La marihuana, un medicamento

Por

Los restos más antiguos posibles de fechar de la marihuana, datan de 4 mil años antes de Cristo en China, donde había se hacía uso ritual lúdico con el cáñamo, así lo revela un tratado de medicina del año 2727 a.C. afirmándose que el cáñamo en exceso permite ver monstruos, y que tomado largo tiempo en exceso, permite la comunicación con los espíritus aligerando el cuerpo.

El pueblo asirio también usó la marihuana con fines religiosos, afirmando que el cáñamo en trozos de resina y sus hojas se debían colocar sobre piedras calientes en un brasero abierto, sellando el recinto para aspirar el humo e impedir que este saliera. El pueblo hindú también conoció el uso de la planta, misma a la que consideraron de origen divino asociada a Visnú. Los celtas llevaron el cáñamo a Europa donde se vendía para elabora estopas o cuerdas. En el Mediterráneo se usó para amarrar alpargatas y hacer tejidos, se elaboraron también pipas para fumarla entre los druidas, que eran expertos en filtros y medicamentos que se usaban como droga. El pueblo griego tenía por costumbre aspirar el humo de la marihuana. De hecho todos los pueblos la usaron con diferentes fines; Napoleón en 1800, en Egipto, prohibió su consumo con la finalidad de evitar delirios, violencia y excesos de toda especie, pero sus soldados la introdujeron en Francia.

Proliferaron en Europa articulistas sobre el uso de la marihuana; en 1894 el gobierno del reino unido publicó siete volúmenes en los que se decía que el uso moderado no causaba efectos nocivos, éstos aparecen cuando se hace uso inmoderado por el consumidor, que el efecto social rara vez es apreciable, porque solo afecta a quien la consume.

El uso de la marihuana inició su penalización a principios del siglo XX, en 1911 se penalizó su uso en Sudáfrica, en 1913 en Jamaica, en 1920 en Inglaterra, en 1923 en Canadá, en 1937 en Estados Unidos, donde su presidente George Washington tenía una plantación en Mount Vernon, aunque no se sabe si la consumía, separaba las plantas hembras de las machos.

En 1530 se cultivó por primera vez en México para explotar su fibra, se le dieron múltiples usos que se relatan en el libro del jesuita Juan Esteyneffer, con diversos usos entre recreativos y medicamentosos, se usó por adinerados, la compañía “El Buen Tono” promocionaba el uso de venta de cigarrillos sin restricción legal entre 1890 y 1900; el pueblo hizo famosos corridos sobre su uso como La Cucaracha; Victoriano Huerta la fumaba. En 1920, como en muchas partes del mundo, se prohibió su uso. En la X Feria Internacional del Libro en el zócalo de México el espacio de Arte–Facto presentó el libro La disipada Historia de la Marihuana en México (1492–2012), publicada por Eterno Femenino ediciones, de Nohemí Luna García, donde se muestra que en nuestro país la Cannabis, nombre científico de la marihuana, se ha integrado a nuestra cultura y se universalizó su nombre de María y Juana, común en curanderas que la usaron como medida terapéutica; una mezcla de flores secas cortadas en trocitos se fuman como cigarro, llamado comúnmente “porro”, también se fuma en pipa, solo induce dependencia física a quien la usa de manera cotidiana. Se trata medicamentosamente en EU, y como Nabitone en México, aunque la ley prohíbe completamente el uso de marihuana, 20 estados de la Unión Americana ya no procesan a quien la posee o vende si se siguen las regulaciones estatales; México discute en sus cámaras el posible uso de ella.

Origen: La marihuana, un medicamento

Deja un comentario