El delirio de Henry Ventura – Por: Gilberto Rosales Chaparro

Me entero por el poderoso portal revolucionario, democrático y comprometido con la causa de la mayoría del pueblo bravo y resistente venezolano que ¿se acabó el pan de piquito para las mafias medicamentosas venezolanas? Ver para creer.

Primera incursión a farmacia vecina, con todos los papeles a cuestas- acá en Mérida, la antigua Ciudad de los Caballeros- para inscribirme, ingenuo yo, en el sistema integral de distribución de medicamentos para personas con tratamientos continuos, y vaya usted a saber que al fin de muchas lunas y soles y lluvias el gobierno del Comandante Presidente Maduro, con un nuevo ministro de salud, decidió facilitarnos lo que pareciera trivial: medicamentos para tratamientos continuos. ¡ y los no continuos??¡… pues muérase toche! ¡!Todavía estoy esperando los medicamentos!!

Diálogo para un teatro que ni Kafka:

La víctima del cinismo, y el odio, y el plan, y el derrocar al gobierno, y el irrespeto, y la burla, y la impotencia, y los bandidos, y la corrupción, y los generales de muchos soles, y “deldeliriodelministroVentura”, se apersona en su farmacia “preferida

– Acá vengo a registrarme como beneficiario del plan SIAMED ¿es que se denomina?-

– ¿????

– sistema integral para el acceso a medicamentos explico – al de entrada escéptico regente

-yo no sé nada- riposta él.

¿Regente? ¿Encargado? ¿Farmaceuta? ¿Vendedor de medicamentos? ¿Doctor en ? Generalmente es una cadena de farmacias las que controlan y monopolizan la distribución medicamentosa en el país: distribuyo a mi antojo medicamentos importados a dólar 6 y lo vendo a dólar 600 o sencillamente lo mando pa´ Colombia.

– pero si el ministro de salud señaló que este es el mecanismo: le traigo el legajo que contiene la lista de medicamentos por prescripción médica y mi número de cédula y usted lo incorpora al sistema, al cabo de cierto tiempo prudencial, como en los cuentos de hadas, los medicamentos llegarán a sus manos, a dólares preferenciales, y su señoría debiera entregarlos a mí.

– y quien me asegura a mí, riposta el gerente o regente –muy venezolano el hombre- que usted es vecino de la farmacia.

– bueno, estoy dispuesto a traer un certificado de vecindad por la prefectura.

-ja, eso no tiene ningún valor porque cualquiera trae certificados a todas las farmacias de todas las vecindades, usted sabe que los prefectos y alcaldes no se la llevan bien con Maduro, y voy a tener súper colas de inscritos con cédulas de “venezolanos” hasta de la Patagonia!

-Creo que no estamos desviando del asunto que nos compete. A ti – lo tuteé, que ni en Caracas -, te corresponde distribuir medicinas, y facilitar la distribución; a mi solicitar, ante su faramacia, y hacer valer mis derechos,

-¡Ja,ja!; esto es propiedad privada y la farmacia se reserva el derecho de admisión y venderle al mejor postor.

-Ok, pues elevaré mi queja,no ante Patriota,Justo ,Siamed, Protección Consumidor y pare de contar burócratas; ya que ninguno atiende, sino a través del portal Aporrea- igual no la publican por carecer de interés; ya que los medicados continuos somos una minoría insignificante, no sólo para las farmacias, y más si los medicamentos van con petrodólares benéficos, no robables; y ustedes no pueden poner el precio y la disposición de los medicamentos cuando les dé la gana.

– ja, eso que le dijeron del SIAMED seguro es un delirio de Maduro… o del ministro Ventura…vaya usted a saber.

La víctima, de espaldas al regente, como en el teatro pero de cara al público:

Camarada ministro, Ventura, use el poder que le da el pueblo revolucionario para meter en cintura a las mafias de los medicamentos, los camiones con medicamentos regulados siguen pasando la frontera, no son sólo los bachaqueros y bachacos, son gandolas y mafias bien organizadas guapas y apoyadas, no mas bla blablablá bla, se cansa uno, hasta de hacer teatro del absurdo que es más real, en Venezuela, que la ficción de los ministros. Muestre que es capaz de ejecutar su mandato.En Mérida, especialmente- es aquí donde vivo- no se consiguen medicamentos para tratamientos contínuos y no contínuos hace meses, o será que la ciudad de Mérida es monte culebra para los mandatarios de la revolución y no está considerada en el plan SIAMED? Será!?

Sigo esperando los medicamentos, algo así como el personaje de García Márquez : el coronel que no tubo quién le escriba.

¡Sigo esperando un ministro de salud que aterrice y milite en la Revolución!

girochaparro@gmail.com

Origen: El delirio de Henry Ventura – Por: Gilberto Rosales Chaparro

Deja un comentario