Gerardo Briceño: El Estado está obligado a participar en la producción de medicamentos biológicos

planta-de-vacunas2ATMedios. Este jueves en el programa Arsenal Terapéutico, emitido a las 11 de la mañana por YVKE Mundial y conducido por el farmacéutico Eduardo Samán estuvo como invitado especial el presidente de la Empresa Socialista de Medicamentos Biológicos (Espromed Bio C.A.), Gerardo Briceño, quien habló de los avances, nuevos desarrollos de medicamentos biológicos, para cáncer, prevención en salud, la importancia de la producción de la industria farmacéutica nacional, además de las metas futuras de la institución a nivel nacional e internacional.

La Empresa Socialista de Medicamentos Biológicos (Espromed Bio) fue creada el año pasado por decisión del presidente Nicolás Maduro, se le adscribió la antigua Planta de Producción de Vacunas del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel (INHRR), órgano responsable de la evaluación de registros sanitarios.

En la actualidad las instalaciones de la nueva planta, Espromed Bio, se ubican en Ciudad Universitaria de Caracas, detrás del Hospital Clínico y su objetivo se dirige a la producción de vacunas, como instrumento para la prevención de enfermedades, así también al acondicionamiento de otros productos biológicos como antineoplásicos o Eritropoyetina para suministrar a enfermos renales.

EspromedBio constituye con su producción un frente contra la guerra económica

La empresa tiene como meta la producción de 60 millones de dosis al año en vacunas para ser distribuidas a la población, comentó Briceño, quien también es ingeniero industrial egresado de la Universidad Luis Caballero Mejías UNEXPO, antiguo prestigioso Instituto Tecnológico.

Entre las vacunas que produce la empresa están: la vacuna contra la hepatitis; adecuada para dosis pediátricas y de adulto, la pentavalente, toxoide tetánico, la hepatitis B, la haemophilus influenza; que contiene tres antígenos venezolanos y dos de otras partes del mundo, también acotó que, en un mes dará inicio a la fabricación de la vacuna contra la Difteria Tétano y Pertusis (DTP).

La DTP dejó de producirse por las grandes trasnacionales por los bajos rendimientos económicos que generaba, explicó el ingeniero y continuó diciendo que, en Venezuela se acondicionan cuatro millones de dosis de pentavalente y dos millones de dosis para adultos, en total unos seis millones y medio de dosis en vacunas.

Aunado a esto realiza el acondicionamiento de medicamentos traídos del extranjero, empacándolos, etiquetándolos para ser distribuidos a la población, con estas actividades el Estado venezolano se ha ahorrado 20 millones de dólares, dinero que puede emplearse en otras misiones.

El entrevistador Eduardo Samán puntualizó sobre las exigencias de la regulación internacional impone introduciendo el concepto de Contaminación Cruzada; arma de doble filo, pues, antes en una misma planta se hacían varias vacunas, ahora solo permite tener una plata para pocas vacunas en un país, situación que expresa una alta inversión para cubrir un mercado tan pequeño, mientras que a las trasnacionales si les conviene porque tienen un mercado mayor a los 600 millones de habitantes y abarcan muchos países.

A este respecto el ingeniero Briceño explicó que tanto la vacuna proveniente del Bacillus de Calmette y Guérin (BCG) contra la tuberculosis como la polio devienen de virus vivos característica que limita la producción de la planta que posee una línea dirigida a los virus atenuados o muertos.

De otro lado, respecto a la fabricación condicionada al mercado dijo que Espromed Bio ejerce su actividad productiva de acuerdo con las necesidades que le indica el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) y no las del mercado, pues su finalidad se basa en la prevención que impacte en el pueblo venezolano y latinoamericano.

Habló también de la cooperación que mantiene con otras empresas del Estado como: Quimbiotec, Laboratorios Miranda, Sefar; dedicada a la producción de medicamentos huérfanos y Pro-fármacos; empresa abandonada por la Universidad de Los Andes (antigua PROULA).

Dijo que no han tenido mayor dificultad para obtener las materias primas e insumo para la producción ya que mantienen buenas relaciones con proveedores privados que siguen creyendo en el País y colaboran al máximo con el suministro para el buen funcionamiento de la planta.

Por otro lado, EspromedBio presta servicios en la parte técnica a otras plantas de producción de medicamentos como es el mejoramiento del control de calidad, provee agua de calidad inyectable a Biotecfar; la empresa asociada con el centro de biotecnología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Central de Venezuela.

El Estado como productor de medicamentos

Venezuela no es el único país donde el Estado es el productor principal de sus medicamentos biológicos, hay varios países latinoamericanos que son referencia como: Brasil; con 4 plantas, Cuba; con tres, México, cuenta con dos plantas y Argentina; con una y 40 laboratorios de producción farmacéutica.

Cuba es el único de los países mencionados que puede exportar biológicos. Nosotros, dijo el presidente de Espromed Bio, nos convertiremos en otro país en tener producción de biológicos para otras partes de Latinoamérica con 320 millones de dosis totales producidas cada año.

Relaciones de Espromed Bio con otros países

Las relaciones con otros países han fortalecido la construcción de la planta por parte de la Organización Panamericana de la Salud y de la Organización Mundial para la Salud. En cuanto a la producción de biológicos los convenios binacionales con Cuba y Brasil han hecho significativos aportes, incluso, contando con la incorporación de personal técnico argentino. El vínculo ha sido importante en transferencia, desarrollo farmacéutico, mantenimiento y mejoras en la planta.

La planta de Espromed Bio cuenta con dos edificios que cubren un área construida de 12 mil metros cuadrados en cinco niveles, está dotado de equipo de última gama y cuenta con cerca de 320 personas capacitadas para la producción de medicamentos que contribuyen a garantizar la soberanía farmacéutica del país.

Metas a mediano y largo plazo

Por ello, el ingeniero Briceño espera a mediano consolidar la producción de DTP estable, liberar medicamentos de alto impacto para la salud de los venezolanos y distribuir en forma masiva medicamentos como Erytropoyetina, Estreptoquinasa e Interferones que son empleados a nivel intrahospitalario para cubrir las necesidades del sistema nacional de salud.

Asimismo, espera expandir su producción hacia las vacunas veterinarias virales antirrábicas caninas desarrolladas en laboratorios de vieja data destinados a zoonosis y también para mejorar la producción de vacunas antirrábica humana.

Por ultimo Briceño nos habló en la entrevista de estar convencido de que sea el Estado quien domine la producción nacional, muestra la intervención del mismo en Espromed Bio como una experiencia positiva. Esto en contraposición con la tesis neoliberal que reduce su participación a cualquier segmento que genere negocio a las trasnacionales.

Deja un comentario