La moral farmacéutica

jaime_forero_gomezAutor: Jaime Forero Gomez

La industria alimentaria y farmacéutica son los mejores negocios del mundo. Cada día desarrollan nuevos productos de consumo y medicamentos para “mejorar” problemas de salud. Algunas, no conocen la ética al comercializar medicamentos sin soporte científico. Lo importante es dar utilidades. Cuantos medicamentos son lanzados en Colombia “con bombos y platillos” por los “mercaderes” extranjeros y meses después se conocen estudios reales que han mostrado graves efectos secundarios; cuando han recuperado la inversión, son retirados del mercado colombiano y nadie asume responsabilidades.

A diferencia de varios laboratorios extranjeros, la industria farmacéutica colombiana propiedad de colombianos es un negocio ético, responsable, que sí piensa en la salud de los pacientes y cuya responsabilidad social es digna de mencionar. En algunas, el trato al empleado es sensacional, encontrando muchos funcionarios con más de 20 años de servicio y felices. Esto no se ve en empresas extranjeras donde el visitador al quinto año de trabajo en promedio, es despedido sin que el ministerio de trabajo los proteja.

La manipulación que realizan las farmacéuticas extranjeras en el sistema de salud y educación en salud de Colombia es escandaloso. Es vergonzosa la intromisión permanente en la realización de guías o “recetas de cocina” absurdas obligando al Médico general a formular ciertos productos de algunos laboratorios extranjeros aglutinados hoy en una entidad llamada Afidro (Asociación de laboratorios Farmacéuticos de Investigación y Desarrollo) donde muchos postulados son manejados con doble moral. Nos consta como cierto laboratorio manipula y presiona a nivel del Invima vender un producto para niños prohibido en la mitad de los países del mundo extorsionando a algunos funcionarios para excluir productos que les compiten, sí útiles y respaldados por cientos de trabajos de investigación.

Con orgullo “falso”, lanzan un código de ética mentiroso desarrollado para otros países donde no se mira la realidad de un país llamado Colombia.

Deja un comentario