Muertes por anticonceptivos enfrenta accionistas con directivos de Bayer

PharmaBaires

La multinacional  Bayer afrontó una agitada asamblea anual de Junta  de accionistas, convocada recientemente en la ciudad alemana de Colonia,  cuando decenas de ellos pidieron la palabra para fustigar a la Junta Directiva de la empresa química y farmacéutica, por las muertes provocadas por sus píldoras anticonceptivas y la contaminación con plaguicidas a nivel mundial.

Al menos 26 accionistas protestaron por los efectos secundarios mortales de las píldoras anticonceptivas Yaz Yasmin por las que Bayer ya pagó 1.241  millones de dólares de indemnización para cerrar alrededor de 9 mil demandas en Estados Unidos.

Para denunciar los efectos secundarios de las píldoras anticonceptivas, tomaron la palabra en la junta de accionistas la joven Kathrin Weigele y Felicitas Rohrer.

Weigele denunció que las píldoras Yasmin tienen dos sustancias que entrañan un mayor riesgo de trombosis o embolia, y que ella misma había sufrido “una embolia pulmonar bilateral severa, que derivó después en hipertensión pulmonar y un riesgo de insuficiencia cardíaca aguda”.

Al exponer ante el auditorio, Weigele añadió que “todavía hoy el dolor en los pulmones, el corazón y el pecho son frecuentes. La píldora Yamin se ha convertido para en mí en una píldora para la vida”.

Otra de las denunciantes, Felicitas Rohrer abundó en la misma línea que Weigele: “casi me muero de una embolia pulmonar doble en julio del año pasado. La razón fue precisamente acudir a la píldora anunciada como Yasminelle”.

“Muchas mujeres y niñas están esperando todavía una declaracion honesta de Bayer”,  pidió Rohrer.

A las puertas del edificio de Bayer donde deliberó la junta de accionistas, se instalaron los padres de Kein Einzelfall, una joven inglesa 15 años que murió por embolia, uno de los efectos secundarios del Yaz y el Yazmin, con un cartel en que se leía: “NO ES CASUALIDAD!! Lena, 15 años-Dos meses tomando la píldora y la consecuencia fue una embolia que le provocó la muerte”.

Las píldoras anticonceptivas no fueron el único motivo de quejas de los accionistas, pues también hubo cuestionamientos por la contaminación por plásticos, los cultivos trangénicos, los plaguicidas y la experimentación con animales.

La protesta contra la experimentación con animales la encabezó People for the Ethical Treatment of Animals (PETA)  la mayor organización de defensa de los derechos de los animales.

Al menos 23 mujeres canadienses que consumían las píldoras anticonceptivas Yaz y Yasmin de Bayer – dos de las más comúnmente recetadas en el mundo – han muerto a causa de sus efectos secundarios,  denunció en 2014  la cadena CBC News/Radio Canadá.

De acuerdo con documentos obtenidos de fuentes sanitarias canadienses, la cadena CBC News aseguró que los médicos y los farmacéuticos de ese país coinciden que las píldoras Yaz y Yasmin son sospechosas de provocar la muerte de decenas de mujeres, que en su mayoría fallecieron repentinamente de coágulos de sangre.

Según los documentos obtenidos de las autoridades sanitarias de Health Canadá, entre 2007 y febrero de 2013 los médicos y los farmacéuticos han reportado 600 reacciones adversas causadas por las píldoras anticonceptivas de Bayer  y se sospecha que 23 muertes fueron provocadas por el consumo de Yaz o Yasmin.

Más de la mitad de las mujeres fallecidas eran menores de 26 años y la menor de todas tenía apenas 14 años.

Para denunciar los efectos secundarios de las píldoras anticonceptivas, tomaron la palabra en la junta de accionistas la joven Kathrin Weigele (en la imagen superior) y la señora Felicitas Rohrer (en la inferior).