Medicina tradicional china: Sector lleno de dinamismo

 

Xinhua — El avance de la ciencia y tecnología relacionadas con la salud no ha eclipsado a la medicina tradicional china (MTCh), que en pleno siglo XXI y después de más de 2.000 años de historia toma un nuevo impulso.

Considerada como una alternativa a la atención médica moderna, sus prácticas de medicina herbal, acupuntura, moxibustión, masajes, control dietético y ejercicios ofrecen alivio a diversos padecimientos, incluso a algunos que no pueden ser curados a través de la medicina occidental.

A diferencia de la medicina occidental que se basa en el concepto de enfermedad, el objetivo básico de la MTCh es restablecer el equilibrio o resolver la falta de armonía en el ser humano. Es considerada efectiva para tratar problemas respiratorios, gastrointestinales, neurológicos, músculo-esqueléticos y de la piel, así como algunos padecimientos crónicos, como la hipertensión y la diabetes.

La popularidad que ha adquirido a nivel mundial, el apoyo que el gobierno chino le ha brindado y los esfuerzos para fortalecerla científicamente han vuelto a la MTCh en un sector lleno de dinamismo.

La organización de investigación de mercado global IBISWorld calcula que la industria relacionada con la MTCh tendrá en 2015 ingresos por 46.700 millones de dólares, 14 por ciento más que en 2014. Además, su rentabilidad este año podría crecer 4,5 por ciento, a diferencia del 0,9 por ciento de 2007.

Sólo en China existen más de 3.000 instituciones médicas que ofrecen servicios de medicina tradicional. Entre ellos se encuentran hospitales generales y hospitales especializados.

ACCIONES PARA FORTALECER LA SALUD DEL SECTOR

El gobierno chino ha tomado una serie de acciones que permiten prever un desarrollo aún más vigoroso de este sector. En mayo de este año, el Consejo de Estado, el gabinete del país, publicó un plan quinquenal (2015-2020) destinado a fortalecer a la MTCh.

Hospitales domésticos contarán con apoyo para promover a nivel mundial la medicina tradicional. A esos nosocomios se les invitará a que establezcan relaciones con hospitales dirigidos por chinos de ultramar.

China también abrirá centros de MTCh en otros países y proporcionará capacitación a especialistas extranjeros. Además, difundirá el conocimiento de esa rama de la medicina por diversos medios.

Asimismo, existe un plan para proteger los recursos de esa división de la medicina, que utiliza más de 1.000 tipos de materiales, los cuales se obtienen sobre todo de plantas, partes de animales y minerales.

Cerca de 200 de los productos más usados se cultivan o crían a gran escala, en tanto que 50 materiales en peligro son sustituidos por otros.

DE LA DINASTIA QING A LA EPOCA MODERNA

Una compañía china ha contribuido durante cientos de años al éxito mundial de la MTCh. Beijing Tongrentang Co. Ltd., fundada en 1669, fue durante 188 años la proveedora exclusiva de medicinas de la corte imperial de la Dinastía Qing (1632-1912).

Su trayectoria sobresaliente a nivel doméstico se convirtió en la base para su lanzamiento internacional. A partir de la década de los 90 empezó a incursionar en otros países y regiones, y ahora cuenta con unos 110 establecimientos en ultramar en los que tiene más de 600 empleados. Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Macao, Hong Kong e Indonesia son algunos de los lugares donde se ha establecido.

Entre sus productos se encuentran remedios para dolor de espalda y piernas, problemas renales, reumatismo y apoplejía, entre otros.

La firma ha contribuido a la difusión de la medicina tradicional china. La calidad de sus productos, así como los beneficios que obtienen sus clientes, la han colocado en una posición privilegiada. Su valor combinado de 7.300 millones de dólares en la Bolsa de Valores de Shanghai demuestra que la firma goza de buena salud.

COMPARTIENDO LOS BENEFICIOS

La medicina tradicional china es reconocida a nivel mundial como una de las grandes aportaciones de la cultura milenaria china. Los resultados efectivos de esta terapia medicinal le han hecho ganar millones de adeptos en muchos países.

Con el fin de lograr mayores beneficios se han hecho intentos para aprovechar de manera integral los recursos de la MTCh y los de la medicina occidental.

La Secretaría de Salud de la Ciudad de México y el gobierno de la provincia de Henan, centro de China, firmaron un acuerdo este año para que médicos de la capital mexicana reciban capacitación en acupuntura, terapia herbal y homeopatía para atender la obesidad y enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión arterial.

China envió a Ecuador a un grupo de especialistas en medicina que ofrecieron servicio durante un año en unidades militares. En ese periodo, los médicos chinos atendieron a cerca de 10.000 pacientes con terapias como acupuntura, moxibustión y masajes.

Este mes se inauguró en la República Checa el primer centro de MTCh en Europa Central y Oriental. El objetivo del programa es incluir prácticas de la medicina tradicional china en el sistema de salud checo para ofrecer a los pacientes un método complementario a la medicina occidental. El tratamiento se enfocará principalmente en el alivio del dolor, en los enfermos de cáncer y en los desórdenes neurológicos.

Un proyecto de investigación en el que participaron 200 científicos de 112 instituciones de 24 países y que contó con un financiamiento europeo de 1,22 millones de dólares, concluyó en 2012. El proyecto “Buena práctica en la investigación de la medicina tradicional china en la era postgenómica” aplicó la genómica funcional y la biología de sistemas para analizar la MTCh, con el fin de que las empresas farmacéuticas europeas innovaran y crearan fármacos nuevos.

También Marruecos se ha beneficiado de la MTCh. Durante los 40 años pasados, los marroquíes ha recibido atención de 1.200 especialistas en las terapias tradicionales chinas. Además, los chinos han capacitado a muchos médicos marroquíes y europeos.

En Malta, el Centro Regional Mediterráneo de Medicina Tradicional China, con 21 años de existencia, atiende a cerca de 10.000 pacientes al año con las técnicas de tratamiento antiguas.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

A pesar de su desarrollo y popularidad, la medicina tradicional china enfrenta retos, tales como la falta de un enfoque científico y tecnológico y de estándares de cultivo, crianza y procesamiento. Esas circunstancias también han impedido su adopción en amplia escala en el sistema médico formal chino y occidental.

China, interesada en resolver esos problemas, prevé establecer para el 2020 una red consolidada de supervisión y protección de los recursos de la MTCh. También buscará aliviar la escasez de algunos materiales en peligro y garantizar la producción y calidad de los materiales más utilizados.

En otra dimensión, el plan chino vislumbra mejorar las leyes y reglamentos para la protección de los recursos de la MTCh y la comercialización de los materiales. Además, impulsará la formación de expertos en el área.

Deja un comentario