déficit en hospitales?

Yo creo que eso fue una cosa mal programada, fue un error, fue desviar el programa y ahí tenemos los resultados, ni chicha ni limonada.

Igual hay un grupo en los hospitales

Bueno algunos han podido sobrevivir, otros se han perdido. Eso no era lo que se quería. Lo que se estaba buscando no era médicos para los hospitales sino médicos para desarrollar el sistema. Para los hospitales lo que hay que buscar es que los médicos se queden allí y para eso es necesario tener un buen sueldo.

“La mentira” del mercantilismo médico

¿Desde cuándo no reciben un aumento de sueldo?

Desde septiembre de 2013. Es necesario que el presidente Maduro le aumente el sueldo a los médicos en una cantidad que nosotros estimamos entre los 7 y 8 salarios mínimos. Mientras haya esta inflación, a los médicos se les debe pagar eso para comenzar. Si queremos competir para que los médicos se queden, debería ser eso, 7 u 8 salarios mínimos.

¿Por qué se han ido tantos médicos del país?

Una de las cosas fundamentales es que hay un gran déficit médico en el mundo. El mercado de la contratación de los médicos es muy grande, en todas partes contratan y para que la gente vaya tienes que ofrecer dos cosas: calidad académica y un buen salario. Aquí tenemos calidad académica pero no un buen salario.

¿La situación del país influyó?

Yo creo que la causa principal es económica. Si tu quieres buenos médicos tienes que pagarlos muy bien. La primera medida que yo haría para cambiar esto es exigir que quien trabaje en práctica privada no trabaje en público. Y a los médicos del sector público les pagaría muy bien, 8 salarios básicos para comenzar, para el interno y medico rural. Y de ahí ir subiendo. Además le daría la posibilidad de asistir a un congreso científico al año, internet, biblioteca, acceso a vivienda y vehículo.

Todo gobierno, en cualquier parte del mundo, tiene que entender que el personal médico es un personal distinto. Los médicos no somos peores ni mejores que nadie. Pero somos distintos y esa distinción nos la da el combate permanente con la vida y la muerte, y eso se llama abnegación médica. Pero si yo estoy hambreado, si no sé como voy a pagar la casa y el colegio, estoy fregado. No trabajo.

El gobierno tiene que entender eso. ¿Que los otros profesionales se molesten? Lo siento mucho en el alma, me da mucha cosa que vayan a malentenderme, pero somos distintos. Al médico tienen que pagarle una cantidad que a los demás no se les puede pagar. A mi no me da pena decir eso.

Muchas veces el presidente Chávez se refirió a los médicos venezolanos como mercantilistas, que no les interesaba la vida de la gente sino el dinero. ¿Esto le hizo daño al gremio?

No solamente le hizo daño sino que fue una gran mentira que le vendieron al presidente Chávez. Le vendieron esa gran mentira de que los médicos eran mercantilistas y nosotros sabemos quién fue. Llegará el momento de decir las cosas claras, eso fue un arma de un ministro del trabajo que le hablaba al presidente Chávez del “mercantilismo médico”. ¡Qué mercantilismo médico del cipote! Eso no tiene sentido. Tu tienes una abnegación que dar, y para poder ser abnegado tienes que estar tranquilo, y para estar tranquilo tus necesidades básicas tienen que estar cubiertas, y esas necesidades no son solamente la comida y un techo, es el vehículo, es la asistencia a un congreso, es no estar preocupado por pagar el crédito y la hipoteca. El médico tiene que estar preocupado solamente por el paciente. Hasta que un presidente que no entienda esto tendremos este problema terrible. Esa es la verdad.

¿Cuántos médicos se han ido, cuántas certificaciones ha firmado en promedio?

Cuántos no sé. Yo en este colegio médico he firmado como 8.000 cartas de certificación. Yo certifico tu desarrollo profesional en los años que tu me pides. ¿Y qué se va a hacer? No se los voy a negar. Yo hablo con ellos, les digo ‘no te vayas, quédate aquí’. No tengo por qué criticarles que estén buscando una manera de poder ejercer con paz. Es difícil y yo entiendo eso. No es lo mejor que Venezuela haya perdido tantos médicos buenos pero yo creo que esos médicos no están perdidos.

Podemos recuperarlos, tener contacto con ellos, invitarlos a sesiones de intercambio. Yo me formé en el exterior, yo sé lo que es eso, estuve 5 años haciendo un postgrado y tenemos muy buena reputación de ser médicos abnegados, que sabemos lo que estamos haciendo. En ningún momento podemos pensar que nuestros médicos no son una maravilla porque sí lo son. Y si están viviendo allá también podemos aprovecharlos, hoy en día el mundo es una aldea. A todos esos médicos venezolanos podemos contactarlos.

¿Y usted cree que desde el Ministerio o desde el Gobierno se piense así, manejen esa posibilidad?

Yo no creo que se trate de que se piensa así o no. El tema es que cuando un país va progresando se necesitan cosas, y ya se pedirán. Creo que los venezolanos nos sabemos manejar muy, no creo que seamos rencorosos ni nada de eso. Yo me he preguntado muchas veces por qué la gente se va y se forma en otro lado, y bueno, yo creo que cada quien tiene derecho a buscar su identidad.

“Los boletines epidemiológicos tienen que salir todas las semanas, sea cual sea la realidad”

“El secretismo no lleva a nada bueno”

Las clínicas están recibiendo todo el peso del sistema por las carencias de los hospitales ¿Eso está bien?

Las clínicas están sobrepobladas, sin insumos, fuera de sus límites y bueno, las clínicas no fueron creadas para eso. No puede ser que el sistema se apoye en las clínicas y en los CDI. Hay que corregir eso. Ahora, también quiero decir una cosa: no debe haber ningún tipo de rubor en decirle al sector privado que así como nosotros le formamos a su personal en el pasado, si ahora necesitamos que nos formen a parte del nuestro, lo tienen que hacer.

¿Por qué lo dice?

Como el sistema público ahora está deficitario, tenemos que utilizar al sector privado como sistema de formación. Si necesito anestesiólogos te doy a 20 médicos para que me los formes en 3 años. Me los tienes que formar porque yo te formé a ti como Estado.

¿Y con qué recursos?

Bueno, el Estado tiene que pagarles su beca y reclamarle al privado que los forme bien.

¿Hay motivos para no publicar los boletines epidemiológicos?

Los boletines epidemiológicos tienen que salir todas las semanas, sea cual sea la realidad. Esa es una cosa de honor médico, de honor sanitario y eso no se puede evitar. El secretismo no nos lleva a nada bueno.

¿El Gobierno conoce su posición, ha hablado de esto con ellos?

Mi posición es muy conocida a nivel del Ejecutivo y a nivel del partido. Yo soy una persona clara, contestataria, nunca estoy contento, vivo protestando. Y además yo soy leal con mis ideas.

¿Quiere ser ministro de Salud?

¡Nooo, por Dios! No tengo nada que buscar allí. Quizás en un tiempo pero ya pasó. Esa idea pasó por mi mente muchas veces, hace 30 años, pero hay unos tiempos y esos tiempos pasaron. Yo soy ahora un maestro, se muchísimo de salud pública, de sexología medica, estoy inventando muchas cosas y no tengo tiempo para distraerme en un ministerio. Tendría que tener todo el poder del mundo y creo que eso no me lo van a dar. Entonces, para que yo me decepcione y decepcione al Presidente, prefiero señalar las cosas y que las analicen. Eso sí, estoy siempre presto para el debate, adonde me inviten ahí voy, me siento preparado para debatir.


“Molesta que no tengamos nuestra propia industria farmacéutica”

¿Por qué no hay medicamentos, qué está pasando?

Se dice que hay una deuda, que las compañías no quieren traer porque hay una deuda. A mi eso me molesta, si eso fuera verdad, me molesta, porque es un chantaje que no es admisible. A veces pienso que no es así, que se debe a otras cosas que desconocemos. Pero tenemos que entender que la Constitución habla de tener nuestra propia industria. Habría que preguntar por qué no hemos empezado a desarrollarla. Ahí yo tengo que decirte, con toda honestidad, que no sé y que me molesta que no tengamos nuestra propia industria.

¿Cree que el Siamed es la solución, ha mejorado algo?

No puedo opinar sobre eso porque no tengo mayor conocimiento. Yo como revolucionario y chavista tengo que reclamar por qué no hemos hecho nuestro sistema como dice nuestra Constitución. Quiénes son los responsables de que nosotros no hayamos desarrollado nuestra propia industria como dice la Constitución.


La fuente original de este documento es:
La Razón (http://www.larazon.net/2015/08/10/fernando-bianco-barrio-adentro-se-quedo-atrofico/)


Origen: Fernando Bianco: “Barrio Adentro se quedó atrófico”

Deja un comentario