En Venezuela proliferan medicamentos ilícitos, advierte especialista

Notimex.- Uno de los dramas que viven actualmente los pacientes en Venezuela es la carencia de medicinas para sus tratamientos, por lo que se han visto obligados a adquirir fármacos de dudosa procedencia, afirmó el médico farmaceuta Luis Betancourt.

“Sin embargo esta ingesta de medicamentos cuyo origen se desconoce podría traer como consecuencia recaída y complicaciones de la enfermedad”, precisó a Notimex el catedrático jubilado de la Facultad de Farmacia de la pública Universidad Central de Venezuela (UCV).

Betancourt destacó que en Caracas proliferan medicamentos que nadie sabe dónde ni cómo fueron elaborados, los cuales se expenden libremente en las aceras de las calles, kioscos, pulperías, mercados, perfumerías y estaciones de gasolina.

“Ante la proliferación de estos medicamentos ilícitos y sin registro sanitario aconsejo no comprarlos, ya que no sirven para nada y son una estafa. Recientemente lentejas recubiertas con una mezcla roja, eran ofrecidas como multivitamínicos por buhoneros”.

Dijo que otras pastillas son preparadas con alimento para animales y coloreadas con anilina, pintura usada para la señalización de las calles. “Hay tabletas que contienen aserrín y hasta tierra y supuestos medicamentos contra el cáncer a base de solventes”.

Se considera que un medicamento ilícito es todo aquel que no posee registro sanitario y se expende en sitios no autorizados, por lo que el doctor Betancourt no se explica cómo las autoridades venezolanas permiten la venta de estos productos libremente.

Betancourt subrayó que como consecuencia de esta escasez de fármacos muchas personas acuden a la buena voluntad de alguien y solicitan el medicamento a través de la radio, la televisión o el Twitter, pero que también hay que tener mucho cuidado con ello.

Recomendó a quienes con buenas intenciones donan medicamentos que les han quedado, almacenarlos en lugares adecuados. Recordó que hace poco una persona donó unas medicinas luego que las mantuvo más de dos meses en la maleta del carro, llevando sol y calor.

“Las medicinas no se pueden tener en el baño o cerca de la cocina, donde se producen cambios bruscos de humedad. Mi recomendación es mantenerlas en lugares frescos y secos, en un botiquín, armario o conservarlas en la nevera, en caso de que requieran refrigeración”, dijo.

Finalmente aconsejó que es necesario revisar la fecha de vencimiento, “si los colores del empaque son opacos, si la información impresa es difícil de leer y si la presentación está endeble o averiada, lo más conveniente es desecharla”.

Deja un comentario